Texto: Morpheus Misfit
Fotos: Morpheus Misfit
Promotor: Sinestar Polidor

¿Qué no estuviste en el Planta Baja de Granada el jueves 2 de febrero? Bua chaval, pues te has perdido uno de los mejores putos conciertos de rock n roll garage de Granada en lo que llevamos de año (es cierto que el año acaba de empezar, pero estos dinosauros del rock han dejado el listón muy alto). No creo que The Fleshtones necesiten mucha presentación, arrastrando sus esqueletos por los escenarios de medio mundo desde los 70´s para divertir y hacer bailar a las masas. Les pasa como a esos grupos tan grandes como AC/DC o Motorhead (salvando las diferencias estilísticas y de fama) que siguen grabando disco tras disco con la misma temática pero que tienen un extraño embrujo que sigue gustando. Su directo es mas de lo mismo: puro, simple y básico rock n roll pero que se engancha desde el primer instante…o el primero giro (“Rueda del Talento” para los entendidos).

Lástima que un servidor llegó tarde al concierto por temas laborales y se perdió la actuación de los Hermanos Belcebú, pero visto desde el lado positivo uno pudo apreciar desde el inicio la gran actuación que los chalados de The Fleshtones dieron esa noche de jueves. Anima, y mucho, ver una sala casi completa rendirse totalmente ante estas leyendas, que desde el primer acorde dejaron en claro que lo suyo es dar rienda suelta a cada pensamiento que pasa por sus cabezas.

Hay una pequeña diferencia entre un concierto y un espéctaculo: un concierto puede llegar a rozar el espectáculo dependiendo de la calidad técnica de los músicos, pero un espectáculo en toda regla envuelve muchas cosas mas aparte de la música…y eso, señores, es lo que dieron The Fleshtones. La banda se deshizo en bailes, sus típicos “Wheel of Talent” (las vueltas que dan sobre si mismos) y en incursiones entre el público para interpretar partes de varias canciones, utilizando toda la sala como su fuese su sala de ensayo o el propio escenario. No faltaron los homenajes, siendo el mas vivido la canción dedicada a Los Ramones (después de todo The Fleshtones son compañeros de quinta, criados en el mismo barrio y todo) y la auto-rendición a sus canciones mas antiguas (un set-list que incluia de todo, del primero al último disco).

Ya me gustaria saber que se meten en el cuerpo el teclista / vocalista y el guitarra para tantas idas y venidas dentro y fuera del escenario, desplegando energia a mas no poder y contagiando a todos en un radio de 100 metros a la redonda. Enorme el momento en que deciden subir a dos personas del público para que sean ellos las estrellas por un momento (una chica cogiendo el bajo y un chico apoderandose de la guitarra, todo esto ante la mirada de los principales miembros del grupo en primera fila) ¿Qué quieren mas? Pues también hicieron lo suyo subiendose a las barras a interpretar alguna canción, o apoderandose de la mesa de sonido para dejar a un público rendido a sus encantos. Estas son bandas a la vieja usanza, que saben que las leyendas se crean a base de buenos directos y no a discos sobreproducidos. Que la complejidad del sonido de The Fleshtones es equivalente a la tecnologia de una patata todos los sabemos, pero igual nos encanta.

Fina apoteósico (luego de volver a subirse al escenario dos veces debido al clamor del público) en donde el batería coje la caja y sigue al resto de integrantes de la sala B a la sala A, con una fila india de fans que reflejaban que reflejaban la pura fiesta en sus ojos…atravesaron al público y toda la sala tal cual Moisés con las aguas, y dejaron en claro quienes mandan en estos terrenos del sur. Somos hijos devotos de The Fleshtones para siempre.

FOTOS: http://www.goetiametal.com/cronicas/thefleshtonesengranada2012.html

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.