Por Blackant

1.- Satan is dead.
2.- Hell knows.
3.- Rise!
4.- Pilot of all dreams.
5.- Magic and Technology.
6.- Calling down the rain.
7.- Caught in the deadlights.
8.- I walk forever.
9.- Sleep in The Dark.
10.- Gone.

SELLO
Nuclear Blast
Pias Spain

WEB
www.wingsofdarkness.net

FORMACIÓN
Marco Hietala, Vocal y bajo.
Zachary Hietala, Guitarra.
Pecu Cinnari, Bateria.
Jane Tolsa, Teclados.
Tommi Salmela, Voces y saples.

A la hora de empezar a escribir estas líneas, primero había escuchado el disco de Tarot llamado “Spell of iron” lanzado hace 24 años (o tal vez mas), disco que aún conservo grabado por ahí en una cassette, muy típico de los ochenta, pero que da a entender que no son una banda recién aparecida con el boom que parece haber en los últimos tiempos alrededor del Heavy Metal. No, estos son ya veteranos y curtidos en mil batallas, siendo los artífices de todo los hermanos Hietala, auténticos pulmones del grupo junto al teclas Jane Tolsa, los cuales se hacen cargo de la composición de los temas, aunque también es cierto que Tarot está entre comillas relegado a un segundo plano por uno de ellos, concretamente Marco Hietala, el cual debe compaginar el trabajo que desempeña en Tarot con el que también realiza en los endiosados en extremo Nightwish.

Este sería su octavo álbum de estudio, a los que tendríamos que añadir algún que otro directo, un recopilatorio y varios singles, siendo su predecesor el llamado “Crows fly black” editado en el 2006 ya por Nuclear Blast al igual que este, así que para tener algo mas de un cuarto de siglo en las espaldas no han destacado nunca a la hora de querer darse prisa o fijarse plazos para editar álbumes.

La forma de componer sus canciones es la que siempre escuche en ellos, no observo cambios especialmente destacables, se asentaron en el Heavy Metal con una pizca de varios elementos que hay quien tilda de oscuros y que afianzan de nuevo en un disco realmente compacto y que merece ser tenido en cuenta, ahora, tengo que destacar un punto en contra, el mencionado arriba anterior álbum, se me hace algo mejor que este, no quiero decir que no encuentre calidad en “Gravity of Light”, la hay y mucha, este cd está muy por encima de la media de lo mínimo aceptable, pero le falta algo para llegar al statu quo con su predecesor, no obstante los fineses encontraron un sonido propio el cual emplean de forma ordenada y sin tanto arreglo rimbombante como seria la tónica en la otra banda de Marco Hietala, dejando claro también que la producción me parece muy acertada.

Prueba de los matices que citaba como oscuros son precisamente los que se muestran en el comienzo del álbum con el tema “Satán is Dead” y con el posterior “Hell Knows”, dos canciones totalmente heavies de los pies a la cabeza, siendo el primero mucho mas rápido y el segundo algo mas pausado pero con una soberbia contundencia, marcada sobre todo por un conglomerado de riffs aplastantes. Constancia también queda de que el bajo tiene un protagonismo acorde con la importancia de Marco en la banda, destacando sobremanera desde el primer acorde.

En “Rise!” su música se vuelve un punto mas rápida, con una apertura dominada por las teclas de Jane Tolsa y las cuerdas de los dos hermanos Hietala, aun así es de las piezas mas flojas del disco, no destacando por encima de las demás.

“Pilot of all dreams” sí que te devuelve la intensidad, primeros acordes y ya vislumbras a un guitarra al galope y un bajo siguiendo los mismos pasos, destacaría el solo que se saca de la chistera Zachary, también el toque power que le imprimen a la canción, además es uno de los cortes donde mas se puede apreciar la calidad del batería Pecu Cinnari.

Quizás podría sacar algunas influencias de Dio o incluso Black Sabbath en “Magic and Technology”, sobre todo con esa forma de pausar todo y ese halo lúgubre que parece envolver esta composición, escuchando una guitarra muy lenta pero muy marcada, realizando un solo posteriormente bastante correcto, pero no excesivamente convincente. Buenos efectos de voz y de nuevo el toque de bajo un pelín por encima, una buena canción sin mas.

Lo que mas me gusta de “Calling down the rain” es sin duda el apartado instrumental, donde te llevaras otra lección de cómo han de sonar varios músicos a la vez, bien compenetrados, incluso en la parte vocal, te encuentras unos coros muy pegadizos diría yo. Mas viva musicalmente que su predecesora regala de nuevo una atmosfera con olor a power metal muy notable.

El séptimo corte lleva por título “Caught in the deadlights” y nos atrapa con todo en su conjunto, un bajo marcando el paso, un teclado que te embelesa en la base rítmica y una guitarra con cierto influjo Priest en algunas partes. Me quedo con esta canción de todas las aquí incluidas por el momento, no siendo especialmente rápida, mas bien todo lo contrario, incluso Marco parece cantar con un tono mas bajo para darle magnetismo al concepto que querían plasmar, mención de honor también para los coros, siendo una canción de muy bella factura.

Otra bella composición es “I walk forever”, que si se podría encuadrar dentro de los dominios del Power Metal, con coros muy destacables y siendo muy épica de principio a fin, dejando buenos momentos vocales, mas un gran trabajo a las seis cuerdas.

Una intro siniestra y melódica a la vez para comenzar “Sleep in the dark” y posteriormente ya se hacen cargo de todo los de siempre, guitarra, bajo y teclado, pero esta vez también la batería. Me gusta esa solemnidad imprimida en el minuto 2´46, aunque luego se pierde, teniendo un gran solo de guitarra y una parte donde el teclado hace de las suyas de forma magistral, siendo el final lo mejor de todo.

Siete minutos de canción, eso nos depara “Gone”, semi tiempo con diferentes estructuras, rozando el progresivo pero sin salir del genuino Heavy Metal, donde Marco nos muestra todo su poder vocal, con voces cargadas de sentimiento y emotividad, para terminar de forma instrumental, dándote una de las mejores partes escuchadas en el disco, guitarra, bajo y teclados entrelazados para que te dejes trasportar bajo su influjo.

No me arrepiento de haberle dado una escucha a este álbum, es bueno comprobar que aun después de tantos años la llama del Heavy Metal sigue ardiendo dentro de estos músicos, no obstante, como ya mencioné está quizás un punto por debajo de su predecesor (bajo mi punto de vista), pero es sobradamente bueno para tenerlo a mano y preparado por si te hastías de escuchar lo mismo día a día, porque este tipo de bandas que ya llevan lo suyo recorrido y se conservan al pie del cañón con los mismos anhelos de siempre, te pueden ofrecer buenas sensaciones si tu quieres.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.