article placeholder

Iron Maiden en Valencia (Auditorio Marina Sur, 21 de agosto de 2010)

Hablar de Iron Maiden puede ser sencillo a la vez que muy complicado, la doncella despierta tantas pasiones que si los halagas en demasía parecerás condescendiente y si los criticas te encontrarás con una legión de fieles que se pondrán a defenderlos y desacreditarte, aun así yo soy de los que disfrutan con ellos, aceptando las críticas de los que hablan para bien y para mal, acudiendo a sus conciertos en España cada vez que puedo e ir coleccionando todo lo que llega a mi alcance. Dicho lo anterior, saque mi entrada con tres meses de antelación, no quería quedarme sin ver una gira que para mi tenía algo especial, sí, digo bien, algo especial, podría ver temas en directo que hace años no veo y otros que nunca vi. Ya sé que “The Trooper” es un himno ineludible, que “Sanctuary” es parte de la sangre de Maiden y que “Run to the Hills” está entre las canciones más coreadas de la historia, ¿y que?, yo me pregunto, ¿es que no se puede saltar, vibrar, emocionarse y vociferar llegado el caso con temas como “The Wicker Man o No more lies” (por poner un ejemplo)? La respuesta es tan simple como contundente, SÍ, por supuesto que se puede y así lo hice el pasado sábado 21 de agosto.