popup<

Por Marcos Codas

1.Occam’s Razor
2.The Blind House
3.Great Expectations
4.Kneel And Disconnect
5.Drawing The Line
6.The Incident
7.Your Unpleasant Family
8.The Yellow Windows Of The Evening Train
9.Time Flies
10.Degree Zero Of Liberty
11.Octane Twisted
12.The Seance
13.Circle Of Manias
14.I Drive The Hearse

CD2:

1.Hatesong (9.57)
2.Russia On Ice / The Pills I’m Taking (15.02)
3.Stars Die (5.57)
4.Bonnie The Cat (6.11)
5.Even Less (14.28)
6.Dislocated Day (7.05)
7. Arriving Somewhere But Not Here (12:59)

Kscope / Mastertrax

Steven Wilson es, sencillamente, de lo mejor que tiene la musica contemporanea, y con este estado mental es que me puse a escuchar “Octane Twisted” por primera vez: Esperando excelencia.

No conozco demasiado de Porcupine Tree como banda, porque me mantuve demasiado tiempo escuchando la genialidad de Wilson como productor, pero hasta yo puedo darme cuenta que este material es de lo mejor que lanzaron en su carrera. Asi tambien, puedo darme cuenta que lujos como “Stars Die”, son cosas que se viven una vez en la vida, y estoy seguro que aquellos que asistieron al concierto quedaron boquiabiertos y en trance.

Este disco doble presenta una faceta de Porcupine Tree que me recuerda, con mucho cariño, al disco “Confort y musica para volar” de Soda Stereo. La misma genialidad para arreglos semi-acusticos y cambiar canciones que tal vez, originalmente, sonaron muy diferentes a como son presentadas en esta ocasion.

Y eso es lo que este disco representa: Una ocasion. Un evento. Es un hito en la historia, el momento en el que dices “Te acuerdas de cuando Porcupine Tree hizo el Octane Twisted? Tremendo, no!?”.

Existe una transportacion casi eterea a un mundo maravilloso con el teclado de ambiente, que actua, dentro de un punto de vista acustico, como colchon para aguantar el peso de la genialidad de, mas que nada, la guitarra del mismo Steven, que hacen que con tan solo cerrar los ojos, puedas viajar a un mundo diferente.

Obviamente, no todo es color de rosas. No siendo fan de la banda, canciones como “Bonnie the Cat” no fueron totalmente de mi agrado, y tal vez no las hubiese incluido en el setlist, pero desde un punto de vista tecnico, el delay, el filtering, todo eso, y en vivo, es aun lo suficientemente impresionante como para que, si bien no disfrute tanto de la musica, el productor que llevo dentro (y que es causante de mi actual estado de pobreza), disfrute como niño en la fabrica de chocolate de Willy Wonka.

Instrumentalmente, que se puede decir? No estamos hablando de unos principiantes. Cada instrumento esta ejecutado a la perfeccion: el bajo, complicado y a contratiempo (como quien quiere salir a relucir en arreglos hasta complicados), la bateria con ghosting y juego de platos impresionantes. Definitivamente, desde un punto de vista tecnico, el disco es una joya.

Pero eso no es lo mejor que tiene el disco. No, para nada. Lo mejor que tiene el disco es que es una nave. Es una nave en la que te subes, cierras los ojos, y te dejas ser transportado a una utopia sonora en donde solo existe la perfeccion, y no es unica, sino multicolora, con muchos sabores, muchos olores, y llena de cosas inesperadas, sorpresas ocultas, modulaciones etereas y mas que nada, musica realmente fantastica.

Por cierto, no se si se dieron cuenta, pero me gusto bastante el disco.

Y a ustedes?

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.