popup<

Leugo de una extensa entrevista con Daniel Gildenlow (que puedes leer en Parte 1 y Parte 2), estoy en mucho mejores condiciones de analizar a fondo “Falling Home”.

Sin embargo, uno no necesita demasiado poder cerebral para darse cuenta que esta colección acustica de canciones hace un disco excelente.

Los performances, sobre todo las armonias vocales, son de otro planeta, y muy reminiscentes de bandas de los 70s, especialmente de AbbA (al menos para mi, que soy fanatico de AbbA declarado).

Los arreglos son impresionantes, teniendo elecciones obvias como 1979 y To the Shoreline, mientras que tambien hay sorpresas casi increibles, como la version cuasi-jazz-cuasi-reggae del clasico de Dio “Holy Diver”.

Una de las joyas del album, al menos para mi, es la version de “Perfect Day” de Lou Reed, que de por si es una de mis canciones preferidas de todos los tiempos. Gildenlow y los suyos supieron darle un toque unico mientras continuan manteniendo el espiritu melancolico de la original.

Y la simplemente triste, melancolica y perfecta “Falling Home”, que da titulo al disco, es tan sublime como una gota de lluvia en el medio del desierto.

La cereza en la torta es la produccion, que en vez de ser la “pared de sonido” a la que nos tiene acostumbrada la industria, es una belleza de rango dinamico, minima compresion y tonos organicos… es la primera vez que el sonido de una bateria [el sonido, no solo la ejecucion, sino el sonido en si, el tono], evoca una emocion en mi.

Pocas veces en este trabajo te encuentras con discos que dices “esto lo escucharia aunque no fuese mi trabajo”. Aun menos veces te encuentras con discos que dices “Esto me lo voy a comprar aunque me haya llegado gratis para review”.

Desde Road Salt One me pasa eso con discos de Pain of Salvation, y “Falling Home” no es excepcion. Por Odin, que tremendo discazo.

 

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.