Por Nekrokosmos

Rider G Omega – Guitarra y voz
Ojete Mordaza II – Batería
Seerborn Ape Tot – Teclados
Om Rex Orale – Bajo
Eaten Roll I – Guitarras

A Year With No Summer
10th April
Darkness
The Kandinsky Group
The Polyarnik
Black Swan
Away/Absent

Quizás el peor error que podemos cometer al comentar “A Year With No Summer” es el de confundirlos con  la otra banda del mismo nombre y que compusieron un disco debut llamado “Mantiis”. Y es que no solo es notorio el cambio de formación en la agrupación catalana, sino también el cambio de dirección de su sonido y de su aproximación al arte. Si tomamos los dos discos como entidades separadas tenemos dos grandes piezas contemporáneas igualmente disfrutables por el mismo público.

En “A Year With No Summer” no encontraremos voces agresivas ni growls (lo cual era el principal conductor del clímax en su disco debut), las baterías tienen un deje mas punk que black, los riffs están casi ausentes, y la idea central de todas sus pistas es la del ambiente que se va construyendo lentamente hasta envolverse en un recipiente prog. Definitivamente han decidido darle un giro notorio a su apuesta, moviendo las piezas de lugar en un puzzle musical que sigue apostando por lo mismo.

Se trata de un álbum de canciones largas, donde simplificar la técnica ha construido el camino para que mas detalles puedan entrar en juego y no sea tan simple el descubrimiento en una primera escucha. La voz quizás sea el aspecto que mas quisieron simplificar de todos ellos, e inclusive la colaboración de Atilla Cishar (Mayhem) se pierde entre capas y capas de ruido, que se independizan de la estructura normal de composición, para dar paso a nuevos colores, nuevas sensaciones, nuevas apuestas. Estaba claro que Obsidian Kingdom no son del tipo de bandas que repiten una fórmula.

Canciones como “The Polyarnik” reafirman el hecho de que prefieren guiarse por melodías simples, fusionando aspectos muchas veces del black, muchas veces del post-punk, muchas veces del prog. Y al contrario de lo que pudiera parecer leyendo estas líneas, “A Year With No Summer” es un disco de matices. Se dejan notar bastante las influencias electrónicas en el álbum, el metal ya no se entiende como tal en su forma mas simple y cavernicola, y al igual que grandes formaciones de culto: intentan encontrar su propio sonido rompiendo las leyes.

Si en “Mantiis” cada pieza sobresalía por su propia cuenta, esta segunda ofrenda se entiende mas bien como una totalidad, como un conjunto dividido en 7 piezas que necesitan la una de la otra para entenderse. A simples vistas genera menos atracción que su predecesor, pero es uno de esos discos de largo recorrido. La producción y mezcla esta perfectamente ensamblada para darle ese toque de caos organizado, en canciones como “Away/Absent” que harán las delicias de los menos conformistas. Minimalismo aplicado a los sonidos, quizás pocos entiendan este álbum…pero quienes logren comprenderlo lo adorarán.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.