popup<
[review] Moonspell – 1755
Originalidad80%
Producción70%
Visual90%
Gancho80%
80%Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
96%

Por Íñigo Domínguez Díaz

Fernando Ribeiro – Voces
Ricardo Amorim – Guitarras
Miguel Gaspar – Batería
Pedro Paixão – Teclados
Aires Pereira – Bajo

1.Em Nome do Medo
2.1755
3.In Tremor Dei
4.Desastre
5.Abanão
6.Evento
7.1 de Novembre
8.Ruínas
9.Todos os Santos
10.Lanterna dos Afogados
11.Desastre (Versión español)

Si hay una banda en península ibérica en la que muchos tener como espejo en el que verse reflejado, esa es sin duda Moonspell. En un país en el que la música metal no cuenta en absoluto con el apoyo de las grandes masas ni de los medios de comunicación, en que si bien existe una buena política de mantener el cine y la televisión en VO, es más difícil que una banda local triunfe cantando en la lengua de Shakespeare.

Para ponerlo aún más difícil, su forma de entender el metal es a través del  lado oscuro en diferentes vertientes según las diferentes corrientes creativas que ha atravesado la banda en su ya larga y dilatada carrera. Pues con todo esto, no solo triunfan en el país del fado, sino que han podido difundir y dar a conocer su música por toda Europa y resto del mundo. Esto se cimienta tanto en estudio como en directo, ya que en ambas facetas la banda siempre ha ofrecido el 120 % con unos directos apabullantes y discos de estudio variados y siempre exquisitos en cuanto a medios y producción.

Con el listón como tienen por las nubes, de cada nueva obra se esperan siempre dos cosas; que sea diferente y mejor que la anterior. En el caso que nos ocupa 1755 han cumplido seguro con la primera y con la segunda será según el gusto de cada uno. Un hito marca seguro y es que es el primer disco de su historia cantado totalmente en portugués, y tiene toda su lógica al ser una obra conceptual basada en el gran terremoto de 1755 que por poco borra Lisboa del mapa y se dejó sentir en toda Iberia. Bien, este es el carácter diferenciador, la novedad respecto a todo lo anterior publicado. Arriesgado? Sí, pero también es verdad que ya se han ganado el derecho de tirar por la tangente y hacer un poco lo que les venga en gana (me recuerda al caso del Therion cuando hace pocos años sacaron un disco de versiones de canciones francesas de los años 60 y 70, dejaron el pabellón bien alto los suecos en cuanto a excentricidades). Respecto a si es mejor o peor que su predecesor Extinct, en esto puede haber mucha disparidad de opiniones y que seguro va en función de cual de las vertientes le agrade más a cada uno, ya que los lusos últimamente se mueven entre dos aguas, unas veces más hacia la orilla gothic metal y otras hacia la del metal extremo.

En esta ocasión toca hacia la segunda con un cierto aire a lo que hicieron en Memorial pero con muchos más coros y arreglos sinfónicos. Esto último hay momentos en que algunos temas se notan un poco sobrecargados de estos elementos, ensombreciendo el resto de instrumentos y dejando en segundo plano la voz de Fernando Ribeiro algo que deberán haber cuidado más. En cualquier caso hay señalar que como experimento funciona y es un disco que su escucha es fácil y entretiene. Comienza con un tema orquestal con la voz de Fernando  en modo narrativo que es una versión de un tema anterior de la banda de Alpha Noir y que viene a funcionar como intro, comenzando realmente las hostilidades con el tema que da título al disco 1755 que es buen ejemplo de todo lo anteriormente citado, toda una declaración de intenciones para el resto del disco. Con In Tremor Dei se relaja un poco más el ambiente, un medio tiempo muy bien ejecutado sobre todo desde la base rítmica, bajo y batería.

A continuación llega el mejor tema del disco Desastre (que también tiene su versión en castellano como bonus track), es impactante y muy directa, dejando un poco de lado los arreglos orquestales que tanto marcan este trabajo, a buen seguro en directo sonara muy bien, como también lo hará la siguiente Abanao otra canción bien concebida y ejecutada con un estribillo dónde Fernando desgarra su voz al máximo y dónde los buenos punteos del guitarrista Ricardo Amorim le dan un toque de calidad extra. Evento vuelve a rebajar un poco el ritmo de las anteriores, marcada más por los arreglos que las anteriores y es como un interludio ya que a continuación viene un tema muy distinto a los anteriores 1 de Novembro más orientada al metal tradicional e incluso con algún toque Motörhead dónde las voces limpias predominan.

En Ruïnas volvemos a escuchar los arreglos orquestales en este caso con influencia oriental, un tema que en su parte central (con un solo épico de Ricardo) y su estribillo es muy pegadizo. Todos Os Santos no cambia la fórmula de lo descrito más arriba siendo de nuevo lo más destacable el trabajo de su guitarrista con un nuevo buen solo para su lucimiento personal. El disco termina con el que es su tema más oscuro, Lanterna Dos Afogados, con ritmo muy pesado cercano al doom y con Fernando susurrando las voces en momentos, acentuando el toque melancólico que ya de por sí tiene la canción.

No es ni de lejos el mejor disco de Moonspell pero gracias a los toques de originalidad y a la buena producción, aunque a veces en momentos se haya sobrecargado un poco con demasiados elementos extra, 1755 cumple con los estándares de la banda portuguesa y se cuela como uno de los discos a tener en cuenta de su dilatada discografía.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.