[review] Mogwai - Every Country´s Sun
originalidad70%
producción80%
visual70%
gancho90%
78%Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%

Por Dyogeness

Dominic Aitchison – Bajo
Stuart Braithwaite – Guitarra
Martin Bulloch – Batería
Barry Burns – Guitarra, teclados, flauta

1. Coolverine
2. Party In The Dark
3. Brain Sweeties
4. Crossing The Road Material
5. aka 47
6. 20 Size
7. 1000 Foot Face
8. Don’t Believe The Fife
9. Battered At The Scramble
10. Old Poisons
11. Every Country’s Sun

¿Como hacer un disco simple que agrade a todo el mundo pero que no represente una mancha en una trayectoria casi impoluta? “Every Country´s Sun” es un disco de fácil digestión, muy accesible, casi radio friendly, y que sin duda sigue explorando en nuevos territorios en un post rock muy explotado en los últimos años.

La pérdida del guitarra John Cummings parece no haber afectado nada a los de Glasgow, que vuelven a restar una vez mas la seriedad a un género tan poco dado a bromas como el post rock, y siempre con este toque sarcástico tan escocés. Sin duda es un trabajo en el cual tratan de exprimir al máximo el lado mas melódico de la banda, con arreglos muy directos que parecen rescatar las técnicas de sus primeras entregas. No se van por las ramas, “Coolverine” ya nos muestra ese golpe popero que todos esperábamos, junto a toque cósmico en guitarras que nos da la vida. Mogwai en su máxima expresión.

Los Mogwai de libro se dejan ver en los 7 minutos que atraviesan con “Crossing The Road Material”, en donde dejan espacio a la canción para una evolución a fuego lento. En “Every Country´s Sun” han optado por una producción que deja a la vista todas las capas de todos los instrumentos utilizados en la grabación, sin dar prioridad a ninguno, y con toques ochenteros como en “Party In The Dark”. Efectos, los pianos de “Don´t Believe The Fife” y la distorsión utilizada de una manera muy inteligente para dar paso a una sección intermedia del disco que se nos antoja mucho más oscura.

Sin duda adoramos la líneas gordas de bajo de Dominic Aitchison, pero si hablamos de héroes anónimos en este álbum tenemos que mencionar al batería Martin Bulloch ¿Un disco guiado por las baterías en donde el batería no llene portadas de Drummer Magazine? Esas guitarras ensoñadoras no pueden escapar de su legado, pero tienen que rendirse, al menos en esta ocasión ante la grandeza de Bulloch y sus cimbales.

Puede que este disco no llene a los mas puristas de Mogwai, pero deja claro que no han perdido su toque. Puede que no creen tantas atmósferas como sus discos más clásicos, pero es un álbum hecho desde las entrañas y sin demasiadas florituras, en un género que se ha empecinado en adornarlo todo hasta el exceso ¿Facilón? Puede, pero no por ello menos disfrutable.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.