popup<
[review] Machine Head - Catharsis, o de como hacerse el harakiri
Originalidad30%
Producción80%
Visual60%
Gancho50%
55%Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%

Por Nekrokosmos

Robb Flynn – Voz, guitarras
Phil Demmel – Guitarra
Dave McClain – Batería
Jared MacEachern – Bajo

01. Volatile
02. Catharsis
03. Beyond the Pale
04. California Bleeding
05. Triple Beam
06. Kaleidoscope
07. Bastards
08. Hope Begets Hope
09. Screaming at the Sun
10. Behind a Mask
11. Heavy Lies the Crown
12. Psychotic
13. Grind You Down
14. Razorblade Smile
15. Eulogy

Por todo lo que habrás podido leer por ahi, y todo lo que has podido escuchar como adelanto, imagino que no te pillará por sorpresa saber que este disco de Machine Head es un desastre. Robb Flynn escupía en en varias entrevistas que no sería un disco orientado al metal, al menos no al mas pesado, pero ese no es ni de cerca el problema principal que tiene “Catharsis”. Machine Head no tienen nada que demostrar pero si mucho que perder con este álbum…y así nos lo demuestran a lo largo de 1 hora y 15 minutos de WTF.

Es de agradecer que muchos artistas quieran salir de su zona de confort y hacer algo diferente a lo que están acostumbrados, pero si el resultado tiene pies y cabeza, tiene una estructura coherente, no intentar hacer lo primero que se cruza por la mente. Flynn ya había dejado caer en varias veces que lo que menos escucha estos días es metal, y créanme amigos que ello es muy palpable en “Catharsis”, porque su influencia del punk, del hardcore, y hasta del hip hop se deja notar si no directamente al menos en la manera que tiene de entregarnos estas 15 “aventuras”.

Es desconcertante que el señor Flynn haya dicho que este álbum le recuerda a “The Burning Red”, ya que en su momento rajó publicamente del mismo indicando que la banda había seguido un camino mas comercial por presiones del sello. También nos pone en aprietos al querer unir lazos a sus pinitos en el nu-metal cuando lleva practicamente desde 2003 y desde su “Through The Ashes Of Empires” intentando desligarse de ese estigma. Dicho esto, ese no sigue siendo el problema principal de “Catharsis”.

En donde falla este álbum es en que Robb intenta sonar a demasiadas cosas a la vez, y se ha olvidado de sonar a Machine Head. El mas evidente es el plagio a Dropkick Murphys y Pogues en “Bastards”, pero cuando el disco se ponga a la venta este viernes os daréis cuenta de muchos más. ¿Por qué intenta copiar hasta el acento de Max Cavalera en “Volatile”? ¿Y ese riff a lo Strapping Young Lad en “Beyond The Pale”? Son cosas que un servidor no se está inventando, sino que se lo han dicho directamente a la cara, a lo que el Flynn ha respondido con un simple “ha sido una coincidencia simpática”. Así, a lo largo del álbum nos encontramos con trozos de Stone Sour, Pantera, o intentos de acercarse al thrash de sus anteriores Vio-Lence…pero sin éxito.

Todo ello va unido a unas letras entre melosas e infantiles, a una mezcla de diosa y pantera entre las dos mitades del álbum (aunque parece más bien una colección singles intentando tocar todos los estilos posibles), y el intento desesperado de conseguir melodías pegadizas. No es el atrevimiento de intentar algo diferente, que siempre se agradece, sino el no saber concretar una buena idea. Machine Head como banda ejecutan las cosas a la perfección, tienen músicos que valen para su puesto, pero que cada vez parecen estar mas sometidos a la dictadura de un oportunista (cosa que parecía no ocurrir cuando Adam Duce estaba en la banda).

Nadie le pide a Robb Flynn que vuelva a copiar uno de sus trabajos, ni que se sumerja de lleno en el metal, ni siquiera que no se aventure a probar nuevos terrenos (ahi tienes su versión de “Bleeding” de Ignite colgada hace unos años), pero hasta “Bloodstone & Diamonds” tenía una estructura mas definida que este “Catharis”, no intentos en vano a parecerse a Opeth como en “Behind a Mask”.

Aquí encontrarás todas las etapas de la banda reflejadas, hasta de las que más siempre han renegado, pero todo infusionado con una tonelada de ideas disparatadas en busca de la diversidad que nunca suma, no en este caso… ¿Qué estoy siendo muy drástico? Solo hace falta escuchar “Triple Beam” para ver de que hablo. Machine Head son una banda muy disfrutable en directo, y estoy seguro que son capaces de crear muchas obras magníficas, pero cuando de un disco de 15 canciones solo se salvan 3 piezas algo está mal. Robb Flynn ya ha realizado cambios muy arriesgados con Machine Head en el pasado, y ahora la vuelve a cagar, asi de simple. A esperar su próximo trabajo.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.