[review] Iron Reagan - Crossover Ministry
Originalidad60%
Producción95%
Visual95%
Gancho90%
85%Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%

Por Nekrokosmos

Tony Foresta – Voz
Landphil Hall – Guitarra
Mark Bronzino – Guitarra
Rob Skotis – Bajo
Ryan Parrish – Batería

1. A Dying World 02:24
2. You Never Learn 00:43
3. Grim Business 02:29
4. Dead with My Friends 03:35
5. No Sell 00:12
6. Condition Evolution 01:56
7. Fuck the Neighbors 01:50
8. Power of the Skull 00:49
9. Crossover Ministry 02:03
10. More War 01:36
11. Blatant Violence 01:23
12. Parents of Tomorrow 00:05
13. Bleed the Fifth 02:01
14. Megachurch 01:36
15. Shame Spiral 01:36
16. Dogsnotgods 01:18
17. Eat or Be Eaten 00:31
18. Twist Your Fate 02:41

Cuando lanzas 3 discos en 4 años sin ser una banda legendaria es porque te está yendo muy bien y quieres aprovechar el tirón.

Sino que se lo digan a Iron Reagan, quienes ahora lanzan a través de Relapse este “Crossover Ministry”. Esa mezcla de thrash y hardcore punk funciona tan bien ahora como lo hacía en los 80´s, y no es casualidad. Con miembros de Municipal Waste y Darkest Hour todo es posible, pero por sobre todo con trabajos tan bien hechos como éste.

18 canciones en poco más de 28 minutos ¿Dónde está el truco? No es ningún misterio: riffs y coros con mucho gancho, todo el mundo sabe que lo principal aquí es eso (aunque el trabajo de Ryan Parrish a la batería sea de lo más sublime del lanzamiento). Tony Foresta, voz, tiene tanta carisma que nada mas lo ves o lo escuchas te transmite toda la energía que puedes encontrar a lo largo de canciones como “Dogsnotgods” o “Blatant Violence”. No intentan renovar el género, no hacen experimentos locos, simplemente intentan pasárselo bien haciendo todo lo que aprendieron de bandas como D.R.I. o Cro-Mags.

Que en tu disco aparezcan nombres como Tor Nyman (de la banda Negative Self, quien aparece como invitado en “Megachurch”) o Kurt Ballou (de Converge, a cargo de la mezcla) solo le da mas credibilidad de la que ya tenía antes siquiera de empezar el proyecto. Es algo real, no es forzado, y por sobre todo es inventivo/gracioso. Ese piano siniestro como intro “Dead With My Friends” o joyas del thrash mas violento que solo duran 20 segundos ¿En serio? Pues sí.

Tony Foresta y los suyos desatan el mayor infierno imaginable en el menor tiempo posible, y aunque leyéndolo así pueda sonar a caos, créeme que todo está perfectamente controlado para conseguir ese efecto. Si eras fan de Iron Reagan antes de este disco te seguirán gustando, y si no los conoces es un gran disco para descubrirles. No inventan nada ni arrojan luz sobre un género ya manido, pero usando los mismos elementos de siempre han creado una puta joya, y hay que valorarlo por lo que es: 28 minutos de pura diversión. Imagen, diseño, producción y masterización de 10…la excusa perfecta para dar rienda suelta a tu rebeldía juvenil.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.