popup<
[review] Glassjaw - Material Control
Originalidad90%
Producción85%
Visual80%
Gancho90%
86%Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%

Por Tic Tac

Daryl Palumbo – Voz
Justin Beck – guitarra, teclados
Travis Sykes – bajo
Chad Hasty – bateria

1. New White Extremity
2. Shira
3. Citizen
4. Golgotha
5. Strange Hours
6. Bastille Day
7. Pompeii
8. Bibleland 6
9. Closer
10. My Conscience Weighs A Ton
11. Material Control
12. Cut And Run

Un disco muy esperado por los fans, y me atrevería a decir que hasta por la propia banda, porque 15 años se dicen pronto. Se siente como si Palumbo y los suyos hayan querido grabar un álbum sin pensar en nadie más que en ellos mismos, o en su versión adolescente más feroz. Visceral y dinámico, nos hace dar cuenta todo lo que le hacía falta a la música actual.

Atmósferas oscuras completan estas 12 canciones, y en varios momentos te preguntarás que está pasando, como si abriesen la puerta hacia el climax para luego decir “jódete”…toma por ejemplo “Strange Hours” y sus líneas de bajo, y lo comprenderás todo. Lo bueno de “Material Control” es que a pesar de estar llena de recuerdos de veranos perdidos, se siente como un disco único e irrepetible de Glassjaw, sin quedarse bajo la segura sombra de su legado. Sí, el post-hardcore sigue siendo su bandera mas superficial, y podemos apreciar canciones con un sonido bastante pesado, pero que siempre terminan en un gancho melódico atrapante.

Decía lo de superficial, porque es evidente que aquí hay mucho más de lo que se ve a primera vista, como el noise rock de “Pompeii” o “Golgotha” donde una cruda producción de guitarras y bajo suenan a puñetazo en la cara. Pero no nos equivoquemos, el verdadero valor de este álbum no está en la agresividad sino en los contrastes, en esa belleza escondida, en las armonías del coro de “My Conscience Weighs A Ton” y otros cientos de momentos cegadores. Tranquilos, si lo que buscabas era artillería pesada la encontrarás en pasajes y el trabajo de guitarra de “Bibleland 6”.

“Material Control” solo se comprende totalmente tras varias escuchas, donde paso a paso descubrirás que el fuego interno y la rabia le vuelven a dar sentido a un disco como tal, y no solo una colección de singles. Canciones como “Closer” o “Cut And Run” le devuelven el cetro de maestros en la composición de himnos que remueven todo lo que tienes dentro, y te hacen sentir incómodo. En “Bastille Day” dejan claro que no necesitan desplegar todo su ataque sonoro y voces punzantes para surtir el mismo efecto: el de arriesgar en pos de ser chocantes para una masa conforme con la música popular. Al final del día este disco vuelve a demostrar lo mismo sobre Glassjaw: aunque los odies tienes que reconocer lo talentosos que son. Ideas como éstas pocas veces se abrazan con tanto ímpetu en la industria musical.

Las letras de Palumbo han madurado y quizás sea la noción de cambio mas palpable en el álbum, pero su temperamento sigue intacto y buena señal de eso es que la canción más larga del álbum no llegue a los 4:30 minutos. De una buena manera “Material Control” ha sido creado con la finalidad de confundir y frustrar a partes iguales, a la vez que proporciona un subidón de adrenalina que hace que el colocón dure lo que dura el disco, sin necesitar de ganchos fáciles…porque no olvidemos que nos estamos enfrentando a un disco de Glassjaw. La banda siempre ha creado unas expectativas difíciles de superar, y la espera ha valido la pena.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.