[review] Ghost Bath – Starmourner
Originalidad40%
Producción80%
Visual60%
Gancho55%
59%Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
84%

Por Nekrokosmos

1. Astral
2. Seraphic
3. Ambrosial
4. Ethereal
5. Celestial
6. Angelic
7. Luminescence
8. Thrones
9. Elysian
10. Cherubim
11. Principalities
12. Ode

Ghost Bath subieron como la espuma con su “Moonlover” de 2015, y es que todo sea dicho: nos impresionaron bastante con ese black metal de corte depresivo que no terminaba de casarse con ningún estilo en particular. Las composiciones no eran lo suficientemente fuertes, pero al ser su segundo trabajo nos enamoraron. Ahora parece desvanecerse el hechizo.

Una banda que parecía seguir buscando su identidad ahora se afianza 2 años después con “Starmourner” pero hacia el lado equivocado (según como se mire, recuerda que esto es una reseña subjetiva y no una verdad universal). Y es que si lo que nos llamaba la atención de la banda era ese aroma depresivo y bastante emocional, poco de ello queda en estas 12 canciones.

Si, las canciones suenan más sólidas, y mucho más atmosféricas, pero las melodías más “alegres” (si se les puede llamar así) han convertido su sonido en algo muy repetitivo. Resulta muy curioso cómo un poco de luz puede cambiar de manera tan drástica una banda, y con Ghost Bath lo ha conseguido al completo. No nos equivoquemos, puede que las canciones de este tercer álbum sean de las más maduras y consistentes de su carrera, pero para el público equivocado…el que amó ese “Moonlover”.

Acelerar el tempo les ha llevado a crear un enjambre sonoro donde antes la guitarra rítmica era bastante audible, donde el bajo tenía tiempo para respirar y hasta su pizca de protagonismo, pero donde ahora solo deja una sensación de algo ya conocido y no la excepcionalidad que representaba su música hace solo 2 años. Es una pena, porque la música no deja de ser buena, pero lo es al igual que otras 200 bandas que intentan hacer lo mismo. Mucho me temo que este cambio es intencional, y no podemos culparlos por ello, pero tampoco callarnos.

Setenta minutos es mucho tiempo para no tener muchos riffs memorables, algo de lo que padece este álbum, y también es mucho tiempo para no tener variaciones ni en el ritmo, ni en la estructura, ni en la idea general. Una buena idea que se repite durante mucho tiempo, y que ya está muy vista, esa es la definición de “Starmourner” ¿Black metal y Shoegaze? Lo hemos visto antes, con melodías felices.

Hay que reconocer que la primera media hora del álbum contiene una composición interesante y hasta elocuente, temas como “Ethereal” o “Celestial” nos siguen atrapando en esa nube, pero el listón estaba demasiado alto y la banda ha decidido tirar por derroteros demasiado melódicos. Una banda excelente en un disco que no pasará la prueba del tiempo.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.