[review] Elephant Riders - Slave Of The New Age
Originalidad75%
Producción90%
Visual85%
Gancho90%
85%Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%

Por Jorge Fretes

Jose Carlos de Marte – Voz, guitarra
Ignacio Córdoba – Bajo
Aggedilis Dimitris – Batería

1. Übermensch 04:23
2. Hyenas 04:59
3. Slave of the New Age 05:47
4. Rubicon 02:03
5. Uncivilized 04:18
6. Lord of the Mountain 05:39

Algo te puede gustar mucho, tanto que lo puedes hacer una y otra vez con el mismo resultado, pero tras un tiempo perderás el efecto original. O bien ya no te llenará como antes, o también puede pasar que entres en una espiral de autocomplacencia que impedirá que veas el error: deberías haber evolucionado. Le pasa a muchas bandas, más de las que nos gustaría contar, pero por suerte Elephant Riders no se cuentan entre ellas.

Habían demasiados cambios ocurriendo a la vez como para que la banda realice un “Supernova Parte II” o simplemente dedicarse a seguir por el sendero del EP “Challenger/Lone Wolf”. Ya no solo cambio de formación, que también, sino un cambio en la forma de pensar de sus integrantes…y es que, queramos aceptarlo o no, el “stoner” se ha convertido en una fórmula para muchas bandas. Es justamente de estos parámetros, del tan mencionado “encasillamiento” y de una zona segura y cálida, es de la que escapa la formación malagueña en su nuevo lanzamiento “Slave Of The New Age”. Ya no es stoner, quizás nunca lo fue, y teniendo en cuenta la inclusión de una guitarra más para el directo han decidido ampliar la paleta de sonidos y llevarlos a un terreno que coquetea a la vez con el metal y con el rock de los 90´s.

Los integrantes de la banda sobrepasan los 30 años y se han criado en una década donde los dioses paganos eran otros. Eran momentos de Life Of Agony, de Corrosion Of Conformity, de Soundgarden y Alice In Chains, de Tool, era una época de guitarras e ideas simples adornadas de innovación. Coge todo esto, mete algo de ambición, una producción y masterización a la altura, y tendrás esta piedra en el desierto que se mueve sola. Eso es “Slave Of The New Age”. Más contundente, más engrasado, más al grano, canciones más cerradas y riffs más gordos…no es que lo anterior estuviese mal, pero ni Jose Carlos, ni Ignacio, ni Dimitris podían conformarse solo con eso. Piezas como “Lord Of The Mountain” demuestran que quieren marcar la diferencia en una escena que le ha cogido el gusto a tener un sonido standart..

No ha sido cosa del azar, la banda gestó a la idea y buscó rodearse de gente que le ayudase en esto. La primera pieza en juego es Fran Corpas, quien grabó y produjo las guitarras, bajo, y voces de “Slave Of The New Age”. Más acostumbrado a trabajar con bandas de metal, estamos seguros que también ha sido un desafío para él coger el material de la banda y amoldarlo a un híbrido entre rock y metal ¿El resultado? Un sonido mucho menos clasificable, y por qué no decirlo: mucho menos facilón.

Si lo que querían eran sonar más duros y más oscuros, gracias a esa forma de grabar y de producir han conseguido el objetivo. Ya con más de la mitad del tedioso trabajo hecho, la segunda pieza en juego es Pete Rutcho, productor internacional acostumbrado a masterizar bandas que poco o nada tienen que ver con Elephant Riders. Entonces ¿Es que han jugado al despiste? Más bien han querido tocar las puertas de quienes pudiesen aportar lo mejor de sus mundos para volcarlo en “Slave Of The New Age”. El resultado salta a la vista, solo hace falta poner una canción de “Supernova” frente a cualquiera de estas seis para notar la diferencia. Ese constante cambio de ritmos en batería dandole un toque mas dinámico a cada canción también es perceptible.

No podemos pasar por alto piezas compositivas como “Hyenas” que nos gritan a los cuatro costados que esa segunda guitarra para los directos es imprescindible, ni tampoco podemos dejar escapar el toque sensible/agresivo de cada letra, de cada nota, de solos de guitarra que no son relleno sino que tienen su por qué. Ruidosos, frenéticos, con un ojo siempre puesto en Black Sabbath y buscando un sonido mas limpio que embarrado, ese es el resultado de este nuevo trabajo. Cohesión e intensidad pueden ser las dos palabras que mejor definan lo nuevo de Elephant Riders.

Es simple: no hay canción aquí en la que no quieras hacer air guitar aunque no te conozcas el tema. Jose Carlos e Ignacio estrangulan las cuerdas de la guitarra, las canciones no apelan a la tristeza sino mas bien al cabreo, no a la decepción sino mas bien a la venganza. Es un puto volcán siempre a punto de erupción. Elephant Riders no pertenecen a la era de Instagram y Twitter, pertenecen a una época donde los discos se hacían para escucharlos de cabo a rabo…y amigo mío, esos son los discos de los que se sigue hablando 20 años después. De llevarte al cielo con “Rubicon”, a arrojarte a las fieras con “Uncivilized”.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.