[review] Dirty Army - Dirty Army
Originalidad60%
Producción75%
Visual95%
Gancho90%
80%Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
100%

Por Morpheus Misfit

Javi Mauriño – Voz, guitarra
Alejandro Castilla – Guitarra
Dani Vivar – Batería
Álvaro Olmo – Bajo

Coming Aroung
Limitations
Crawl
Cross The Sound
Don´t Go
Reiko
Die Wolf
Always
Fallen
Damn

Como un caos calculado, como una voz que se hace oír hasta el último rincón de la sala, con unas guitarras que escupen fuego sin pasarse de rosca, pero por sobre todo una música gigante que huye del encasillamiento. Hablamos del debut de Dirty Army.

Al igual que todo debut ,siguen estando presentes y marcadas las influencias mas directas de la banda, pero es en canciones como “Die Wolf” o “Crawl” donde subyace quizás el deje alternativo y diferenciador de la música de esta banda malagueña. Lo fácil sería tirar hacia el stoner rock de corte americano, pero aunque haya ciertas pinceladas de él en “Dirty Army”, este disco tiene demasiado contenido como para describirse con una sola etiqueta.

La banda ha sido inteligente en optar por lo orgánico y lo natural: lo que escuchas en el disco es directamente lo que te encontrarás en el directo, sin efectos, sin abusar de pedales, sin retoques, como un puñetazo en la cara. De como están construidas canciones como “Always” o “Cross The Sound” podemos darnos cuenta que estas piezas fueron mimadas y perfeccionadas hasta llegar hasta este álbum, que todo se pensó me manera consciente para ocupar su sitio en el disco, en donde todo tiene un por qué.

Y es que en una escena del rock plagada de experimentos, de cruces de estilos, de buscar la innovación a costa de cualquier cosa, Dirty Army han apelado al rock de toda la vida con los elementos mas básicos pero que a fin de cuentas son los que te salvan el día. No inventan nada aquí, y quizás pecan de alargar algo las canciones en lugar de hacerlas mas redondas, pero lo que hacen lo hacen tan bien que es imposible no quedarse enganchado a sus melodías, a sus letras, a esos coros contagiosos.

Uno de los grandes atractivos del sonido de Dirty Army es la voz de su frontman Javi Mauriño, cálida pero dolorosa cuando se la necesita, con desparpajo pero reconfortante, con gancho y por sobre todo una voz con los suficientes registros como para no cansar tras una hora de escucha. Forma el equipo perfecto con la guitarra de Alejandro Castilla, quien aprovecha cada instante para meter un detalle, un solo, y cuando se le deja también una influencia post-rock como en “Always”…todo ese derroche de adrenalina que desprende en directo también es palpable hasta en los momentos mas tranquilos del disco.

Pero aquí todos brillan, como las gruesas líneas de Álvaro Olmo en canciones como “Don´t Go”, temas totalmente dirigidos en base a un riff que sonarían totalmente diferentes sin su acompañamiento. Y es que inclusive en las mas macarras como la inicial “Coming Around” se puede notar su presencia, siempre fiel, siempre galopando sin perder ritmo. Por suerte la banda ha decidido optar por una producción sin artificios, como si el disco estuviese grabado en directo, como lo hacían en los 70´s, como deberían hacer todas las bandas de este palo.

Mención aparte para el ingenio de Dani Vivar a la batería para sacarse ideas tan contagiosas como las de “Reiko” y sus primeros segundos, detalles que se reparten por todo el disco y que podrían ser un claro resumen de lo que Dirty Army presentan con su debut: simple, efectivo, que engancha  y atractivo. Es la espontaneidad y el groove que consiguen grandes cosas, donde todavía queda mucho por pulir, pero que funciona. Ya con el increíble diseño gráfico de portada y libreto de The Braves Church, y ese sublime digipack, es un disco difícil de resistir.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.