[review] Carach Angren - Dance And Laught Amongst The Rotten
Originalidad90%
Producción80%
Visual95%
Gancho90%
89%Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
50%

Por Nekrokosmos

Seregor – voz, guitarra
Ardek – teclados
Namtar – batería

01. Opening (2:17)
02. Charlie (4:10)
03. Bloodqueen (4:55)
04. Charles Francis Coghlan (6:07)
05. Song For The Dead (4:16)
06. In De Naam Van De Duivel (6:29)
07. Pitch Black Box (3:17)
08. The Possession Process (4:27)
09. Three Times Thunder Strikes (5:19)

Sabes que estás haciendo las cosas bien cuando con tres integrantes en una banda llenas el espacio y el sonido de una formación de 5 integrantes.

Los elementos sinfónicos en el metal tienen mil aplicaciones, pero nunca han sonado tan bien como en Carach Angren. El quinto álbum de la banda demuestra el buen estado en forma del grupo holandés.

Y es que hay algo único en lo suyo: atmósferas imposibles, historias fascinantes, y una reinvención de la propia banda en cada álbum que los coloca al frente del género sin perder ningún tipo de interés. No cabe duda que “Dance And Laugh Amongst The Rotten” es su trabajo más agresivo hasta la fecha, y donde no descansan hasta el final.

Es el dramatismo, los cambios de velocidad de lento a super rápido, la adrenalina y lo complejo de las estructuras de canciones como “Blood Queen” o “Song For The Dead”, incluso una vena black metal más clásica como en “In De Naam Van De Duivel”, pero está claro que lo impresiona de este nuevo lanzamiento de Carach Angren es lo pegadizo de todas las canciones, coros que se incrustan en tu cerebro y no te abandonan en todo el día…la repetición de una misma línea en los coros ha funcionado de maravilla.

También queda claro que no estamos ante los Carach Angren de su disco debut. La manera de componer y de manejar los diferentes elementos de su sonido han madurado y han dejado de intentar utilizar todo a la vez para dar sitio a cada cosa solo cuando sea necesaria. El ejemplo final es el final épico con “Three Times Thunder Strikes”, rapidez y teatralidad sin llegar a apabullar.

Se han atrevido a meter ciertos elementos folk como en “Charles Francis Coghlan”, y al menos de momento no han recibido ninguna amenaza de muerte (con su anterior álbum “This is not a Fairytale”, donde hablaban del abuso doméstico, su sello recibió una amenaza de muerte dirigida a la banda), pero tampoco les molesta salirse de los cánones del black metal.

Es lo que les hace especiales en este nuevo trabajo: saltarse las normas y cuidar tanto su sonido como toda la imagen que rodea a la banda, una producción soberbia pero sin pasarse en lo artificial, y un minutaje no excesivo que incluso me atrevería a decir que hace algo más accesible (si esto es posible) su apuesta al fan promedio del metal. Carach Angren aciertan, sin tener una fórmula establecida. Nada mal para un trío.


HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.