Por Iñigo Domínguez Díaz

Noora Louhimo – Voces
Anton Kabanen – Guitarras
Juuso Soinio – Guitarras
Pyry Vikki – Batería
Janne Björkroth – Teclados
Eero Sipilä – Bajo

Straight to the Heart
Bringer of Pain
King for a Day
Beyond the Burning Skies
Familiar Hell
Lost in Wars
Bastard Son of Odin
We Will Fight
Dancing with the Beast
Far from Heaven

Uno de los grupos  que durante los últimos años está marcando un antes y un después en la escena metal es sin duda Battle Beast.

Y es que empezamos a hablar de un fenómeno serio, ya que la joven banda finlandesa tiene ya a sus espaldas con este Bringer Of Pain ya cuatro discos en su haber y con cada uno de ellos consiguen mayor repercusión mediática. Parece que quede lejos ya aquel año en el que ganaron el Metal Battle en el W.O.A. de 2010 y que les abrió las puertas a grabar su primer disco, pero no lo es tanto y a la juventud se le ha podido sumar madurez y experiencia que les ha llevado a ganarse un prestigio como banda y como músicos.

A los que sigan su carrera ya conocen su fórmula, sencilla a la vez que arriesgada: música de los 80 y 90 pasada por la túrmix del siglo XXI. En sus tres primeros trabajos se centraron fundamentalmente en el heavy metal de corte clásico (Judas Priest, Accept) haciendo concesiones puntuales al hard rock o incluso disco en Unholy Savior. Pues bien, eso que en su anterior trabajo estaba germinando ha acabado de florecer en Bringer Of Pain, siendo este el trabajo más arriesgado que han hecho hasta ahora y que tiene que escucharse desde una mente abierta, porque a primera escucha el palo para el fan más acérrimo de la banda puede llegar.

No hay que desanimarse, el álbum acaba entrando y dentro de la filosofía de la banda este trabajo debería llegar tarde o temprano. Son una banda claramente homenaje a los 80, y si bien el metal despuntó y marcó una de sus épocas en esa década, hubo muchos otros estilos (pop, rock, disco) que compartieron entorno, valores e incluso estética y no estaban tan diferenciados como en un primer momento pudiera parecer.

Si hay un punto fuerte a destacar  es la diversidad, ya que son temas muy diferentes entre sí que van desde temas como Straight to the Heart muy directo y con unos teclados muy a lo Billy Joel y que abre el disco hasta otros de corte más tradicional influenciado totalmente por la escuela alemana de Accept, como Bringer Of Pain pasando por otros en los que la experimentación es total como es Lost in Wars que se sale totalmente de los parámetros hasta ahora establecidos por ellos mismos. Un tema gótico, industrial, oscuro y pesado que homenaje total a Type O Negative en el que colabora el frontman de Amorphis Tomi Joutsen.

Es demoledora buena combinación de voces que hace con Noora Louhimo, lo que Bastard Son of Odin demuestra una vez más tremenda versatilidad de la vocalista. Continuando con su particular sesión remember, el disco también contiene referencias a bandas tan diferentes como Guns N´Roses en el comienzo y algunos riffs de Familiar Hell (muy rockera y pegadiza) o Abba (podría decirse que disco metal en estado puro pero les quedó mejor Touch in the Night en Unholy Savior).

Del resto hay un poco de todo; el que pasa por ser el mejor tema del trabajo Beyond the Burning Skies (un tema muy melódico y power metalero que entra mejor que una cerveza bien fría en verano), King for a Day y We Will Fight (medios tiempos con mucho teclado de corte tradicional que compensan con sonido tradicional todo lo nuevo que se ha introducido), Bastard Son of Odin  (su pequeña incursión en el metal épico aunque con cierta ironía y socarronería) y Far from Heaven (simplemente el pero tema de su carrera, una balada insulsa y prescindible).

En general se nota una cierta pérdida de contundencia en algunos temas que podría haberse solucionado incluyendo algún tema más a doble bombo (prácticamente desaparecido en todo el disco) y quitando algo de protagonismo a los teclados. Esto en una banda que precisamente se caracteriza por lo contrario, puede generarle discursos en contra, aunque parece claro que es buscada en aras de la abrir nuevos horizontes y eso creo que es más admirable y le da un valor al disco que no tendría si hubieran editado un Unholy Savior Vol.2. No es excelente, es mejorable en ciertos aspectos pero por el contrario es divertido y fresco y seguro les ayudará crecer y a marcar una época a poco que sepan gestionar el gran talento que tienen.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.