[reseña] Mastodon - Emperor of Sand
Originalidad70%
Producción80%
Visual75%
Gancho90%
79%Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%

Por Víctor Ciria

Brann Dailor, batería y voces, bajo en Jaguar God
Bill Kelliher, guitarras
Brent Hinds, guitarras y voces
Troy Sanders, bajo y voces
Brendan O’Brien, producción
Scott Kelly: voces en Scorpion Breath
Kevin Sharp: voces en Andromeda
Mike Keneally: teclados en Jaguar God

Sultan’s Curse
Show Yourself
Precious Stones
Steambreather
Roots Remain
Word to the Wise
Ancient Kingdom
Clandestiny
Andromeda
Scorpion Breath
Jaguar God

Pues parece que tenemos a los viejos Mastodon de vuelta. No tanto en sonido, pero si en ideario y temática. Y es que, después de un periodo de dos álbumes alejados de la temática conceptual que tanto nos gustaba, haciendo temas con total libre albedrío en ‘The Hunter’ (2011) y ‘Once More ‘Round the Sun’ (2014), han vuelto por todo lo alto en este 2017 de la mano de un viejo conocido de los de Atlanta. Brendan O’Brien ha estado a los mandos en este disco, repitiendo con el cuarteto después de la que para muchos es su obra maestra ‘Crack the Skye’ allá por 2009.

No es ningún secreto que ‘Emperor of Sand’ trate el tema del tiempo, como ya ha dicho en varias entrevistas Brann Dailor, batería, vocalista y principal mente pensante de la banda, simbolizando a este con arena. Como bien dijo, ‘cuando nos detectan una enfermedad como es el cáncer, siempre pensamos en tiempo, ¿cuánto me queda?’. Y es lo que ha rodeado al cuarteto de Atlanta en los últimos años y lo que les ha inspirado a hacer un álbum conceptual sobre el cáncer, y más específicamente sobre el tiempo. Qué forma mejor de escribir sobre algo habiéndolo vivido en tus carnes o en las de algún ser querido. ¿Acaso han querido volver a la temática elemental como en sus primeros 4 álbumes? No lo sabemos, solo sabemos que la arena puede considerarse un elemento o el tiempo como la cuarta dimensión.

Lo realmente cierto es que nunca habían decepcionado en sonido, con una evolución totalmente inteligente que pocas bandas saben llevar a cabo como ellos. Los más recientes álbumes, aunque alejados de su salvaje sonido clásico, incorporaron la melódica voz de Brann Dailor a su nuevo sonido, lo que les ha catapultado fuera del terreno underground directamente a encabezar festivales en todo el mundo. Con todos estos precedentes, Mastodon están en lo más alto de su carrera en la actualidad y prometen seguir allí arriba mucho tiempo, como una de las mejores bandas de metal de las últimas dos décadas.

Y desde allí arriba nos dejaron caer hace un par de meses el primer adelanto de este emperador de arena. Sultan’s Curse nos sorprendió a todos antes de saber ningún dato acerca del álbum. Un tema muy potente con todas las características que pide un tema de los de Atlanta, con una estructura enrevesada con sabor a rock progresivo, y la sucesión de estrofas de cada uno de los cantantes: Sanders, Hinds y por último Dailor, con altas dosis de epicidad que era justo lo que estábamos pidiendo los fans de la banda.

El segundo tema que revelaron, y segundo tema también en el disco, Show Yourself, fue el que generó más controversia. Tema totalmente en la onda catchy que en sus predecesores encontrábamos Curl of the Burl y The Motherload pero que desafió a toda la opinión pública, llegando al punto de tener que meterse Dailor en una discusión en una red social alegando que ‘este tema era como un oasis en el desierto que es el CD’, nada alejado de la realidad después de escuchar el álbum. Y es que la intención de esta canción es tratar un tema tan turbio como puede ser la muerte de un ser querido, y al igual que en The Motherload, con una letra de alguna forma “positiva” y melodías de voz totalmente pegadizas.

Temática que sigue a lo largo de todo el CD, como en esta Precious Stones, con unas deliciosas melodías de guitarra al más puro estilo In Flames. Tampoco pasa desapercibida Steambreather, uno de los mejores temas del álbum y que promete ser uno de los clásicos en directo, con uno de los mejores estribillos que han hecho nunca y con un Brann Dailor espectacular a las voces.

El siguiente corte que nos encontramos en este viaje por el desierto es uno de los pesos pesados del álbum, titulado Roots Remain, ya prometedor por las palabras de Bill Kelliher en una reciente entrevista, en las que resaltaba que era uno de los mejores temas que había hecho nunca. Roots Remain deriva a mitad de canción en un bridge totalmente inesperado con una de las estrofas más sentimentales del álbum, con un Brann Dailor enorme mostrándonos lo más profundo de su alma con una interpretación magnífica. El tema explota en un solo de guitarra de Hinds que a más de uno sacará la lagrimita. Mención especial a los arreglos de percusión a lo largo de este tema, y la outro de piano que es la guinda perfecta.

Word to the Wise no se queda nada atrás, mostrándonos Troy Sanders genial a las voces con un cambio delicioso del estribillo al precoro, pasando de una voz grave casi susurrada a unas de las notas más altas en las que hemos visto nunca al bajista. El estribillo de Dailor está a otro nivel, otro más de esos que se te queda en bucle en la cabeza.

Ancient Kingdom explota en nuestros oídos con un bajo con wah-wah que nos introduce de lleno en el tema, en el que Sanders canta un estribillo memorable para llevarnos ante el Sultán de este desierto, abrigado con unas melodías de guitarra deliciosas al más puro estilo Maiden.

Clandestiny nos brinda otro de los momentazos del álbum con un bridge lleno de efectos y sintetizadores que nos transporta a un viaje espacial, con un rollito muy Pink Floyd. Llegamos entonces a los que son probablemente los temas más agresivos del álbum. Andromeda ya lo pudimos oír hace un mes como adelanto, con un riff principal escrito por Kelliher muy pesado que nos recuerda a épocas como ‘Leviathan’ (2004) y plagado de riffs (algunos muy efímeros) que la hacen de lo más interesante. No es raro en el disco ya decir que el estribillo de Andromeda va a ser de los más coreados en directo.

En este tema nos encontramos con la colaboración de Kevin Sharp (Brutal Truth), cantando en el outro del tema dotando al mismo de más agresividad. Quizá el más agresivo del álbum, con permiso de Scorpion Breath. El décimo corte del álbum cuenta con la colaboración (ya habitual) del gran Scott Kelly de Neurosis, como siempre haciendo un gran combo con Troy Sanders. En este tema vuelven a las afinaciones graves, y nos devuelven en el tiempo a canciones como Deathbound o Spectrelight, con riffs que siguen la tónica de estos temas pero aportando el estilo propio de ‘Emperor of Sand’ con un bridge melódico de Brent Hinds que nos pillará por sorpresa a todos.

El desenlace de esta historia es de lo más interesante que vamos a poder oír de Mastodon en mucho tiempo, con una sucesión de momentazos que harán la boca agua a los fans de uno de sus discos más aclamados, ‘Crack the Skye’, a lo largo de los 8 minutos que dura el corte. Jaguar God comienza con unos acordes muy melancólicos de guitarra acústica acompañados por la cálida voz de Brent Hinds, haciéndose a sí mismo armonías en grave y en agudo, completando un inicio de tema que erizará el vello a más de uno. Volvemos a encontrar toques de rock espacial en la estrofa de Dailor, la cual está acompañada con unos teclados que nos volverán a llevar a otra dimensión. La canción se va volviendo cada vez más agresiva según nos van introduciendo poco a poco como destellos las frases de Troy Sanders, hasta llegar a un lick sureño marca de la casa del gran Brent Hinds, que tornará el tema en una tesitura muy heavy. ‘It’s right in front of me’ son las palabras escupidas por Troy Sanders en una de las partes más oscuras del álbum transportándonos a momentos en el tiempo como ‘Leviathan’ (2004). El tema acaba explotando en uno de los solos de guitarra en el que claramente Hinds ha puesto toda la carne en el asador, ya que ha recaído en el la responsabilidad de cerrar un magnífico álbum.

El resultado de 3 años de trabajo desde ‘Once More ‘Round the Sun’ (2014) es un trabajo totalmente sólido y de los más completos de toda su discografía, que dará en el clavo con aquellos fans que se subieron al carro en la época ‘The Hunter’ (2011), pero que acabará calando en aquellos fans de los antiguos Mastodon si se le dan más oportunidades. Un CD muy trabajado tanto fuera como dentro del estudio, ya que tiene multitud de arreglos de guitarra, teclado, percusión, armonías de voz… que los oyentes apreciamos muchísimo.

Mastodon recuperan la ambición de álbumes como ‘Leviathan’ o ‘Crack the Skye’ pero con su sonido actual, permitiéndose el lujo de hacer canciones prácticamente pop (Show Yourself) o brindarnos auténticos momentazos con regusto a ‘Remission’ o a ‘Leviathan’, pero sin salirse del sonido catchy actual y con un nivel lírico que muy pocas bandas alcanzan. ‘Emperor of Sand’ es un disco que gana puntos con las escuchas y que funciona muy bien como bloque, cosa que se está perdiendo cada vez más en la música actual. Uno de los claros candidatos a disco del año en su estilo.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.