Son Amaral una inédita rareza en el panorama del pop-rock estatal: artistas multitudinarios que no se han dejado deslumbrar por la irrealidad del éxito. Tampoco han acallado su conciencia, ni afeitado su obstinación.

El vuelo alado de sus canciones, tan enfáticas a veces, otras tan personales, no deja de observar lo que pasa en la realidad del día a día, en esas vidas corrientes que son un poco las de todos. Su séptimo álbum, Nocturnal afrenta una amenazante oscuridad para arrancarle destellos lumínicos a las tinieblas. Ese es su objetivo último, que alguien se reconozca en ellas porque forman ya parte de su presente pero asimismo de su memoria emocional.

Nocturnal pincha hueso en un acuciante presente, revela cómo esta crisis ya implantada en precaria normalidad ha deflagrado a otra generación perdida. Denunciar y luchar ha de mantenernos vivos. Ahí radica el espíritu de esta nueva entrega de Amaral que, una vez más, transita entre lo íntimo y lo universal.

Hay verdades indiscutibles. Sabemos que la más negra noche antecede al alba, que en los sueños nacen las responsabilidades, que rendirse es perecer antes de tiempo. En su variedad de tonos y su íntimo disgusto, su contagioso impulso rítmico o melódico, estas nuevas canciones anhelan transmitir que no hay luz sin oscuridad, canción sin silencio que la contraste, emoción sin razonamiento que la explique.

18 de junio en Málaga
Auditorio Municipal
Entradas a la venta
aquí

header brush goetiamedia

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.