Marc Hudson, vocalista de Dragonforce, se libró de una buena.

El pasado 27 de junio la banda estaba a punto de marcharse de Brisbane por la mañana temprano, para coger un vuelo para Nueva Zelanda. Mientras estaban cargando todo su equipo fuera del hotel, ocurrió algo inesperado. Ya solo faltaban un par de malestas y algo del rider del grupo, cuando el vocalista decidió subirse a la furgoneta y abrocharse el cinturón para empezar el viaje, seguido del bajista Frédéric Leclercq y el guitarrista Sam Totman.

La furgoneta, que estaba aparcada colina abajo y no tenía puesto el freno de mano, empezó a moverse e ir a una velocidad de unas 30 millas por hora sin dar tiempo de reacción al batería Gee Anzalone de poder reaccionar. Tanto Sam como Frédéric que estaban sentados en la puerta de la furgoneta pudieron saltar inmediatamente, pero el vocalista no tuvo tanta suerte.

Decidió saltar de la furgoneta pocos segundos antes de que se estrellase contra un árbol,y el resultado fueron dos potenciales costillas rotas, luxación en el hombro, y algunos arañazos. Por suerte solo ocurrió eso, y no tuvo que perderse ningún concierto de la gira ya que luego apareció en el concierto de Christchurch con Dragonforce.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.