Woe y Ultha son dos bandas que deberían haber tocado en el Droneburg Festival de Alemania pero que fueron apartadas del cartel en el último minuto.

¿El motivo? Haber compartido anteriormente escenario con Inquisition y otras bandas consideradas de “ultra derecha y connotaciones fascistas” en el festival Conspiracy Of The Damned de Rotterdam en Holanda.

La censura para estas dos bandas no vino de la organización del festival, sino de la propia sala donde se celebraba: Hafenklang. Chris Grigg de Woe se defendió en las redes: “Hamburg Ist Dronebrug ha explicado su posición y la difícil situación en la que se vieron, agradecemos la explicación tan detallada y lamentamos la cancelación. Woe y Ultha fuimos echados del festival porque habíamos tocado con Inquisition. Nos enteramos del asunto vía sms, incluso antes de que nuestro promotor lo hiciese y después de horas de conducir hasta Alemania.

No pudimos apelar nada, no nos dejaron. Es absurdo, desde hace varios años hemos dejado clara nuestra posición política, que no tiene nada que ver con la derecha y que no queremos que nos defina como banda. Incluso hemos hecho una versión de una clasica canción punk anti-fascista para las hordas del black metal y también incluímos en nuestro nuevo disco la canción No Blood Has Honor como declaración de intenciones. Nada fue tomado en consideración. Antes de venir a esta gira realizamos un concierto en Brooklyn para manifestantes antifascistas del J20, seguiremos en la lucha”.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.