popup<

El pasado 21 de enero Emily Hoffman asistió a un concierto de Code Orange en Salt Lake City (EEUU) y terminó la noche con la mandíbula rota.

Según Hoffman alguien que vestía unas botas con punta de hierro le pateó en la cara. Pasó los siguientes 6 días en el hospital y a día de hoy sigue con una dieta blanda al tener la mandíbula completamente cerrada tras la operación.

Ahora ya algo recuperada, Hoffman ha escrito lo siguiente en Facebook: “Fui al concierto de Code Orange en Kilby Court y salí de la peor manera posible. Un chico decidió que llevaría botas con punta de hierro al concierto, estuvo dando patadas y me dio en la cara. Me golpeó la mandíbula tan fuerte que movió todo el lado derecho rompiéndolo en dos partes. El lado derecho de mi mandíbula ya no estaba conectado a mi cráneo o músculo, estaba todavía en mi cara solo por la piel. Ahora tengo 4 placas de metal en mi mandíbula.

Esa parte ha sido reconstruida y mi cerebro ha dejado de sangrar. Me siento mejor pero mi cara no deja de doler, estuve en trauma por 6 días enteros, mi mandíbula está totalmente cerrada y no puedo hablar. He perdido 4 kilos de peso ya que no puedo comer otra cosa que no sean líquidos.

Cuando vas a un concierto donde sabes que va a haber gente haciendo mosh, y llevas botas con punta de acero, tienes la intención de hacer daño. Cuando empiezas a dar patadas al aire tu intención es la de hacer daño con esas botas. Cuando le das a alguien en la cara, la ves inconsciente en el suelo y corres para que no te pillen simplemente…no tengo palabras para eso. Si ves esto quiero que sepas que soy la chica del show en Kilby Court y ésta la cara que solía tener, la sonrisa que solía ser mía”.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.