popup<

Por Mariano Bacigaluppi

01. Promesas (3:40)
02. Ya No Encajan Las Piezas (4:08)
03. Sueño Contigo (4:35)
04. Es La Hiedra (6:42)
05. Sopla El Viento (5:19)
06. Ninfas (3:37)
07. Estatua De Sal (3:54)
08. Dime Tu (5:16)
09. Un Minuto Más (4:58)
10. De Purpurina Y Pan (5:13)
11. Magenta (4:13)
12. Nubila Khan (3:56)

SELLO
Awa Records
Background Noise

WEB
www.exmundus.com

FORMACIÓN
Morti – Voz, Melodías y Letras
Daniel Baraldés – Guitarra
Ricky Frouchtman– Guitarra
Mikel Bassquez- Bajo
Charly Sardá – Batería

Uno de los mejores letristas y cantantes que ha parido este país ataca de nuevo, para la felicidad de un servidor y de tantos otros.

Corrían los noventa y Morti agitaba las riendas de una de las mejores bandas que España ha tenido. Como sabréis me estoy refiriendo a El Fantástico Hombre Bala, banda que tan sólo con dos discos de estudio dieron una verdadera patada al tablero con ese Rock crudo que les caracterizaba, o bien Rock Alternativo como se le solía conocer hace dos décadas atrás. “Tierra De Cerdos” fue su primera obra con un sonido más desgarrador, duro y áspero y posteriormente fue “Estigmas” una maravilla de disco de principio a fin y con unas letras de altísimo nivel. ¿Alguien se ha puesto detenidamente a escuchar “Soy” o “Dar, Dar y Recibir”? Magia absoluta.

Pareciera que la sordera, el pasotismo intelectual y tal vez la cada vez más notoria gana de no pensar (maldita Generación X) hicieron mella y creo que El Fantástico Hombre Bala no tuvo, ni tiene, ni lamentablemente tendrá el reconocimiento que se merece. Es el tributo que hay que pagar por ser diferente… por ser original… en fin.

En su momento pareció una disolución, hoy sabemos que no fue nada más que un parón. Junto a los dos guitarristas de SOBER, Morti formó SKIZOO a mediados de la primera década del siglo veintiuno. Sinceramente nunca fue una banda que me emocionó, pero es algo raro. Tenía un grandísimo combo de músicos unidos para la ocasión. La verborragia de Morti seguía tan afilada como siempre, Dani Pérez, uno de los mejores baterías de la actualidad, estaba tras los parches, y a las seis cuerdas Jorge Escobedo y Antonio Bernardini. Pero nunca llegaron a conmoverme ni a gustarme del todo. Eso si, en directo no dejaban indiferentes a nadie. Una verdadera aplanadora.

Cada uno puede vivir y rememorar el pasado como quiera, pero es momento de que volvamos al presente. Y en la actualidad de Morti, los decibelios junto a los bps han decrecido notablemente, pero no así la calidad, el buen gusto y nuevas letras intimistas, sangrantes y desgarradoras por momentos. Si te gustan las etiquetas, yo las odio sinceramente, podría enrolarse a Ex Mundus dentro el mundo del Rock, con pinceladas del Pop y hasta partes electrónicas. Ambiente melodramático por momentos, sonidos extravagantes netamente forasteros que hacen una perfecta aleación sonora para que nuestros despedazados oídos estén eternamente agradecidos.

Para este nuevo periplo, Morti llamó a dos de sus viejos compañeros en el FHB, Charly Sardá a la batería y Daniel Baraldés a la guitarra. Sumados a éstos, sus nuevos amigos Ricky Frouchtman (Shuarma) también a las seis cuerdas y Mikel Bassquez al bajo materializan este fantástico Ex Mundus.

Todo comienza con Promesas, que obviamente la banda cumple y con creces. Lo primero con que te quedas de la canción es con la penetrante voz de Morti y sus continuos cambios de registro, como así también el piano que nos acompañará durante toda la canción. Rock tranquilo, bebiendo de las mieles del medio ritmo y con un poco extenso pero sentido solo de guitarra.

Ya No Encajan Las Piezas. ¿Seguro? Yo creo que encajan a la perfección. Dos canciones del disco y dos temazos indescriptibles. Nuevamente la voz de Morti como maestro de ceremonias y el contundente y preponderante bajo que se hará presente durante los cuatro minutos de vida de la canción. Grandísimo estribillo donde las guitarras, victimas de los pedales, hacen su trabajo. El momento en el que se coquetea con el reggae a priori del solo es increíble y el solo… tres cuartos de lo mismo como se vocifera vulgarmente.

El primer momento de melancólica ensoñación llegará con Sueño Contigo. Balada, o Soft Rock para los anglosajones, que necesita de varias escuchas para captar toda la esencia que contiene. Es la primera de las canciones donde el factor electrónico comienza a asomar su cabeza. Ideal para vaciar nuestro cerebro por unos momentos y deleitarla con las luces apagadas.

Para Es La Hiedra aparece Enrique Bunbury como estrella invitada. Desde los primeros compases de la misma donde las voces y los sintetizadores son los únicos invitados a la fiesta sonora, pareciera ser una nueva balada, pero esto tan sólo será por algunos instantes ya que la distorsión pedirá permiso y con el acelerador pisado a fondo en el momento del estribillo. Sin lugar a dudas la canción más atípica del disco y, siendo sincero, la que menos me ha gustado.

Volviendo al camino de Sueño Contigo, aparecerá en nuestro clamoroso horizonte Sopla El Viento. Amigos… me tengo que quitar el sombrero. Es un nuevo medio-ritmo, aunque subirá unos escalones por instantes, que está a milímetros de la perfección. Morti, dueño y señor, con su voz en cinco minutos consigue lo que muchos no logran hacer en décadas, que es conmover. Es la canción más cercana al Fantástico Hombre Bala y será por eso que la puedo etiquetar como mi preferida.

Grandísimo comienzo y desarrollo acústico para Ninfas, presentándose como otra de esas magistrales canciones que encontraremos en el redondo. Nueva atmósfera fantástica (hombre bala), pero con una sonoridad musical algo exótica y cada uno de los instrumentos que suenan son para analizar con lupa y para disfrutar obviamente. El piano… una verdadera delicia.

Estatuas De Sal es otra buena muestra que Morti y su séquito nos ofrece… nos regala. Volverán las guitarras eléctricas y se fusionaran con los instrumentos percutivos del lejano oriente, para darnos un óptimo resultado. Nueva letra personal y recóndita y también me recuerda mucho a la primera de sus famosas bandas. Morti… gracias por volver.

El Rock vuelve de la mano de Dime Tu. Por momentos la voz del cantante se tornará algo macarra, algo propio del Rock Urbano que tantos seguidores tiene en este país. Guitarras son slides y frenético final hablan de esta canción como una de las más extrañas. Extraño es experimentar, progresar, buscar… es en definitiva crear. Curiosa y divertida conclusión.

Más de ese intimismo gracias a Un Minuto Más. Otro medio ritmo, casi balada, con un Morti pletórico. En cada palabra que desgrana pareciera contar alguna vivencia. Esta mística canción es otro de los diamantes que más brilla en el Universo Ex Mundus.

En la misma tónica de Ninfas, Purpurina Y Pan dice presente. Comienzo que me recuerda mucho a Strawberry Fields Forever de los Beatles, pero que luego mutará a un nuevo medio ritmo. Delicada canción… a medio camino entre una nana y una cajita musical donde la bailarina bailará sin cesar.

Una nueva demostración acústica encontraremos en la curiosa Cielo Crespuscular. Pareciera inspirada en las películas/libros de la saga que tan en boga está últimamente, el propio Morti se ha encargado de desmentir esto. ¿Será verdad? Ahí queda…

Magenta es una colorida y triste canción. El melancólico piano nos abrirá la puerta y nuevamente LA VOZ será la encargada de llenar cada micrón en el espacio sonoro. Una nueva balada, aunque tendrá despuntes algo más guitarreros, pero sin lugar a dudas la canción tiene sus pilares fundamentales con la voz de Morti y el piano. La guitarra, con un grandísimo solo, irá ganando preponderancia llegando al final. Nuevamente apaguemos las luces y nos deleitaremos…

Nubila Khan además de ser la encargada de decir adiós es un nuevo acontecimiento acústico lleno de añoranza y sensibilidad a flor de piel. Cuesta describir con palabras algo que en su letra reza ‘No dejes que el miedo nos llegue a cegar
como hijo del sol tengo alma de plata’. Los comentarios sobran… la mente es la encargada de disfrutar.

Posiblemente es un disco que a muchos que nos emocionamos con El Fantástico Hombre Bala nos encantará, porque tiene la misma esencia, la misma raíz y tanto músicos como oyentes hemos madurado y seguramente estos sonidos nos sienten muy bien. Caso contrario con los fans de Skizoo, creo que tal vez la lentitud y la experimentación sea un impedimento para que puedan disfrutar de esta magnífica obra. Ellos se lo pierden…

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.