Dentro de este mundillo pueden haber muchos músicos cabrones, pero los verdaderos y auténticos hijos de puta siempre acaban siendo los managers (casi siempre en el mal sentido de la palabra). Dejadme empezar este reportaje relatando una graciosa historia:

Ni siquiera los fanáticos mas acérrimos del folk rock recuerdan al grupo “Grunt Futtock”…quizás se deba a que ese “grupo” solo consistía en una cinta de demo, algunas fotografias bien elaboradas y unos managers bastante persuasivos. En realidad Grunt Futtock no fue mas que una broma de los setenta creada por Andrew Loog Oldham (el descubridor y manager de los Rolling Stones) y Don Arden (manager de los Small Faces), que decidieron usar su reputación para conseguir algo de dinero.

Los dos listillos reunieron a un par de amigos músicos (entre los que figuraban Roy Wood, Peter Frampton y Steve Marriott) en un estudio para grabar una demo…luego contrataron a un fotógrafo para que hiciese un par de fotos de jóvenes “caras bonitas” con pintas de rock stars y ya estaban preparados para dirigirse a las oficinas de dos de los sellos mas grandes de ese entonces: EMI Records y Carlin Music.

(Don Arden con su hija, Sharon Osbourne, que es mujer y manager de Ozzy Osbourne)

Ambas compañías, impresionadas por el grupo que le ofrecían estos dos managers con fama de grandes descubridores de talentos, tragaron el ansuelo y compraron a Grunt Futtock por 10.000 libras…Lo que no sabian era que la banda no existía, y Oldham y Arden estaban tan orgullosos de su hazaña que incluso la comentan en sus respectivas biografías… No hay historia oficial sobre si el dinero fue devuelto o no, lo cierto es que esto demuestra lo que se necesita para ser un manager de rock: mucha cara, confidencia extrema, contactos, saber promocionar y la habilidad para oler el dinero.

No hace falta saber nada sobre música para este oficio, y ni siquiera tener mucha educación (Oldham ni siquiera tenia el graduado)…y es que los managers son los que gozan de peor reputación dentro del mundo de la música, casi siempre el de sanguijuelas que exprimen hasta el último centavo de sus clientes (muchos de ellos acabaron siendo mas ricos que los propios rockstars).

* COLONEL TOM PARKER

Elvis Presley quizás sea uno de los artistas mas reconocidos del mundo, pero nunca tocó fuera de su país….¿la razón? su manager: Colonel Tom Parker. Tom alegaba problemas de seguridad como razón para que Elvis no tocase en el extranjero, pero en realidad tenía miedo de no poder volver a entrar a EEUU ya que era un inmigrante ilegal holandés que emigró en 1930. Parker empezó a hacerse cargo de artistas del country, hasta que encontró a su mina de oro: El Rey Elvis…desde el principio no se contentó con el 10% habitual de los managers, y se llevaba por cada acto un 25% (en algunos casos el 50%). Parker aprendió todas sus habilidades del circo, con el cual viajó durante su juventud, y sentó las bases del manejo de artistas que se utiliza actualmente (pago del dinero en adelanto, control total de los medios y merchandising masivo). Se cuenta que cuando Elvis murió de sobredosis en 1977, directamente después del funeral que se celebró en Memphis, Tom voló a Nueva York para arreglar las condiciones de la venta de memorabilia sobre El Rey. Durante sus últimos años Tom se convirtió en un adicto al juego, y cuando falleció en 1997 su fortuna aproximada de 100 millones de dólares se redució a menos de un millón.

Pero no todo es oscuridad en el mundo de los managers…también los hay aquellos que fueron toda una bendición para sus clientes, unos managers sin los cuales los artistas vivirian en el anonimato. Por ejemplo, los Beatles estaban cargados de talento, pero sin Brian Epstein (su manager) y toda su parafernalia promocional no hubiesen llegado inclusive a sonar en la radio…cosas asi son las que te ponen a pensar si a veces es suficiente el talento, he aquí un ejemplo:

Chas Chandler nació para ser un manager de rock: empezó a trabajar a los 15 años en una fábrica del norte de Inglaterra. Pronto se convirtió en el encargado de toda la fábrica y nadie podía tumbarlo (también quizás a su exagerado tamaño xD). Se unió a los Animals como bajista, pero no era muy bueno y se hundió en el mismo bote del grupo (una caída en picado también debido al mal manejo por parte de sus managers, que estaban todo el día colgados en LSD). Chandler aprendió de todo esto algo muy valioso: lo sonante estaba en el management.

Por casualidad descubrió a un desconocido Jimi Hendrix en Nueva York…instintivamente sabia que podia convertirlo en una estrella, pero no tenia dinero para hacerlo, asi que decidió llevarselo a Inglaterra. Le dio un cuarto en su piso y empeñó toda su colección de guitarras para poder agendarle su primer concierto. Había un problema: Jimi se avergonzaba de su voz y solo queria tocar la guitarra…gracias a la persuación del manager Jimi aceptó cantar. Así, desfilando de estudio en estudio, y de hogar en hogar (ya que Chandler no podía permitirse quedarse en un sitio mucho tiempo) se formó el sonido de Jimi Hendrix Experience.

Tres años después, en una nube de intoxicación, Hendrix despidió a Chandler, y poco después fallecia debido a las drogas. (Chandler luego llevó al estrellato a Slade en la BBC).

Los hay también managers que se alejan totalmente de la música y solo venden la imagen del artista, este es el caso de Malcolm McLaren…La creación de Malcolm fueron los Sex Pistols, donde todo se trataba de imagen (ya que su vocalista, Johnny Rotten, ni siquiera podía cantar). Los Sex Pistols definitivamente no eran los mejores músicos del mundo, pero si que tenían actitud de sobra y el look, cosa que Malcolm supo aprovechar para enriquecerse a costa del punk. Malcolm no sabe nada de música, pero es uno de los managers de la historia de música que consiguió lo máximo en el mínimo tiempo posible: una banda que era mas famosa por sus “historias” que por su música y unos sellos que pagaban fortunas para echarlos de sus seno (nadie queria tener a los Sex Pistols bajo su escudo, e incluso las salas de conciertos se negaban a dejarlos tocar).

Al fin y al cabo todo se resume en la típica historia del manager de rock: empieza con unos jóvenes espíritus que se convierten en dioses a través de un camino plagado de drogas, y acaban en la corte judicial dividiendo las ganancias de toda la vida. A Noel Redding (bajista de Jimi Hendrix) le pidieron una vez consejo sobre la carrera en el mundo del rock, y él no lo pudo haber dicho mejor: “estudia derecho y comprate un arma”.

DOS EXCEPCIONES DENTRO DEL OFICIO:

* Peter Grant

Peter Grant era 150 kilos de pura intimidación…se comenta que una vez se envolvió en una enorme pelea a puñetazos con un promotor musical que trataba de robarle un cantante, y que seis policias trataron de pararlo (todos acabaron en el suelo). Peter nació en Londres en 1935 y a la edad de 15 años era tan grande que ya ejercia de luchador libre en una liga profesional. Pasó de la fuerza bruta a utilizar sus músculos para el rock y llegó a representar a Chuck Berry y Little Richard, pero su verdadero amor vendría después: LED ZEPPELIN. Peter era temido y odiado en varios circulos, pero una cosa le hizo ganar el respeto de medio mundo: para él los músicos eran lo primero. En 1968 consiguió que Atlantic Records diese un adelanto de 200.000 dólares a unos desconocidos Led Zeppelin por un contrato de 5 años, además de los royalties mas altos de la historia (5 veces el de los Beatles). Peter hizo enormes a los Zepp durante los 70´s, pero cuando llegaron los 80´s ocurrió algo trágico: John Bonham, batería del grupo, fallecía y dejaba traumatizado a Peter, quien también se refugió en las drogas y dejó a los Zepp a cargo de otro manager…Aun asi es toda una leyenda por estos círculos.

* Rod Smallwood

Quizás la banda mas grande del heavy metal, Iron Maiden, cuentan con el mismo manager desde siempre…y ese hombre no es otro que Rod Smallwood. En sus años mozos fue manager de varias bandas de punk, e incluso concretó uno de los primeros contratos de Judas Priest (con la agencia MAM), pero pronto se aburrió de la moda de ese entonces (el punk) y decidió volver a la universidad, hasta que un amigo suyo del club de Rugby le pasó una demo de un grupo del este llamados “Iron Maiden”. Rod, que siempre estubo mas a favor de Deep Purple que del punk, quedó impresionado y decidió llamar al líder del grupo (Steve Harris) para hacerse cargo de ellos (la demo que se menciona es la famosa “Soundhouse Tapes”). Para 1979 Rod ya tenia a Maiden girando por todo el país y con un contrato para EMI…y en 1980 se le ocurre la genial idea de crear “Sanctuary”, el sello por el cual Iron Maiden editaría gran parte de su material (Sanctuary se convirtiría en los próximos 15 años en la compañia musical independiente mas grande del mundo). Luego de 30 años Rod sigue siendo manager de los Maiden, recorriendo con ellos el mundo. Todo se basó en confianza.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.