Texto: Jorge Fretes

Quizás a muchos no les suene el nombre de Hugh Laurie, pero si en cambio menciono el nombre de “House” ya todos sabemos de quien estoy hablando, ¿no? Pues por si no estaban al tanto, el afamado doctor de televisión también se dedica a cantar y tocar el piano, y en este caluroso verano andalúz hemos tenido la gran oportunidad de verlo en Marbella haciendo gana de una gran destreza musical y como frontman.

El show se enmarcaba dentro del Starlite Festival, una gran idea llevaba a cabo durante el verano y que acerca a nombres de fama internacional al público malagueño. En esta edición, además de Hugh Laurie, también se han presentado o presentarán: Paul Anka, Simple Minds, Tony Bennett, Roger Hodgson, George Benson o Christopher Cross…asi que ya os podéis hacer una idea del calibre de las actuaciones este año.

Lo primero que impresiona al llegar al lugar es el lugar en si: un anfiteatro ubicado en una cantera en Marbella, con un lounge de primera clase y con una organización excelente de principio a fin. Unos autobuses colocados por la organización transladan a los asistentes desde la zona de parking hasta el anfiteatro en si (ubicado unos cuantos metros mas arriba). Una vez dentro nos espera la recepción del lounge, donde inclusive se pueden degustar aperitivos preparados por el reconocido restaurante El Bulli, con precios acordes a la ocasión. Unas cuantas cervezas después solo nos espera lo principal: Hugh Laurie y su música.

Con puntualidad casi perfecta (no por nada es inglés) sale al escenario Hugh Laurie, copa en mano, para empezar el show encima de un escenario sin mucho aderezo pero con lo justo y necesario para crear un ambiente “clásico” y hogareño. La banda que lo acompaña es simplemente sublime, destacando al batería y al contrabajo por encima del resto de músicos, además de la increible vocalista de soul que lo acompaña en los coros.

Contando con que el material que interpreta Hugh Laurie durante su show es el mismo que su disco debut “Let Them Talk”, es decir, completamente versiones de otros artistas, el músico / actor utiliza todos sus encantos para hacer del show algo ameno: anécdotas sobre la creación de las canciones, bromas negras sobre los músicos que han interpretado esos temas, buscar el apoyo de sus músicos encima de las tablas y hacer partícipe al público del propio show.

De esta manera las dos horas de show se pasan rápido, y con un sonido impecable no hay relativamente nada que reprochar a esta primera actuación de Hugh Laurie en nuestras tierras. Quizás este tipo de giras le de algo de confianza para poder atreverse con composiciones propias al mando de su piano y de su característica voz.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.