Los detractores de “Equlibrium” (que los hay muchos, algo que casi logra que esta película pase desapercibida) se han esforzado mucho en catalogar todas las novelas de ciencia ficción de la que su director Wimmer bebe a lo largo del film, a modo de desacreditar su trabajo (como si las películas de ciencia ficción no hayan estado alimentandose de sus predecesoras en los últimos 20 años ¬¬). Si, en Equilibrium encontramos deja vu´s de “1984”, de la saga de “Matrix”, de “Farenheit 451” y otra docena de novelas y películas sobre un futuro apocalíptico, pero ni Wimmer ni su película lo niegan en ningún momento. Donde muchos ven una película construida a base retazos de otras 18 otras referencias, algunos vemos a un hombre que claramente tiene mucho respeto por el género y ha usado varias inspiraciones para crear una pieza de arte que puede sostenerse por si sola.

En “Equilibrium” vemos un futuro cercano donde la emoción humana ha sido abolida. En un esfuerzo constante por mantener controlada la volatilidad de la naturaleza humana, el gobierno nos ofrece una droga (Librium) que se inyecta de manera diaria para suavizar casi al completo las emociones. En dicho gobierdo, además de la policia, también contamos con los clérigos del Grammaton: oficiales expertos en pelea que se encargan de buscar y destruir todos los rastros de la antigua emoción humana: pintura, música y demás formas de expresión humana que llevan a fuertes emociones.

En auténtica forma de historia de ciencia ficción contamos con un héroe que pasa de ser parte de la maquinaria a ser la última esperanza de la humanidad. Christian Bale (American Psycho, Batman) interpreta al clérigo John Preston, un oficial dedicado a destruir toda idea de pensamiento libre hasta que el pensamiento libre llega a él y decide tomar el otro camino mas allá de la “Gunkata” (una especie de arte marcial que involucra armas de fuego, bastante conseguido a lo largo del film).

Las escenas de lucha, el concepto general de la película, y por sobre todo las actuaciones hacen que sea un film digno de ver, con unos magníficos Christian Bale, Emily Watson y Sean Bean. Si eres lo suficientemente fanático de la ciencia ficción para notar todas las fuentes de las que se sirve Wimmer aqui te darás cuenta que Equilibrium es 50% homenaje a los films clásicos y 50% original por derecho propio. Impagable la escena en la que Bale escucha por primera vez a Beethoven…

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.