popup<

Ahora publicamos la íntima y reveladora charla que mantuvimos con Mat McNerney sobre el nuevo disco de Grave Pleasures. “Motherblood” se publicará en breve, y queríamos saber si el fantasma de Beastmilk aún rodea al grupo a pesar de los cambios de formación. No te pierdas nuestra conversación con una de las bandas mas prometedoras del death rock y el post punk europeo. Por Morpheus Misfit

– Siendo que ya es el segundo álbum de Grave Pleasures ¿Has dejado ya todo lo de Beastmilk atrás o sigue estando presente en la banda?

Para mí ya está todo en el pasado, aunque ese pasado es parte de nuestra historia. Todavía tocamos algunas canciones en directo, y se siente como una continuación de ese viaje que empezamos con Beastmilk. Es parte de nuestra historia pero ya no se siente como si fuese un elefante en una habitación pequeña.

Con el disco anterior sentía que tenía que dar muchas explicaciones sobre lo que pasó con Beastmilk, también la gente tenía muchas expectativas sobre lo que íbamos a hacer, pero ahora siento que tenemos mas espacio para que la música hable por nosotros. Me alegra que lo de Beastmilk se haya quedado ya atrás.

– ¿Se puede decir entonces que no hay malos rollos entre tú y la gente que formaba parte de Beastmilk?

No, no se puede decir eso (risas). Ya no tenemos la relación que teníamos antes. No hay relación.

– En la nota de prensa de “Motherblood” se sigue llamando a la banda post-punk y death rock ¿Crees que refleja lo que están haciendo ahora?

No, a ver, si yo tuviese que describir a lo que sonamos diría que es post-punk, pero luego todo es rock. Lo puedes clasificar como quieras pero sigue siendo rock, lo que pasa es que a la gente le encanta clasificar las cosas en géneros…si tienes que elegir un género tiene que ser el post-punk, al menos en nuestro caso.

Nuestro rango de influencias es bastante amplio,y creo que eso se nota bastante en “Motherblood”. Mientras hay riffs del post-punk, creo que también hay sonidos de diferentes escenas y movimientos que la gente puede captar, gente de esas escenas. Yo creo que eso nos abre las puertas a que mucha gente nos pueda dar una oportunidad, no un grupo exclusivo de personas que escucha solo una cosa.

– ¿Es “Motherblood” una continuación de “Dreamcrash” en cuanto al sonido? ¿Son dos entidades totalmente separadas?

Yo lo veo como otro capítulo más en la historia que empecé cuando hice Beastmilk. Estoy buscando una reacción chocante a mi pasado en el black metal. Con “Motherblood” sigo buscando profundizar en la música que escuchaba mientras estaba creciendo, mis influencias ochenteras, el death rock y el rock clásico, y sin miedo de abrazar al pop. “Motherblood” es una mezcla de influencias.

– Jaime Gomez Arellano trabajó con la banda en este disco. Se lo conoce por trabajar con grupos tan dispares dentro del metal y el rock (Paradise Lost, Ghost, Cathedral, Ulver) ¿Lo eligieron justamente por esa versatilidad y porque no se casa con ningún sonido?

Sí, y por muchas razones más. Ya habíamos trabajado antes con él en otros proyectos, Juho Vanhanen había trabajado con él en un disco de Oransi Pazuzu, yo había trabajado con él en un disco de Hexvessel, así que lo conocíamos bien. Queríamos a alguien que no tuviese problemas con nosotros, que supiese lo que es trabajar con nosotros, y que pudiese ser un integrante más del grupo.

Sabíamos que podía ayudarnos en la parte creativa de este disco, que no tendríamos desacuerdos de ningún tipo ni problemas en el estudio. Ni siquiera lo pensamos dos veces, cuando empezamos a componerlo sabíamos que Gomez tenía que hacer este disco. Yo ya había hablado con él para hacer el segundo disco de Beastmilk que nunca se grabó, lo había conocido en su estudio en Londres y lleva en mi cabeza mucho tiempo.

Creo que la idea de que haya grabado a tantas bandas diferente es parte de su encanto, porque no viene con ninguna idea preconcebida, no tiene un sonido específico que funcione como una fórmula. No es ese tipo de productor que trabaja como si tuviese un catálogo, él hace lo mejor para el sonido de cada banda. Es músico, así que tiene ideas musicales geniales.

– Mencionas a Juho Vanhanen, y su presencia se nota bastante en “Motherblood” ¿Fue una decisión fácil elegirlo a él cuando estabas buscando nuevos integrantes? ¿Lo tenías bastante claro también?

Bueno, en verdad lleva con nosotros desde “Dreamcrash”, aparece en el disco e hizo toda la gira, pero como no aparece en las fotos promocionales la gente cree que aún no estaba. No es que haya reemplazado a nuestro antiguo guitarrista Linnea, es que ya estaba con él, y cuando Linnea se fue lo que hizo fue tomar un rol mas participativo en la composición.

Lo conozco desde hace tiempo, los dos vivimos en Tampere y Oransi Pazuzu fue la primera banda que vi en directo cuando me mudé aquí. Colaborar con él fue muy fácil porque era algo que los dos queríamos hacer desde hace tiempo. Creo que es palpable en “Motherblood” la emoción que sentimos de poder trabajar codo a codo.

– A pesar de poner todas tus influencias sobre la mesa, un músico también es creador ¿Crees que con “Motherblood” entras en nuevo terreno y aportas algo nuevo a la música?

Creo que estamos influenciados por varias cosas, pero también creamos algo nuevo. No haría lo que hago si no tuviese una historia que contar, así que al hacer las cosas de la manera que las hacemos creo que tenemos algo de credibilidad artística. No es algo que tenga que demostrarle a alguien, creo que el mismo hecho de hacerlo ya demuestra su validez.

Creo que mucho de lo hecho en “Motherblood” se separa bastante de nuestras influencias, hay una lucha constante de estilos que hace que suene fresco. Hay mucho pop en este disco, también hay mucha atmósfera, muchos momentos épicos y melódicos como “Atomic Christ” que no escucho en la música de hoy día.

Sé que cuando este disco se publique se hablará mucho de él y que nos separará del resto. Soy un gran coleccionista de música, disfruto mucho consumiéndola y creándola, y pienso que uno no debería hacer música si no cree realmente en ella.

– ¿Crees que los fans de tu trabajo con Beastmilk o de “Dreamcrash” no mirarán con buenos ojos lo hecho en “Motherblood”?

No, no creo que este disco no le guste a nadie de nuestra base de fans, es justamente lo que la gente que nos sigue espera de nosotros. No pierdo mi tiempo preocupándome por eso, creo que será al revés y que gente que normalmente no nos escucha nos dará una oportunidad.

Todavía somos una banda desconocida, somos muy underground, y espero que “Motherblood” arroje un poco de luz sobre nosotros. Esperamos poder salir un poco de nuestra escena, pero en cuanto a nuestra base de fans creo que “Motherblood” hará click de manera inmediata.

– A pesar de ser una banda underground y desconocida, desde que empezaste en 2010 rapidamente nombres como Darkthrone o Converge se fijaron en tu música, incluso la todopoderosa Sony ¿Qué crees que te diferencia del resto de bandas que pueden hacer algo parecido a Grave Pleasures?

En primer lugar creo que tenemos muchos problemas para encontrar bandas que hagan algo parecido a nosotros, por ejemplo para salir de gira. No encontramos grupos de nuestro género, sea cual sea ese género, porque las bandas clásicas de post-punk se pegan mucho al sonido ochentero, luego están las bandas de metal que tocan música “muy metal”, cosa que nosotros no hacemos.

Incluso si miras en Spotify no encontrarás bandas relacionadas a nosotros, al menos no que estén en activo ahora. Creo que eso es indicativo suficiente de que hacemos algo muy personal, muy nuestro, e incluso hay bandas que pueden salir hoy día influenciadas por el sonido de Beastmilk. Creo que somos una escena que aun está emergiendo.

– ¿Cuánto tiempo te costó crear “Motherblood”? Desde la primera idea hasta que ya estaba el disco terminado

Creo que me tomó un año completo terminar este disco, pero somos compositores muy disciplinados y hemos aprendido con el tiempo a hacer este trabajo bastante bien. No fue nada estresante, todos en este grupo están en la misma página y con la misma mentalidad. Somos músicos experimentados, fue mas bien disfrutar del proceso que sentir stress por grabarlo.

Un año ha sido el tiempo ideal para terminar el disco, a veces cuando estás cocinando y dejas la comida mucho tiempo en el fuego puede que se te pase, nosotros con “Motherblood” lo sacamos bastante fresco. Tardamos mas tiempo en componer las canciones que en grabarlas en el estudio.

– “Dreamcrash” se lanzó en mayo de 2015, y poco más de dos años después tenemos “Motherblood” ¿Crees que el ciclo de nuevo disco cada dos años es tiempo suficiente para todo lo que conlleva un nuevo álbum con las giras y demás?

No lo sé, veremos todo lo que da de sí este nuevo álbum y hasta donde nos puede llevar. Todas las bandas son buenas mientras su último álbum sea bueno, y veremos hasta donde nos llevará a tocar este “Motherblood”.

Me gustaría tocar más en directo, ya que tenemos tres discos de material para los directos y queremos llegar a toda la gente a la que no podíamos llegar antes. Es cosa de ser prácticos, y creo que 2 años es un tiempo prudente entre disco y disco, pero tampoco es algo que tengamos planeado: lanzar un nuevo álbum cada 2 años como ley.

– El disco no ha salido aún, pero seguramente amigos y conocidos ya lo habrán escuchado. De todas las opiniones que te han dado ¿Hay alguna que pienses que sí entendió a la perfección lo que querías hacer en “Motherblood”?

No he hablado con mucha gente del disco porque aún no está publicado, con la gente que he hablado de él han sido periodistas y a través de entrevistas como ésta. Sí que recibí un email de David Tibet, quien aparece en el disco, y me ha dicho que le resulta paranoico, oscuro, atrapador, pop, enganchante, con mucho ritmo…es una buena reseña en pocas palabras, y me halaga que un músico como él piense eso de este álbum.

– En este tipo de música ¿Qué tanto importa la imagen? Los videoclips, el escenario, la estética

Creo que todo lo que hacemos es importante, no solo la música. No creo que un aspecto sea mas importante que otro, pero sí que todo está bastante cuidado porque es parte del pack. Me encargo de que todo sea bastante detallista, todo lo que rodea a la banda, porque lo hago con todo mi corazón y quiero que signifique algo. Para mí como nos vemos o nos vestimos, nuestros escenarios o la manera de hacer las cosas tienen un impacto muy importante. Todo eso tiene que reflejar nuestra música, y viceversa.

– Ya para terminar: la portada ha quedado genial, estoy seguro que saldrá buen merchandising de ello ¿Fue la primera idea que tuvo el grupo o se consideraron otras?

Sí, fue el primer pensamiento que tuvimos para la portada, y siempre tiendo a usar lo primero que se me ocurre. La verdad es que nos tiramos muchos meses planeando la sesión de fotografía para la portada, preparando todos los elementos y buscando a las modelos adecuadas, todo tenía que ser perfecto y al detalle.

Elegí a la artista Tekla Vály, que es mitad finesa mitad húngara, para este trabajo y ha hecho exactamente lo que yo tenía en mente. Cuenta de manera perfecta, a través de la imagen, la historia que tenía pensada para el disco. No podría ser mejor.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.