El pasado viernes se publicó “Silver”, el nuevo trabajo de los suizos Gotthard. Si lo tuyo es el hard rock sabrás de quienes hablamos, una banda que en este 2017 cumple 25 años de actividad y que no pretende bajar el pie del acelerador. Su guitarrista Freddy Scherer atiende a nuestras preguntas, y se sincera sobre la trayectoria de la banda hasta ahora. Por Morpheus Misfit

– Ya se cumplen 25 años de Gotthard, y este “Silver” es el tercer disco con Nic Maeder a la voz ¿Crees que finalmente se puede quitar de encima el stigma de ser “el nuevo”?

Creo que con cada disco tenemos que mirar hacia adelante, y no al pasado. Con “Firebirth” todo estaba todavía muy reciente y fresco, acababa de ocurrir lo de Steve y por supuesto que la gente lo miraba como “el chico nuevo” en Gotthard. Ahora en este nuevo álbum, ya el tercero, nadie lo ve de esa manera.

– Al igual que en “Bang!”, Charlie Bauerfeind vuelve a estar a cargo de la producción. A pesar de ser la misma persona trabajando con vosotros ¿Hizo algo diferente esta vez o es básicamente el mismo trabajo que hace 3 años?

De cierta manera fue igual ya que la misma gente estaba involucrada en el proyecto en ambas ocasiones, aunque para este “Silver” trabajó mas codo a codo con Leo (Leoni) que en la vez anterior.

Estuvieron mas pegados durante todo el proceso y se nota la influencia de uno en el otro. Ahora Charlie nos conocía mas, por lo cual fue más fácil trabajar y que salgan las cosas a la primera.

– En este disco hay canciones como “Only Love Is Real” con varios arreglos diferentes a lo largo de la canción, y es un soplo de aire casi al final del disco ¿Ya es casi obligatorio tener este tipo de power-ballad en los discos de Gotthard?

Grabamos las canciones según vengan, no tenemos ningún plan establecido para los discos. Estuvimos componiendo cada uno por nuestra cuenta durante unos 9 meses, luego nos reunimos y vimos el material que teníamos.

Es cierto que canciones como “Only Love Is Real” son ya un acercamiento clásico en nuestros discos. Está casi al final porque surgió de repente hacia el final de la producción y no al principio, pero no teníamos planeado cerrar el álbum de esa manera. No somos muy de planear este tipo de cosas.

– Luego tienes riffs enormes en todo el disco, canciones como “My Oh My” que te hacen levantarte del asiento ¿Cambiaron mucho las canciones en esta producción? Ya que me comentas que tampoco entras en cada disco con una idea pre-concebida.

Terminamos las demos y nos reunimos con Charlie para que nos sugiriera que camino tomar de ahí en adelante, y sacamos en conclusión que queríamos un sonido mas “vintage”. No fue un proceso difícil, pero sí que este disco cambió bastante desde su inicio hasta lo que puedes escuchar.

Grabarnos fue fácil para Charlie, el equipo (amplificadores y demás) fue el mismo que usamos para “Bang!” y ya estaba todo configurado. Por supuesto que las canciones de “Silver” son diferentes a las de “Bang!” y por eso ciertos arreglos con el sonido de la batería son diferentes.

– Muchas de estas nuevas canciones dan la idea de que también podrían funcionar en formato acústico, como uno que acaban de dar en un directo ¿La composición fue íntegramente en guitarra eléctrica o alguna idea también salió en acústico y luego se transformó?

Hay pocas excepciones, pero la mayoría de las canciones las compongo en guitarra eléctrica. En las canciones mas pop, mas melódicas, quizás si haya alguna idea que haya empezado en una guitarra acústica y se haya cambiado a eléctrica en el proceso. Son muy pocas pero sí es cierto que tienen su presencia.

– El 13 es un número de la suerte, y en este disco hay 13 canciones ¿En algún momento paraste porque pensaste que ya era suficiente material para un solo disco?

Cuando hicimos las demos teníamos dos canciones más, que luego no acabaron entrando en el disco porque no pensamos que fueran lo suficientemente buenas, y también porque ya teníamos material suficiente para “Silver”. De todas maneras grabamos en total 16 canciones, otras 3 aparecerán en ediciones bonus del disco.

– El disco sale a la venta este enero e inmediatamente la banda se embarca en una gira por el 25 aniversario. Normalmente uno sale a promocionar su último lanzamiento, pero no es el caso ¿También habrá temas de este nuevo “Silver” en esa gira?

En realidad no es una gira de aniversario como tal, sí que vamos a hacer unos shows muy especiales este verano para celebrar los 25 años, pero en la gira que vamos a empezar ahora tocaremos tanto material de “Silver” como de todos los otros discos de Gotthard.

Todavía estamos trabajando en el setlist pero sabemos que queremos incluir canciones antiguas que no hemos metido en otras giras, además de las canciones nuevas de “Silver”. Será una mezcla de todo.

– Luego de 25 años de historia y con “Silver” ¿Crees que puedes coger una canción vuesta en 2017 y decir “esto sueña a Gotthard y a nada más”?

Es difícil de decir con este nuevo disco, pero diría que hay canciones como “My Oh My” que suenan 100% a los Gotthard clásicos, lo típico que llevamos haciendo los últimos años. Al inicio de nuestra carrera habían muchas partes acústicas y cierto aire a pop, ahora somos mas rockeros aunque sigamos teniendo canciones como “Not Fooling Anyone” que sí recuerdan a esa primera etapa.

– En estos 25 años has experimentado con el éxito, la fama, las giras interminables, la trágica muerte de un miembro del grupo, y un renacer. Si tuvieses que recordar a Gotthard por algo en estos 25 años ¿Por qué sería?

Es una pregunta muy difícil porque nos han pasado muchas cosas, pero creo que sin duda destaca la muerte de Steve Lee en 2010. Eso fue el mayor acontecimiento en la banda, ya no solo a nivel musical sino a nivel de nosotros como familia. Si dejamos eso a un lado podría hablarte de tantas cosas pequeñas que han tenido impacto pero no podría elegir una.

Gotthard nunca hemos sido una banda que ha tenido un gran impacto, nunca hemos realizado una gira mundial sino que nos hemos ceñido al “programa de Gotthard”. Hubieron puntos muy altos como la primera vez que tocamos en España, o la primera vez que fuimos a Sudamérica, la primera vez que tocamos en un estadio…son tantas cosas a lo mejor insignificantes para otros pero muy preciadas para nosotros. Son demasiados años para recordar solo una cosa (risas).

– Gotthard ha tocado en varios sitios, especialmente en Europa, pero como dices aun no ha recorrido todo el mundo ¿Hay algún sitio que particularmente te gustaría visitar y tocar?

Realmente disfrutaría tocando en dos sitios en EEUU: Los Angeles y Nueva York, aunque tocar en Nueva York sería ya mi sueño cumplido. También me gustaría tocar en Canadá, porque Canadá es muy parecida a Suiza tanto por el clima y por la mentalidad de la gente. Sería interesante tocar allí. Islandia también está en nuestros planes, y Australia sería muy importante para Nic. Para mí personalmente la elección sería nueva York.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.