Texto: Morpheus Misfit

Luego de unos cuantos intentos de entrar en la liga de directores y grandes producciones de Hollywood que fueron fallidas (como “Cop Out” con Bruce Willis), el director de “Clerks” (Kevin Smith) volvió en 2011 con una pelicula al estilo DIY titulada “Red State” que podría haber sido mejor pero que aun con sus múltiples fallos consigue atraparnos en la historia durante todo su mRed-State-1[1]etraje.

Y es que la historia no tiene desperdicio: pretende ser una crítica del estilo de vida norteamericano centrado en los fanáticos religiosos (Westboro Baptist Church, alguien?) y sus cultos enfermizos, y la posibilidad de una rebelión de estos contra la sociedad a base de armas y balas. Una idea presente en nuestros días que podría estallar en cualquier momento, y que Kevin Smith ha convertido en film para deleite nuestro (y para levantar ampollas en media sociedad conservadora norteamericana).

Antes comentabamos los fallos del film, y es que cierta ingenuidad del director para llevar una pelicula de tinte político al género del terror (pasando en momentos por la comedia) ha hecho que sus pretensiones (y nuestras espectativas) no fuesen cumplidas al 100%. De todas maneras le honra haber llevado la distribución del film de manera personal e independiente, sin aceptar a críticos profesionales ni entrevistas a grandes medios durante el tour de presentación de la pelicula…mantengamoslo todo muy indie, no?

red_state1_nosologeeks[1]La actuación de John Goodman, y por sobre todo de Michael Parks como pastor de la iglesia, simplemente es de lo mejor del film. Aparecen tan convincentes en su rol (uno policia, otro predicador) que podríamos llegar a pensar que estos personajes pueden extrapolarse a cualquier predicador fundamentalista o cualquier jefe de una unidad antiterrorista norteamericana que pueda funcionar ahora en EEUU. Otro punto fuerte de “Red State” es la fluidez con la que corren los minutos, y esa falta de interés en involucrarse en historias personales al exceso de desviarse del punto principal a tratar.

En una orgía de sangre, situaciones bizarras, enfrentamientos armados y errores humanos que cuestan vidas, se trata de un film digno de ver y criticar. Lo caótico de Kevin Smith puede ser una estrategia artística, y es que al final el film parece una historia inacabada a medio camino entre algo que intenta levantar la conciencia y algo que intenta entretener dentro del género del terror adolescente. Gracias Kevin Smith por estos fallos.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.