Por Jose Carlos de Marte

Director: George Miller

Mad Max: Fury road es una película que ha abusado de esteroides, va puesta hasta el culo de coca y speed, y para rematar ha acabado con una buena dosis de peyote en el desierto. Analogías drogadictiles aparte, es un espectáculo de principio a fin para cualquier amante del cine de aventuras palomitero y uno consideraría poco menos que un sacrilegio que los aficionados a la ciencia ficción post-apocalíptica no fueran al cine a ver esta película.

 

Pues sí amigos/as. Ha vuelto el loco de Max. Max Rockatansky, el mismo que viste y calza, esta vez interpretado por un más que correcto (y de portentoso físico) Tom Hardy. Me resulta difícil ser objetivo con Mad Max ya que su universo siempre ha sido una de mis ficciones favoritas, ya desde mi niñez. Citando a un buen amigo “que te gusta un apocalípsis”…Efectivamente soy muy fan del mundo de Mad Max y del páramo desértico, salvaje y post-nuclear como lugar idóneo donde pasar unas buenas vacaciones. Intentando no caer en zona “fanboy” me adentro en la reseña sin más dilaciones.

madmaxMad Max: fury road es un auténtico espectáculo. Pero uno de verdad. Y no uno cualquiera. Es un espectáculo cinematográfico con un encanto y una entidad propia que eclipsa prácticamente a cualquier película de acción/ciencia ficción hecha en la última década (y me quedo corto). Eso sí, Mad Max es cine de aventuras y acción, pero partiendo de esa premisa, y si el espectador es lo que busca…sencillamente no tiene parangón. No es que sea muy fan…es que los aspectos técnicos de la película son revolucionarios, cuanto menos. Consta de un guión sencillo, sin rodeos, y acción a raudales.

Sin embargo, y a pesar de esto, no aburre. ¿Mucha acción que no aburre? Si no me crees, ve al cine a verla y me lo cuentas. Los 120 minutos de film están REPLETOS de escenas para el recuerdo y cuando piensas que la escena que acabas de ver es lo mejor de la película y que no será superada…ZAS! aparece otra mejor.

El diseño artístico y la caracterización de los personajes son absolutamente abrumadores, hasta el punto de que las imágenes se congelan en tu cabeza hasta muchas horas después de salir del cine. Días diría yo. Miller ha conseguido, gracias a los medios actuales, recrear la ciencia ficción post-apocalíptica a unos niveles de detalle que las imágenes de por sí, sin necesidad de explicación, te gritan cómo es este mundo distópico e inhóspito y porqué la gente está tan loca y desesperada. Esa es una clave de esta Mad Max: Fury road…que es una película QUE CUENTA MEDIANTE IMÁGENES. No hay casi necesidad de palabras tal es el nivel visual. Ni que decir tiene que la fotografía es abusivamente buena, dejando al espectador maravillado con cada plano…pero realmente maravillado.

madmaxA nivel interpretativo, encontramos actuaciones desde buenas a extraordinarias, como la de Charlize Theron, cuyo personaje Imperator Furiosa se antoja como una de las heroínas más carismáticas de la historia del cine de acción, y no exagero lo más mínimo. Sorprendente, por poco esperada, la carga anti-machista del film.Un canto en defensa de la mujer sometida en una sociedad de hombres y un guiño a esa fémina que se rebela contra lo establecido, contra la opresión del hombre déspota. Bravo Miller. Con dos cojones.

Tom Hardy cumple bien como nuevo Max, y en términos puramente atléticos, se necesitaba a un actor capaz de superar las exigencias físicas de este rodaje…que ha debido ser muy severo dado que la mayoría de acción es real y no CGI (virtual). Ahí tenéis otra razón por la que Mad Max: fury road es diferente a muchos films de acción actuales. Acción grabada a la vieja escuela…acción REAL y obviamente, y valga la redundancia, se siente REAL! El war boy Nux, Immoratan Joe, el guitarrista flameador…en fin todo un mosaico disparatado de personajes únicos y llenos de carisma que dotan a la película de una originalidad y un encanto que la elevan muy por encima de la media de este tipo de cine. Hay mucho más de lo que hablar, porque la película da para más, pero en algún momento he de ir concluyendo.

Mad Max: Fury road es una película que ha abusado de esteroides, va puesta hasta el culo de coca y speed, y para rematar ha acabado con una buena dosis de peyote en el desierto. Analogías drogadictiles aparte, es un espectáculo de principio a fin para cualquier amante del cine de aventuras palomitero y uno consideraría poco menos que un sacrilegio que los aficionados a la ciencia ficción post-apocalíptica no fueran al cine a ver esta película. Hacía mucho tiempo que no salía del cine tan zarandeado y pensando que la realidad es insulsa y jodidamente aburrida. Gracias tito George por levantar esta polvareda.

En fin…BIZARRA, SALVAJE Y ESPLÉNDIDA COMO ELLA SOLA.

Valoración general 8,5/10
(gran cine de acción y aventuras, entrenamiento visual de altísima calidad)

Valoración friki 9,5/10
(no se qué haces que no has cogido el coche para ir a verla ya)

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.