Por Nekrokosmos

Director: David Sandberg

Ha sabido sobrevivir al hype y de manera muy decente.

Si vives en el planeta tierra y te gustan las películas de los 80´s seguramente habrás visto en algún momento el trailer de “Kung Fury”, que se hizo viral en tiempo récord en la red. Pocas veces un solo trailer ha creado tanta expectación, al nivel de que la campaña de crowdfunding que se llevó a cabo para poder realizar el film de 30 minutos haya llegado a su objetivo en un solo día. Para agregarle mas picaresca al asunto, el propio David Hasselhoff ha promocionado el film y realizó una canción para su banda sonora, la pegadiza y brutal “True Survivor”. Ahora solo quedaba ver si “Kung Fury” lograba superar el hype por la nostalgia de treintañeros por las películas de sus infancias.

kungfuryCabe destacar que “Kung Fury”, a pesar de contar con todos los clichés habidos y por haber del cine norteamericano de acción de los 80´s, es un proyecto realizado por el Instituto Sueco del Film, con David Sandberg a la cabeza, y que se ha estrenado de manera gratuita en YouTube en todo el mundo, todo por supuesto con una gran campaña de promoción y una gala previa donde la emoción no hacía mas que subir por momentos. Acciones y sensaciones que son difíciles de encontrar en una película que no está producida por Hollywood y que cuenta con tan poco presupuesto.

Pues pongámonos a ellos: “Kung Fury” es como una mezcla de “Sleeping Dogs” (1977), “Regreso al Futuro” (1985) y “Far Cry: Blood Dragon”, todo grabado de una manera que dé la sensación de estar realizado de forma analógica, abusando de los estereotipos sin pudor…pero claro, ahí está la gracia del film: el abusar de todo aquello que nos encontrábamos en los films norteamericanos de acción. Son los diálogos, la tecnología de aquel entonces (“Hackerman” es ya todo un héroe en las redes), las tramas absurdas, la violencia gráfica y las artes marciales de background para rellenar minutos en los que nada tiene sentido pero todo mola!.

Detective superhéroe con un pasado místico, un villano alemán, la ayuda de bellas mujeres y  de compañeros de las fuerzas especiales, en un cóctel de efectos especiales y guiños eternos a una década que marcó a fuego a muchos de nosotros. Son los coches, esos colores chillones, la vestimenta, y quizás que añoramos un pasado que ya no volverá. A efectos técnicos suple con creces si lo relacionamos al presupuesto que maneja, y cada uno de los 30 minutos vale la pena solo para detectar cosas que pensabas olvidadas (a ver si sabes reconocer a que juego de lucha pertenecen los movimientos que se pueden ver cuando Kung Fury lucha contra los nazis, o el intencionado efecto analógico de la cinta con polvo que se puede ver en los primeros minutos). Ha sabido sobrevivir al hype y de manera muy decente.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.