Por Nekrokosmos

Director: Martin Scorsese

Para resumirles la parrafada, para un servidor sentarse a ver “El lobo de Wall Street” fue como perder 3 horas de su tiempo esperando que algo bueno pasase. Y es que la espectativa era bastante grande, luego de escuchar elogios a diestra y siniestra en conocidos y hasta en la prensa, pero lo cierto es que luego de los 10 minutos este film de Scorsese pierde la gracia ¿sexo, drogas, trapicheos y prostitutas? Vale, pero la historia se hace aburrida, lo siento.

THE WOLF OF WALL STREETTrata de la vida de Jordan Belfort, uno de los ladrones mas hábiles de los 90´s en la bolsa, que con su maña logró estafar a varios inversores millones de dólares y esconderlos del FBI hasta donde pudo. Scorsese lo retrata en una épica historia de gritos sin parar, comportamiento sensacionalista y una montaña rusa de drogas, sexo, alcohol, degeneración e inmoralidad que se supone que debe ser divertida, pero que no acaba siendolo.

Es cierto que tiene momentos de gracia (la escena de DiCaprio, totalmente drogado volviendo a casa en su deportivo antes de ser detenido por la policia) pero la impresión general es que nos quieren maravillar con lo visual para esconder detrás de tanta opulencia una gran carencia de contenido. Muchos films indies, sin grandes presupuestos, son mas atrayentes en cuanto a lo que cuentan que a lo que enseñan, y en eso ha pecado Scorsese. Me imagino a todos quienes alaban este film golpeandose el pecho haciendo eso de “mmmm mmm” intentando conseguir ritmo.

No hay nada que culpar a DiCaprio, quien hace un papel magnífico y se mete en la propia piel de Belfort, ni tampoco a Jonah Hill en su hilarante personaje, ni siquiera a Scorsese ya que el film tiene miles de toques suyos (sets de pelicula que van rotando, movimientos espectaculares de cámara) sino que simplemente no es la obra magnífica que todo esperabamos. Luego de la primera hora se hace pesada, y quedan dos horas mas donde te preguntas si la atención ha valido la pena. Stratton Oakmont puede que haya sido América en esos años, pero revelar demasiado puede el interés o la capacidad de imaginación del espectador.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.