popup<

Por Nekrokosmos

De primeras nos quisieron vender la serie “Dark” como una versión alemana de “Stranger Things”, y a pesar unas escasas similitudes, no se puede estar mas errado. Lo que sí provee la primera super producción alemana de Netflix es todo lo que aquellos fans de Stranger Things esperaban en cuanto a terror, intriga, y ciencia ficción.

Porque al final de los 10 capítulos de “Dark” nos damos cuenta de que se trata de una gran historia de ciencia ficción y terror que abarca a varias generaciones y está ambientada en un pequeño pueblo con una planta nuclear en donde varios menores empiezan a desaparecer, historia que se repite cada 33 años (todo estrechamente asociado a la numerología). Lo gracioso es que esto ese solo lo superficial, porque la gran trama (y la mas interesante) es sin duda alguna el tema de los viajes en el tiempo. La serie se divide en tres épocas muy marcadas: 1953, 1986, y 2019.

Quienes hayan visto series del tipo “Les Revenants” sabrán que tipo de linea tanto visual como de consecución podrán encontrarse aquí, que no viene a ser otra gran diferencia con Stranger Things ya que no se trata de una producción americana donde la adrenalina tiene que estallar en cada episodio como principal atractivo. Por el contrario hay un marcado efecto “europeo” en donde las historias se van desvelando a ritmo lento pero seguro, como susurros, como grandes incógnitas que una vez enseñadas todas las cartas parecían tan evidentes, y que luego resultan mas ingeniosas.

Es ahi donde “Dark” brilla principalmente, porque argumenta de manera filosófica sobre ideas simples que todos aceptamos y creemos como leyes universales, pero que en el sci-fi encuentran un aliado de lujo. Eso sí, hablamos de una serie que demanda un poco más de nosotros, principalmente para no perder el hilo a los saltos generacionales,  personajes, y familias que se van sucediendo constantemente.

El papel que intepreta Louis Hofmann (Jonas) te cautivará, así como la exquisita banda sonora que parece unirlo todo en una sola pieza (totalmente recomendable verla en su idioma original). También hay algo de humor en todo el drama y las escalofriantes hisotrias de amor / lujuria que se van desarrollando, pero es un humor igual de retorcido que el resultado final de la serie. La fotografía parece por momentos oprimirte el pecho, con planos oscuros de bosques e imagenes no aptas para claustrofóbicos o personas extremadamente sensibles, para resaltar lo tétrico en lo cual muchos encontrarán la belleza absoluta.

Infidelidades, sucias mentiras, asesinatos grotescos, y el constante intento de compensar la falta de luz y esperanza en un mundo que parece vivir una eterna pesadilla. Winden, el pueblo donde se desarrolla “Dark”, bien podría haber salido de la mente de David Lynch y su Twin Peaks. Se sabe una serie difícil de ver, pero enganchante a la vez. Algo doloroso y horrible que no podrás dejar de ver. Un mensaje tenebroso que va mas allá de la típica historia sobrenatural de terror: la propia maldad del ser humano en pos de conseguir lo que desea.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.