Por Nekrokosmos

El debut cinematográfico del mexicano Guillermo del Toro trata a partes iguales la religión y la naturaleza del cine como de una historia de terror. Si, se trata de una película de terror de bajo presupuesto y con mezclas de fantasía, pero ya “Cronos” desvelada la genialidad de los pasadizos oscuros de la mente de Guillermo.

Nos presenta a Federico Luppi como Jesus Gris, un comerciante de antiguedades que descubre un artefacto misterioso hecho de oro y que data del siglo XVI con poderes alquímicos. Con forma de insecto, este artefacto se une al cuerpo de Jesus y lo transforma por completo: se convierte en un vampiro.

cronosNo se trata de una película de vampiros al uso, pero hay similitudes con las leyendas de la historia. Por supuesto está el insaciable deseo por la sangre, el daño que pueden hacer los rayos del sol, y que las heridas mas profundas no lo matan si no son directamente al corazón. La historia que se desarrolla entre Jesus y su nieta Aurora (Tamara Shanath) pasa a ser una de las historias de amor familiar mas grandes de la pantalla, con un afecto incondicional entre abuelo y nieta a pesar de que ésta sea público en primera persona de la descomposición total del cuerpo de su abuelo, o el hecho de que éste beba sangre humana en su presencia.

La atmósfera de todo el film es negra y rica, por supuesto rellena de malos efectos especiales (el maquillaje es en momentos irrisorio) pero con grandes ideas llevadas a cabo por un nuevo director que aprovecha lo mínimo para dar un gran espectáculo visual y sensorial. Cronos nunca llega a hincar los dientes hasta el hueso, sino mas bien se sumerge en el misticismo llegando al corazón del mas ávido fan del terror con cabeza.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.