Texto: Iñigo Dominguez Diaz
Fotos: Wovenhand

Tengo que reconocer que conozco desde hace muy poco a WOVENHAND, soy de gustos musicales más metaleros, pero desde la primera vez que escuché una de sus canciones, me sentí inevitablemente atraído por conocer más de este peculiar artista y es por eso que me decidí a asistir al concierto que dio el pasado viernes en la pequeña de la Apolo de Barcelona.

He llegado a la conclusión de que el cuerpo me pedía algo distinto para variar (regenerarse un poco de vez en cuando no viene mal) y creo que he dado con un estilo que me ha enganchado. Difícil describir con un solo término la música de WOVENHAND porque tiene tantas influencias que sería injusto aglutinarlo en un solo término. Hay un poco de folk, un poco de rock americano, psicodelia, ambientaciones melancólicas, todo en un cocktail que resulta de lo más adictivo y que si bien se puede considerar un estilo minoritario, los que lo siguen son fieles, como demuestra el lleno de la sala.

El plan de la noche solo recogía a WOVENHAND, ni artista invitado, ni telonero local de última hora, ni ninguna fórmula extraña para alargar el tiempo de consumo en la sala. En parte lo agradecí, realmente yo estaba allí por una razón concreta que se llamaba WOVENHAND, el resto casi seguro me hubiera sobrado. Así que con puntualidad salieron a escena los cuatro músicos, David Eugene Edwards, más los otros tres artistas con los que se hace acompañar para poder llevar sus temas al directo, ya que en estudio él graba todos los instrumentos. Los tres estuvieron correctos, ejecutando los temas con sumo cuidado aunque mención especial merece el batería, cuya pegada me pareció espectacular (acostumbrado como estoy a los megakits de baterías con doble bombo incluido, me demostró que con menos parafernalia también se pueden hacer grandes actuaciones).

https://www.youtube.com/watch?v=x3hb7t9fPBU

Les acogió un público expectante e impaciente pero frío. Una pequeña ovación y todo listo para comenzar el show. Al inicio tuvieron algunos problemas de sonido, en el micro y guitarras, sonando un poco saturado, algo que en otros momentos puntuales más adelante también se notó. En cualquier caso no mermaron la actuación ni la valoración global del concierto que sin duda fue muy buena en el aspecto técnico. La puesta en escena seguía la misma línea de sobriedad que parecía impregnar el ambiente de la Apolo; iluminación sencilla, sin adornos en el escenario y con los miembros de la banda sin moverse un ápice de sus posiciones. En cualquier caso lo contrario viendo la actitud encima del escenario de David y el tipo de música que compone, los toques de color y la alegría no pegan con él. La espiritualidad que transmiten sus temas se plasman mejor a través de la sencillez en el escenario, el buen hacer en la ejecución de las canciones y por qué no decirlo en el trance en el que parece sumirse David cuando toca (No para de hacer movimientos extraños con las manos, brazos y cabeza). Pone una distancia entre él y el público que le hace parecer más místico y salvo unos escuetos “gracias” poco más salió de su boca como muestra de respeto a la audiencia.

El concierto se dividió en tres partes muy diferenciadas, cada una marcada por la guitarra que mejor correspondía con la influencia de los temas (tenía tres diferentes “hachas” colocadas en un banco a su derecha). La primera creí reconocer una Archtop roja (ni mucho menos me considero experto en la materia), espectacular que marcó el ritmo de los temas con influencia más rockera tradicional, con temas como Hiss (de su nuevo álbum) Closer, o Maize el cover de 16 HORSE POWER, anterior banda de David, que se escapa de cualquier etiqueta pero que pertenece a esta época primigenia del artista. Fue la parte del concierto más retro y a la que al público le costó entrar un poco, condicionado también por esa actitud distante antes mencionada. De todas maneras parte del público (entiendo que sus fans más fieles) entran en un trance similar por lo que no parece importarles esta carta de presentación tan fría. En su favor hay que reconocer que el alma puesta en cada tema y su gran calidad técnica como guitarrista compensa mucho lo anterior.

La parte central del concierto vino después de un breve parón y acondicionamiento del nuevo instrumento sobre el que cabalgarían los temas. Una banjo o similar eléctrico que recreaba un ambiente más country, muy íntimo, siendo la parte más oscura, casi en puntos depresiva del concierto, pero que igualmente se desarrolló con buena acogida por parte del respetable, aunque el ambiente imperante fuera si cabe más frío por la estructura y la temática de los temas. Aquí es donde cayeron buena parte de las nuevas canciones a presentar en esta gira de su flamante Refractory Obdurate, El-bow, Corsicana y The Refractory.

Nuevo mini parón y comienzo de la parte final de la actuación, con el último cambio de guitarra, esta vez una Less Paul (o similar, repito no me considero experto) en la que la atmósfera consiguió calentarse un poco. Lo posibilitó sin duda el hecho de que acorde con el “hacha” los temas fueron los más rockeros con influencias modernas y una puesta en escena más de grupo que no de banda de directo acompañando al artista principal. Me gustaron Long Horn de su discografía anterior y Good Shepherd de los nuevos. Con éste último nos dejó para retornar en un breve bis, en el que volvió a cargar con la Archtop roja para interpretar Kicking Bird y así, tras un breve adiós y agradecimiento a los asistentes, despedirse hasta la próxima.

Sin duda WOVENHAND ha sido un gran descubrimiento para mí, y lo bueno que apuntaba en estudio quedó refrendado en directo, si bien no puedo negar que eché un poco de menos el ambiente más caldeado que suele predominar en los conciertos metaleros, pero de gustos y formas de hacer diferente está lleno el mundo y sin duda la propuesta de David es tan válida como cualquier otra.

  • Hiss
  • Closer
  • Maize
  • Horse Head Fiddle
  • King O King
  • Masonic Youth
  • Whistling Girl
  • El-bow
  • Corsicana Clip
  • The Refractory
  • Long Horn
  • Field of Hedon
  • Salome
  • Good Shepherd
  • Kicking Bird
  • Glistening black

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.