Texto: Alba Rodrigo

Este año el festival Wacken Open Air – la meca del metalero – celebraba sus bodas de plata. Su público fiel arrasó con todas las entradas en tan solo 48 horas. Las expectativas eran muchas, y ya solo quedaba esperar que durante el año se fuesen confirmando las bandas y los shows especiales. Pero el tiempo fue pasando, y mientras otros festivales como Hellfest, Graspop o Resurrection Fest cerraban filas con carteles de infarto, la marca Wacken se centraba en su Full Metal Cruise. Y así es como su veinticinco aniversario pasaba sin pena ni gloria, siendo realmente uno de los carteles más flojos del año a nivel europeo. No obstante, a lo hecho pecho, así que después de la pataleta infinita por no haber podido cambiar el viaje para ir a Graspop, me prometí ir con la mejor actitud posible. Al fin y al cabo, Wacken es Wacken, y las posibilidades son infinitas.

MIÉRCOLES 30 DE JULIO

wackenLos dos primeros días servirían de toma de contacto, ya que eran los reservados para las actuaciones de los ganadores de las Metal Battles y alguna que otra actuación destacada. Así que después de conseguir llegar donde Cristo perdió la sandalia para recoger el pase de prensa, hubo tiempo para visitar el pueblo, hacer compras de subsistencia en el supermercado, festejar en el Metal Place y curiosear el merchandising oficial.
Una vez instalados en la zona de acampada y con los tickets de duchas y baños comprados, nos adentramos a lo que viene siendo el recinto de conciertos, comida y Metal Market. El sol brillaba a base de bien, los pajaritos cantaban y los primeros borrachos ya hacían de las suyas.

Mientras llenábamos el estómago, decidimos pasarnos por la zona vikinga a ver que se cocía. En el Wackinger Stage empezaban a sonar las primeras notas de Red Hot Chilli Pipers, banda que mezcla folklore escocés con Rock. Divertidas coreografías acompañaban versiones de temas como ‘Low Rider’ de War, ‘Smoke on the Water’ de Deep Purple, ‘Thunderstruck’ de AC/DC y alguna que otra canción tradicional. Buen rollito y gran maestría sobre todo por parte de los percusionistas, aunque hay que reconocer que ya hacia el final resultaban bastante monótonos al igual que el timbre de las gaitas.

wackenA continuación, fuimos a visitar la carpa Bullhead City Circus, zona oficial de las actuaciones de las Metal Battles. Allí es donde confluyen el W.E.T Stage y el Headbangers Stage. En mi humilde opinión creo que el W.E.T Stage ha perdido su esencia y carisma, pero supongo que el espacio es el que es. De casualidad dimos con la actuación de Anstratus, representantes de Eslovaquia. El jovencísimo cuarteto parecían los hermanos Hanson del Thrash Metal, descargando un tema tras otro rebosantes de energía cual Angelus Apatrida.

Seguimos con la visita turística por el festival, intentando no caer en la tentación de la compra compulsiva de material, discos, ropa, accesorios y frikeces varias. Mientras, de fondo escuchábamos algunas de las bandas que actuaban en el Beer Garden Stage, entre ellos el clásico Mambo Kurt, quien junto a su heimorgel divierte al personal y arruina himnos de todos los tiempos a partes iguales. Pero vaya, que su presencia en Wacken ya se ha vuelto imprescindible.

Al caer la noche, volvimos al Wackinger Stage para impregnarnos de la magia de Faun. Los alemanes casi no cabían en el escenario pero, aunque el sonido no era el óptimo, dieron un espectáculo muy ameno. Gran sinergia gracias a los juegos de luces y el despliegue de instrumentos tradicionales que iban intercalando, entre los que se encuentran arpas, flautas, zanfoña, gaita y cítara, entre otros. Además, fue una gran oportunidad para comprobar como la voz de Sonja Drakulich va adaptándose a los directos, y diría que convenció a varios niveles. Con su Folk pagano de oscuro cariz hicieron las delicias de los presentes, transportándonos a una fiesta medieva escondida en los profundos bosques. Desde el festival no dejaron de recordarnos que el 12 de septiembre sale a la venta Luna, su octavo álbum de estudio.

wackenTurno para cenar y disfrutar de la habilidad con el fuego de Devil’s Fireshow en el Wasteland Stage, la zona con estética más postapocalíptica del festival.
Para acabar la primera jornada, visita de rigor al W.E.T Stage en la que cada noche se celebraba un Live Karaoke Rockstarz, es decir, un karaoke pero con una banda de verdad de fondo, ¡todo un lujo! Así, más de uno sobresalió interpretando temas clásicos de AC/DC, Iron Maiden o Pantera entre otros. La cosa ya no daba más de sí, así que no quedaba más que volver a la tienda para descansar lo mejor posible.

JUEVES 31 DE JULIO

Amanecimos por primera vez en Wacken. Después de que cayeran cuatro gotas por la madrugada, el calor volvía a apretar de lo lindo (y así se mantuvo durante todo el festival).
En este segundo día The Holy Wacken Land abría sus puertas, estrenando los tres escenarios principales. La bienvenida vino de mano del grupo de los organizadores, como viene siendo habitual. Esta vez Skyline prescindieron de grandes invitados – únicamente Doro interpretó ‘All We Are’ – y no es que nos brindaran con una gran actuación precisamente. Temas como ‘Fear of the Dark’ de Iron Maiden y ‘Black No. 1’ de Type O Negative fueron destrozados, especialmente a nivel vocal. Finalmente, acabaron su show con el himno de este año, ‘There Will be Metal’. Himno que servidora no presenció, ya que coincidía con la actuación de [In Mute], nuestros representantes de la Metal Battle.

Setlist Skyline:
Warriors Of The World
Bark at the Moon
Ain’t Talkin’ ‘Bout Love
Fear of the Dark
Black n°1
Shoot to Thrill
Engel
There will be Metal

w2Llegamos un poco pronto a la Bullhead City Circus, así que nos encontramos con el último tema de Earth Divide, representantes de las Islas Faroe, quienes no sonaron nada mal. De hecho cuentan con un EP masterizado por Jens Bogren, el cual os recomendamos que le peguéis una escucha porque merece la pena.

A continuación, españoles y demás curiosos se amontonaban delante del W.E.T Stage esperando la salida inminente de [In Mute]. Los de Valencia aparecieron arrolladores, con la misma fuerza a la que nos tienen acostumbrados. Al principio sus rostros mostraban algo de nerviosismo, aunque no es para menos. El tiempo apretaba y tan solo pudieron interpretar cuatro temas: los dos primeros sirvieron de adaptación y para soltar toda la adrenalina, mientras que en los dos últimos se dejaron la piel y se lucieron demostrando la potencia de su directo. El escenario era el que era, y las condiciones sobre el sonido no eran las más idóneas, pero aun así dejaron el listón bien alto. Como es habitual, casi todos los ojos se centraron en su vocalista, una fémina salvaje que se llevaba todos los planos cortos (anda que el realizador se quedó a gusto, nos pareció bastante bochornoso el hecho de que no dejasen de enfocarle el pecho y el culo todo el rato…) y que aprobó con sobresaliente tanto vocalmente como en su puesta en escena. Desde luego Steffi no tiene nada que envidiarle a Alissa White-Gluz. Al acabar nos dejaron con muy buen sabor de boca. “Creo que tienen muchas papeletas para ser unos posibles ganadores” comentaba una amiga, quien nunca antes los había visto ni escuchado. Pues dicho y hecho, ya que al día siguiente nos confirmaron que [In Mute] eran los ganadores de la Metal Battle 2014. ¡Enhorabuena a toda la banda desde aquí! Una victoria más que merecida. Así que los que vayáis a Wacken el año que viene no os los perdáis.

wackenDespués de tal subidón, ya que estábamos nos quedamos a ver a Huldre, representantes de Dinamarca y quienes, por cierto, se llevaron la medalla de bronce. Si Faun era la fiesta de los elfos oscuros, Huldre fue más bien una fiesta diurna por parte de los elfos silvanos. De nuevo pudimos ver los típicos instrumentos del Folk nórdico, mientras la voz de Nanna Barslev nos relajaba ayudándonos a dejarnos llevar por el sonido del violín y la zanfoña. A destacar también el trabajo del batería Jacob Lund y una puesta en escena humilde pero efectiva.

Un rato más tarde decidimos volver al Circus para, esta vez, ver por fin a dos bandas que realmente sabíamos que íbamos a gozarlas mucho en directo: Letz-Zep y Russkaja.

El nombre de los primeros explica todo. Dicen que se trata de la mejor banda tributo a Led Zeppelin que existe, y la verdad es que en Wacken lo demostraron con creces. Setlist de infarto, empezando con ‘Rock N’ Roll’ seguida por otros temazos como ‘Baby I’m Gonna Leave You’, ‘Kashmir’, ‘Whole Lotta Love’ o ‘Immigrant Song’. Andy Gray estuvo a la altura del dominio del doble mástil de Jimmy Page, mientras Simon Jeffrey era quien más clavaba los tempos con su batería. El momentazo del show de Letz-Zep no podía ser otro que ‘Stairway to Heaven’, en donde la gente más coreo y cuando más cámaras y teléfonos móviles se vinieron arriba. Billy Kulke hace de un gran maestro de ceremonias, pese a que no consigue ajustarse al falsete de Robert Plant en los momentos álgidos. Aun así, podríamos afirmar que fue una de las mejores actuaciones del festival de este año. Lástima que muchos se lo perdiesen por estar viendo a Steel Panther.

wackenDespués de quedarnos con los pelos de punta con tanta intensidad, llegaba el turno de la fiesta con patas. Russkaja también son unos clásicos de Wacken, actuando casi siempre más de una vez el mismo año. Los de Austria son una divertida combinación de Folk ruso, Polka, Ska y Metal. Ellos mismos se definen como Russian Turbo Polka, y en su anterior MySpace indicaban como una de sus mayores influencias a la banda Ska-P. Para que os hagáis una idea de por donde van los tiros.

Con un público fiel y más que impaciente salieron a escena a ritmo de ‘Energia’, el potente single de su anterior disco. A partir de ahí todo fue un descontrol entre brinco y brinco. Lucieron más que felices, brillando especialmente Ulrike Müllner gracias a su gran interpretación con el violín, Rainer Gutternigg y su trompeta y, por supuesto, el gran frontman Georgij Makazaria, quien con su enorme carisma se metió a los presentes en el bolsillo desde el primer segundo. Así, no falto el clásico circle pit inofensivo de ‘Traktor’ – aunque esa noche no lo fuese tanto – y una versión brutal del ‘Wake Me Up’ de Avicii (o cómo mejorar una canción con creces). Y cuando mejor nos lo estábamos pasando la fiesta llegó a su fin, no sin antes darlo todo con ‘Gop-Stop’ y pelearnos por conseguir camisetas que ellos mismos vendían desde el foso cuando bajaron a saludar a las primeras filas. Una locura con la que satisfacer nuestra faceta menos metalera en esta segunda jornada en Wacken.

Setlist Russkaja:
Energia
Change
Traktor
Wake Me Up (Avicii cover)
Radost Moja
More
Gop-Stop

wackenDe camino a la tienda de campaña, ya que estábamos decidimos pasarnos por Accept a ver qué se cocía. Por lo visto al final no tocaron el ‘Restless and Wild’ de principio a fin como se creía, pero dejaron a sus fans tan satisfechos que ni siquiera esto importó en absoluto. Nosotros llegamos justito para los temas clásicos: ‘Fast as a Shark’, ‘Metal Heart’ y ‘Balls to the Wall’ entre otras fueron las más coreadas, transportándonos a cualquier garito de nuestra ciudad donde solemos escucharlos. Y es que musicalmente sonaban fieles a sus discos, mientras un Mark Tornillo se encargaba de reafirmar su título como actual frontman de los germanos.

Setlist Accept:
Stampede
Stalingrad
Losers and Winners
Monsterman
London Leatherboys
Breaker
Shadow Soldiers
Restless and Wild
Ahead of the Pack
Flash Rockin’ Man
Princess of the Dawn
Fast as a Shark
Starlight
Pandemic
Metal Heart
Teutonic Terror
Balls to the Wall
Burning

Así que después del bolo más multitudinario del día, pillamos el saco de dormir con gusto. Ahora sí que sí, quedaba la parte más potente del festival. Faster, harder, louder!

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.