Texto: Morpheus Misfit
Foto: Iuliana Dragoi

Vita Imana gustan, principalmente al público joven, pero gustan. Aquello quedó palpado ante las mas de 200 personas que se reunieron en Málaga para verlos actuar en su actual gira de presentación de “Oceanidae”.

¿Por qué gustan si no hacen nada nuevo? Porque lo que hacen lo hacen bien y le echan muchas ganas, es asi de simple, y es lo que deben aplicarse las otras bandas del estado que se preguntan porque lo suyo no tiene éxito y lo suyo si. Claro que también hay una buena campaña de promoción detrás, pero no se puede sacar petróleo de donde no hay. No era la primera vez que Vita Imana tocaban en Málaga, asi que el terreno estaba mas que labrado para que aquello fuese una fiesta en condiciones.

En el cartel habían anunciadas tres bandas, pero por problemas que se escapaban de la organización del evento los locales Dimera no pudieron actuar la noche del viernes. En su lugar los gaditanos OVERDRY alargaron su set, en una velada que de por si ya empezó mas tarde de lo anunciado. Fue mi segundo encuentro con Overdry, y he de decir que de aqui a un año se nota el progreso y empeño que tienen en hacer que su sonido sea gordo, contundente y arrollador.

En un set de poco mas de una hora lograron mover los cimientos de La Trinchera, ganándose el favor del público en varias ocasiones, con una mezcla de sonidos duros, guitarras afiladas y un gran despliegue vocal en castellano que no titubeó en ningún momento. La versión de Sepultura incluso casi sobraba, con un setlist de canciones propias que supo a gloria.

Los siguientes en subir fueron los grandes de la noche, VITA IMANA. Tras verlos anteriormente en dos formatos (festival y sala de medio aforo) hay que decir que no pierden ni ápice de energía en ninguno de los dos formatos, es inclusive mejor en sala al tener algo mas de intimidad con su público.

Decidieron darse un baño de masas (especialmente su vocalista, que se arrojó mas de una vez al público, una de éstas con la mala suerte de caer al suelo) y lo consiguieron: todos en la sala coreaban canciones como “Animal” o “Un Nuevo Sol” como si la vida les fuese en ello. Esa mezcla de groove metal, tribal y thrash que logró brillar con un gran sonido en una unión fraternal con sus compañeros de gira.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.