popup<

Texto: Morpheus Misfit
Foto: Morpheus Misfit
Promotor: Meridiana

Lo de Toundra no tiene nombre…bueno, si lo tiene, y ese nombre es progreso. Los madrileños, luego de sacar obras impolutas como “I” y “II”, han logrado superarse y entregarnos este año esa gran obra que lleva por título “III”. Rock alterno progresivo e instrumental en estado puro, para quienes gozan de atmósferas construidas por capas y capas de distorsión, y golpes casi matemáticos que crean una experiencia única que no necesita acompañarse de voces. En esta ocasión venían de grupo soporte de los vascos Lisabö, pero en Málaga se sintió como un concierto donde Toundra llevaban la batuta, y demostrado quedó en la respuesta del público.

El pasado 12 de octubre la malagueña sala Eventual Music llenó su espacio de almas sedientas de una alternativa atractiva al rock convencional de toda la vida, y encontraron en este lugar lo que buscaban. El marco no podría ser mejor, ya que era festivo en toda la Península, y porque Toundra venían de una gira europea luego del lanzamiento oficial de su nuevo disco, que de buenas a primeras ya se ha colado entre las listas de los mejores discos de este año.

Sobre las 23:00 empieza el espectáculo, y con los primeros acordes podemos dar fe de que el sonido le haría justicia a Toundra en toda la noche, quienes lograron arrancar una puesta en escena acorde a lo grabado. Como decimos el sonido fue muy bueno, rozando lo majestuoso, y canciones como la primera “Ara Caeli”, “Marte”, “Cielo Negro” o la final “Espírita” (amenazaron con irse en “Medusa”, pero el público no les dejaría sin una mas) sonaron incluso mas intensas que en disco, dándole ese punto extra que tiene el directo y que no se puede captar en una grabación. Toundra en directo son hipnotizantes, al igual que su música, la entrega, calidad y técnica de las personas que componen el grupo no decepciona, asi como el calor humano que se puede comprobar solo con acercarte a su puesto de merchandising para pillarte algo de estos grandes músicos (lo despachan ellos mismos, enormes). Sin duda una apuesta segura que elegir con los ojos cerrados.

Antes mencionaba que la sensación era la de que éste era un concierto de Toundra y Lisabö los acompañaban en la gira como invitados, pero la situación era al revés, y lamento profundamente que varias personas hayan abandonado la sala una vez terminado el concierto de Toundra. Lo de Lisabö es arriesgarse, con un post rock / post hardcore que puede calar o no en tus huesos…y en el caso de éste servidor si que lo ha hecho. Lametazos de riffs inconclusos por aquí y por allá, gritos desgarradores en vasco, dos baterías al unisono y dos bajos que brindan un muro grave que sirve de antesala para el apocalípsis sonoro que depara la presentación de ese atrevido “Animalia Lotsatuen Putzua” que presentaban, junto a otras canciones de su catálogo. Mucho noise y mucha mezcla, sin duda atrajeron el interés de toda la sala por lo diferente de su sonido, y en ello han sabido ser triunfadores a pesar de que la banda que abrió para ellos dejó el listón muy alto. Noches como ésta son de agradecer, nuevos sabores que probar y nuevas melodías que depurar.

Agradecimientos a Meridiana y Culoactivo Canela

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.