popup<

Texto: Mariano Bacigaluppi

Aún sigue la emoción en mí por lo vivido el pasado Miércoles 18 de Octubre en el elegante y voluptuoso Teatro Cervantes en la capital malagueña.

PINK FLOYD fue, es y será una de las mayores bandas que ha dado la música contemporánea y presentar un espectáculo en torno a su música no es una cosa sencilla, pero os puedo asegurar que en las casi tres horas de la representación la calidad y la grandiosidad fueron por delante y asombró a fans, y no tanto, de la banda inglesa. El setlist del show, estuvo centrado en la época posterior al galardonado The Dark Side Of The Moon, es decir dejando fuera la etapa más psicodélica y experimental con Syd Barrett militando en las filas de la banda.

Una de las cosas que más sorprende del show es la perfecta conjunción de la banda de Rock (Guitarras, Batería y Bajo) con la parte orquestal (Violines, Cellos y sección de vientos) y desde ya es más que reseñable el supremo y excelente nivel de los vocalistas que se presentaron en el show, donde en más de una oportunidad nos conmovieron a flor de piel.

“Welcome To The Machine” sonó realmente estremecedora y psicodélica, “Us And Them” al igual que “Time” sonaron tan perfectas e impecables como de costumbre. “Money” fue una de las más festejadas por los presentes. “Have a Cigar” tuvo su punto divertido con uno de los vocalistas mezclándose entre los asistentes (cosa que se repetiría en varias oportunidades). “Wish You Were Here” nos hizo conmover al borde de las lágrimas y la interpretación de “Shine On You Crazy Diamond” fue realmente majestuosa.

Punto y aparte para las indescriptibles “Run Like Hell” y “Comfortably Numb” y con “On The Turning Away” llegó uno de los momentos más increíbles de la noche (al menos para mí). Una de mis canciones preferidas de la discografía de la banda y que fue ejecutada de manera magistral y emotiva golpeando muy hondo en los sentimientos de los asistentes.

La única mención al disco The Final Cut fue dada con la canción “The Fletcher Memorial Home” y otro de los momentos top de la noche fue con la interpretación de “Take It Back”, canción que sonó perfectamente perfecta.

El final fue con la archiconocida “Another Brick In The Wall (Part II)” con los cantantes mezclados entre el público y con varios extensos minutos de interpretación y, también, varios minutos de aplausos entre los asistentes.

¿Conclusión? Si el espectáculo pasa por vuestra ciudad, o cerca, no lo dudéis ni un solo segundo… Cada milésima de segundo del show vale su peso en oro, se homenajea de una manera grandiosa a una de las bandas más grandiosas de la historia y veréis a enormes musicazos interactuando juntos sobre un mismo escenario…

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.