popup<

Texto: Nati P. Taviel de Andrade
Fotos: Ana Lahuerta Escudero

Puede que el concierto terminara. Pero la felicidad sigue latente. Después de todo, no todos los días vuelvo a tener 16 años.

P5070661Todos tenemos algún álbum que nos ha marcado la vida de manera especial. Ese álbum que te transporta a un momento puntual y que abre el cajón de los recuerdos que hay en tu mente; que despierta sentimientos adormecidos; que te hace sonreír y que, por más veces que escuches, siempre te conmueve y te hace vibrar cada milímetro de tu ser. Tenía 16 años cuando el “Ecliptica” de Sonata Arctica llegó a mis manos por casualidad. Recuerdo que al ponerlo en la minicadena, escogí, al azar, escuchar la canción número seis, saltando todas las demás. Y recuerdo también como, un minuto después, tenía los ojos llenos de lágrimas y un montón de sensaciones que no podía explicar. Algo me había golpeado bien fuerte dentro. Y ese algo era la música y Sonata Arctica con la canción “Fullmoon”.

El pasado jueves, 16 años después, tuve la oportunidad de volver a 1999 y revivir mi adolescencia y todos los sentimientos de aquel entonces. Un regalo de la vida que no tiene precio.

Pero vayamos por pasos. Las puertas de la sala berlinesa Postbahnhof se abrieron para recibir a una muchedumbre de edades muy diversas y a las ocho, los suecos Twilight Force aparecieron en escena. ¡Y que concierto ofrecieron! pese a que sólo contaron con 25 minutos escasos, estos chicos supieron meterse en el bolsillo al público rápidamente con su gran simpatía y carisma. Vestidos de guerreros y elfos y con un Christian Eriksson que entró batiendo una gran espada, Twilight Force deleitó al público a base de un divertido y potente power metal épico que nos transportaba a una época imaginaria llena de dragones y caballeros. No se puede negar el entusiasmo de sus componentes, así como el buen rollo que transmitían. Con canciones como “Gates of glory” y “Forest of destiny” (ambas de su primer y único disco hasta la fecha, “Tales of ancient prophecies”), el grupo consiguió despertar a un público que los acompañó todo el tiempo con aplausos y vítores. Una banda muy animada que supo cautivar al público alemán.

P5070988No obstante, y pese a que los Twilight Force se ganaron al público, hay que admitir que el siguiente grupo que tocó, los alemanes Freedom Call, despertaron un particular entusiasmo en el público. Esta banda lleva desde 1998 dando caña y así lo demostraron anoche dando lo mejor de sí mismos y derrochando simpatía en todo momento, especialmente su vocalista Chris Bay, el cual resultó ser un estupendo frontman y el corazón de la banda. Bay estuvo bromeando con el público todo el momento, resultando un tipo realmente divertido que supo crear una conexión especial con una audiencia que no paraba de reír ante sus ocurrentes comentarios y que sin duda también supo deleitarnos con su puesta en escena.

La banda interpretó temas tan sonados como “666 Weeks Beyond Eternity”  ó “Warriors”, canciones con las que el público cantó, saltó y cabeceó a base de buen power metal. En definitiva, un concierto que dejó al público con buen sabor de boca y que disfrutó muchísimo.

Pese a que las actuaciones por parte de Twilight Force y Freedom Call fueron estupendas; nada comparado al increíble regalo que esa noche se nos ofrecía: regresar a 1999 y disfrutar del que ha sido sin duda el mejor disco de Sonata Arctica. Mas no nos precipitemos. La banda abrió el concierto con el que es, a mi parecer, uno de sus mejores temas: “White pearl, black oceans” (“Reckoning Night”, 2004). Una canción de más de ocho minutos que nos transportó a las profundidades del océano; a un recuerdo triste y amargo  y que nos puso la piel de gallina con cada acorde y el dolor que transmitía la voz de Tony Kakko. Era sólo la primera canción y ya se metieron al público en el bolsillo. O al menos a una servidora.

P5071225Después de tocar otro tema más, Tony se dirigió al público y dijo: “y ahora, vamos a volver a 1999…”. En ese momento, el público esbozó sonrisas de satisfacción y se unió para vibrar a ritmo de “Blank file”, primer tema del disco Ecliptica. Fue un momento realmente indescriptible. Y es que siendo sincera, Sonata Arctica no tiene el mejor directo de la historia, pero pese a ello hay que reconocer que se entregaron totalmente y nos dieron lo mejor de sí mismos; consiguiendo que el público cabeceara sin descanso y se uniera de manera continua a corear las canciones, a sentir, a vibrar.

Cada tema que iban tocando era un paso atrás en el tiempo; un sentimiento que revivía; una emoción compartida. Si bien algunos de los temas que tocaron suelen estar presentes en sus setlist, como fue el caso de “My land”, “Replica” ó “Fullmoon”; hubo otros muchos como “Unopened” ó “Destruction preventer” que aparecieron en escena como salidos de un viejo cajón para retomar su forma original y esparcirse entre el público para hacernos revivir recuerdos de otra época y emociones olvidadas. Uno de los mejores paseos al pasado que alguien pueda imaginar y que, lastimosamente, me siento incapaz de describir porque me faltan las palabras para plasmar por escrito los miles de sentimientos que me recorrieron aquella noche.

P5071361Tras haber interpretado todo el “Ecliptica”, incluyendo su canción bonus “Mary Lou”; los finlandeses coronaron la noche con dos temas más: “The wolves die young” (Pariah´s child, 2013) y un tema estrella en sus setlist, “Don´t say a word” (Reckoning Night, 2004), que calificaría como una de las canciones más rabiosas de la banda. Un tema que nos dejó con ganas de seguir aullando; desquitándonos posteriormente a ritmo de “Vodka”, felices a la par que tristes porque esa era la señal inequívoca de que el concierto tocaba su fin.

Puede que el concierto terminara. Pero la felicidad sigue latente. Después de todo, no todos los días vuelvo a tener 16 años.

 

 

 

El setlist de Sonata Arctica:

White Pearl, Black Oceans…
X Marks the Spot
Ecliptica
Blank File
My Land
8th Commandment
Replica
Kingdom for a Heart
FullMoon
Letter to Dana
UnOpened
Picturing the Past
Destruction Preventer
Mary-Lou
The Wolves Die Young
Don’t Say a Word

Puedes ver todas las fotos del concierto aquí:

SONATA ARCTICA EN BERLIN

Hoy estamos en Berlin, en el concierto de Sonata Arctica tocando su disco debut al completo. Estos son unos de sus teloneros: Twilight Force

Posted by GoetiaMedia on Thursday, May 7, 2015

Segundos teloneros de Sonata Arctica esta noche en Berlin. Son Freedom Call Official. En breve fotos de Ana Lahuerta Escudero y crónica de Nati P TavieldeAndrade

Posted by GoetiaMedia on Thursday, May 7, 2015

Y por fin Sonata Arctica desplegando todo su talento sobre el escenario en Berlin. Increíble!

Posted by GoetiaMedia on Thursday, May 7, 2015

“Letter To Dana” de Sonata Arctica en Berlin ahora mismo. En breve fotos y crónica de Ana Lahuerta Escudero y Nati P TavieldeAndrade para GoetiaMedia

Posted by GoetiaMedia on Thursday, May 7, 2015

“Mary Lou”, canción bonus track del Ecliptica de Sonata Arctica de 1999. Cerrando su actuación en Berlin

Posted by GoetiaMedia on Thursday, May 7, 2015

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.