popup<

Texto: Alba Rodrigo
Promotor: Madness Live! Productions

Contemplar el nombre de Satyricon en el panel luminoso a la entrada de la sala Apolo, como si de un espectáculo de vedetes se tratase, resulta – cuanto menos- curioso. Aunque más curioso todavía me pareció el poder gozar de los blackmetaleros en una sala como la 1. ¿Se trataría de otro evento más con la sala medio vacía? Afortunadamente, y para sorpresa de servidora, no fue así. Y es que, aunque podemos encontrar opiniones variopintas sobre su reciente álbum homónimo, Satyr y los suyos no pueden quejarse de la implicación de sus fans más acérrimos, quienes se dejaron la piel de principio a fin.

No pueden decir lo mismo los teloneros de la noche. Empezando diez minutos antes de lo anunciado (no hay problema, ya íbamos preparados para ello), apenas una veintena de personas estuvo presente al inicio de su actuación. Ésta era la primera visita de Chthonic a nuestro país, y vista la fría acogida que recibieron no sé yo si volverán a repetir. Mi primera toma de contacto con esta banda fue en el festival Vagos Open Air del año 2012, ocasión en la que se lucieron muchísimo más que la pasada noche. Aunque no toda la culpa recae en ellos, ya que la mala calidad de sonido con la que contaron (no había manera de distinguir los instrumentos) tampoco ayudaba a que se luciesen.

Lo primero que llama la atención de estos taiwaneses es su estrambótica mezcla de estéticas: teclista con máscara a lo Slipknot, batería a lo villano Bane, bajista con leds lilas en su instrumento, guitarrista con falda de cadenas y frontman con lo que catalogaría de corpsepaint oriental. En cuanto a su música, pues más de lo mismo. Desde toques blackmetaleros hasta melodías mucho más folkies. Toda una lástima que el erhu (o violín chino) que empuñaba en ocasiones el vocalista Freddy Lim apenas se escuchase, ya que es una de las gracias del grupo. Presentando su último trabajo Bú-Tik, pasaron por aquí sin pena ni gloria con una actuación muy lineal. Y cuando la cosa iba mejorando gracias ‘Defenders of Bú-tik Palace’ un problema en la guitarra de Jesse Liu hizo que nos quedásemos sin el último tema previsto. Vamos, que ni las expectativas por ver a la exótica Doris Yeh en acción salvaron lo insalvable.

Setlist Chthonic:
Oceanquake
Supreme Pain for the Tyrant
Next Republic
Southern Cross
Sail Into the Sunset’s Fire
Defenders of Bú-tik Palace

Con la sala mucho más rebosante, lo de Satyricon fue totalmente diferente. Desde su primera aparición, todos bien solemnes – con Satyr empuñando la guitarra – hasta regalarnos unos bises de aúpa, los noruegos hicieron las delicias de los fans actuales pero también de los de antaño. El enorme juego de batería de Frost que ocupaba medio escenario dejaba un escaso hueco para el resto. Por ello, supongo que su frontman no fue tan dinámico como en otras ocasiones, no obstante, el continuo headbanging y el reclamo a su público fue suficiente para avivar a todos los presentes, quienes tampoco se quedaron atrás. Eso sí, sus momentos estrella vinieron de la mano de clásicos, como no podía ser de otra forma, gracias a ‘Now, Diabolical’, ‘Forhekset’ o ‘To The Mountains’ entre otras.

Cerrando una primera parte a través de ‘Repined Bastard Nation’ entre gritos y ovaciones infinitas, lo gordo se dejaba caer en los bises, cuando toda la sala estalló en un éxtasis absoluto con el himno ‘Mother North’ y la emblemática ‘Fuel for Hatred’.

Parecía que así, la gran noche llegaba a su fin. Sin embargo, vimos como Satyr le comentaba algo a Frost al oído mientras el resto se ponían de acuerdo, y ante todo pronóstico decidieron regalarnos ‘K.I.N.G.’ como colofón final a una noche llena de nostalgia y en la que tanto banda como fans disfrutamos de lo lindo.

Setlist Satyricon:
Voice of Shadows
Hvite Krists Død
Now, Diabolical
Ageless Northern Spirit
Our World, It Rumbles Tonight
Nekrohaven
The Infinity of Time and Space
Tro og Kraft
The Pentagram Burns
Forhekset
To the Mountains
Repined Bastard Nation

Mother North
Fuel for Hatred
K.I.N.G.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.