Texto: Morpheus Misfit
Foto: Moon World Records
Promotor: Moon World Records

Lo parece, pero Queen Symphonic Rhapsody no es un musical, sino una banda tributo acompañada de una orquesta que desparrama talento por los cuatro costados…pero antes de continuar con esto ¿Dónde está Mats Levén? Si un servidor acudió al evento, uno de los principales reclamos era ver en acción al que fuera vocalista de Therion, Yngwie Malmsteen, Candlemass y Krux. Anunciado en todos los carteles, en todas las notas prensa, pero de Mats Levén esa noche no se vio ni un pelo. Si, muchos de los que llenaron el teatro Cervantes ni se percataron de esto, pero al menos es de considerados avisar que una de las voces principales del show no estará esa noche con nosotros. En fin, a lo que vamos.

Luego del chasco de no ver a Mats Levén (en su lugar cantó el vocalista español Pablo Perea, quien por cierto no lo hace nada mal), el elenco de voces se completaba con Lori Lewis (Therion), Thomas Vikström (Therion) y Michele McCain (BB King, James Brown). Cada voz distinta dentro de su campo, y adecuandose a la canción que le tocaba representar. Magníficos todos, nada reprochable.

El resto de músicos lo completaron el guitarrista Christian Vidal (Therion), que nos maravilló con sus geniales solos (aunque en ocasiones esa guitarra podria haber estado mas alta, cosas de la producción), el bajista Pete Shaw (Rick Wackeman, Robin Bech) y el genial bateria Trevor Murell (Sade, George Michael)…es decir todo un elenco de primera, que en conjunto con la One World Symphonic Orchestra hacen que este espectáculo brille, aunque nunca demasiado como para eclipsar el fenómeno de Queen.

Empezaron el show con “Somebody To Love” teniendo solo un proyector detrás, con imagenes varias mientras iban a apareciendo en escena Lori Lewis y Thomas Vikström. De buenas a primeras impresiona la gran acústica del lugar, y ante la aparentemente pobre puesta en escena con un simple proyector, todos nos sorprendemos cuando se levanta la tela del proyector y se desvela la gran orquesta y músicos que no darían tregua en poco mas de dos horas de show.

Si hay que destacar algunas canciones pues nos quedamos con las sublimes “Who Wants To Live Forever”, “We Are The Champions” (con gran parte de la grada de pie cantándola) o “Don´t Stop Me Now”, aunque la gran motivadora y sentimental fue sin duda “Barcelona”, con todo el elenco (que voz tiene Michele McCain, quien también nos deleite con números humorísticos durante toda la noche) encima de las tablas tras imagenes de Freddie Mercury y Montserrat Caballé de aquel glorioso 1988.

Nada mas podria pedirsele a este show (bueno, si, que apareciese Mats Levén), que inclusive acabó con un medley de rock de los 50´s donde no faltó ni Elvis (para gozo de muchos de los presentes, que recordaron sus mejores años). Gracias a Moon World Records por este tipo de eventos, que esperemos se repitan mas en Málaga.

* Agradecimientos especiales a Antonio Sanchez del departamento de prensa del Teatro Cervantes por los pases *

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.