Texto: Nati P Taviel de Andrade
Fotos: Ana Lahuerta Escudero

Un año más Goetia tuvo la oportunidad de asistir al festival Out of Line Weekender; evento organizado por la discográfica Out of Line con sede en Berlín y que lleva grupos de la talla de Blutengel, Combichrist y Hocico. Un auténtico deleite para los amantes del gótico que tiene lugar en el club Astra, en pleno corazón de la capital alemana.

Puedes ver todas las fotos del álbum aquí

Este festival se celebró en Marzo y tuvo una duración de tres días, ofreciéndonos un total de 18 bandas que comprendían todos los subgéneros de esta música y que finalizaban con una sesión de DJ´s, entre ellos Joe Letz, batería de Combichrist. Todos los ingredientes para un fin de semana perfecto y muy prometedor.

Sin títuloLos responsables de inaugurar la noche del Viernes fueron Sleepless in Pyongyang; proyecto liderado por Sven Claussen y que nos sumerge en un una música perfecta para los amantes del synth/cold wave.

A continuación, los belgas Sonar hicieron su aparición en el escenario. Este proyecto  fundado en 1996 de la mano de Dirk Ivens (Absolute Body Control, The Klinik) fue un placer para aquellos que buscaban la música más cruda a base de puro industrial. Un dúo que se ganó al público y que lleva recorrido muchos festivales de la talla del WGT, entre otros.

The Sexorcist, banda fundada en 2014 y formada por Gunnar Kreuz y el berlinés Chris L. (Agonoize) nos hizo bailar a ritmo de buena música electrónica y muy, muy oscura. Un proyecto fresco y descarado que resultó todo un acierto y fue el punto de inflexión de la noche.

Los británicos Portion Control dieron un buen show para los amantes de la electrónica. Una banda que tuvo sus comienzos en los años ochenta y que desde entonces nos han hecho vibrar a base de buena música y ritmos oscuros y bailables.

Otros que dejaron el pabellón bien alto fueron los belgas A Split Second, banda que debutó en los ochenta y que, como todas las bandas de aquella noche, se define por su buena música electrónica.

Y como la noche iba de belgas, Suicide Commando se encargó de poner la guinda del pastel. Una puesta en escena verdaderamente energética y muy, muy agresiva. Con canciones como “Bind, torture, kill”, la banda sacó la parte más oscura de un público que bailaba a un ritmo frenético y que se iba encendiendo a golpes de aggrotech y las imágenes inquietantes que se proyectaban en una gran pantalla.  Una banda perfecta para coronar aquel viernes y que sirvió de entrante perfecto para lo que era el comienzo de un gran festival.

P3191769La noche del Sábado comenzó de la mano de los berlineses Palast, un grupo con un background muy ochentero donde los sintetizadores son el punto clave, así como el rollo synth que llevan. Una banda que supo despertar al público y que tiene una buena puesta en directo.

Y como aquella noche se caracterizaba por ser especialmente rockera (recordemos la fuerza de los sintetizadores y la falta de instrumentos de la noche anterior), los alemanes Erdling hicieron su aparición para hacernos vibrar con temas como “Blitz und Donner”. Un grupo que destacó por su buena interpretación en el escenario, temas cargados de energía y un rollo oscuro muy acorde con los grupos que seguían aquella noche.

A continuación los mexicanos Rabia Sorda nos hicieron bailar como nunca. Cuánta energía desprendían! y que manera de provocar al público a golpes de buen aggrotech! Hay que reconocer el mérito de su frontman Erk Aicrag (Hocico), que estuvo todo el tiempo dando lo mejor de si y sin parar ni un momento. Eso sí, no estaba solo en el escenario: de vez en cuando aparecían dos bailarinas vestidas de colegialas que bailaban provocativamente mientras lucían diferentes máscaras; como fue de cerdo o caballo. Una combinación que hacía aún más oscura y sórdida la interpretación de la banda.

Después de dejarnos la piel con Rabia Sorda, los berlineses Zeraphine se encargaron de calmarnos un poco y envolvernos en sus suaves y pegadizas melodías. Una alegría para los fans que esperábamos desde hace mucho ver a Sven Friedrich (Solar Fake, Dreadful Shadows) y a los suyos interpretando temazos como “Be my rain”, “Still” ó “Sterne sehen”. Un concierto en el que, como siempre, supieron bordarlo a su estilo.

P3191592La velada rozó el punto culmen cuando los chicos de Hamburgo, Lord of the Lost, aparecieron dispuestos a darlo todo. A día de hoy todavía es sorprendente ver como esta banda ha sido capaz de escalar tanto en tan poco tiempo. Sin embargo, sus directos lo dejan claro: fuerza, canciones tremendamente bailables y un show que gusta muchísimo al público allá a donde vayan. Y así fue como Chris Harms y los suyos, una noche más, conquistaron a los presentes con canciones como “Dry the rain”, “Full metal whore” y “Black Lolita”.

Si bien aquella noche era una auténtica gozada y todos los grupos supieron dejar el pabellón bien alto; los reyes indiscutibles fueron Andy LaPlegua y los suyos. Y es que Combichrist tiene un directo tan brutal, energético y agresivo, que es imposible no darlo todo y bailar como si no hubiera un mañana. A golpes de temas como “Get your body beat” y “Fuck that shit”, el público enloqueció y los aparentemente tranquilos alemanes se dejaron llevar para quemar la pista a base de pogos y danzas incontroladas. Un perfecto final que nos dejaría con ganas de más, muchísimo más. Suerte que nos quedaba el domingo!

La noche del domingo vino cargada de buena vibra de la mano del grupo Massive Ego. Esta banda de UK fue un gran acierto para empezar abrir la noche y nos hizo bailar con temas tan míticos como “I idolize you”. y una puesta en escena que no nos dejó indiferentes.

Seguidamente tuvimos la oportunidad de ver al dúo franco-alemán Dear Strange. una banda electro pop  que también nos dejó buen sabor de boca y que contaban con temas pegadizos muy apropiados para disfrutar la velada.

P3181218Ahora bien, los que marcaron un punto de inflexión en aquella noche fueron los alemanes Melotron, una banda que comenzó en 1995 y ofrecen un gran show cargado de buen rollo y el mejor synthpop. Con temas tan conocidos como “Kindertraum” y “Du bist es nicht wert”, la banda se ganó a un público sonriente que se dejó llevar por la buena música y el derroche de simpatía de su frontman.

El domingo venía cargadito de sorpresas y el carismático Andy LaPlegua (Combichrist) volvió a hacer su aparición en el escenario, esta vez con otro de sus proyectos, los noruegos Icon of Coil, que nos ofrecieron un espectáculo energético y cargado de buen techno industrial. Por supuesto no vamos a entrar en comparativas porque ambos proyectos son muy diferentes, si bien creo que cumple las expectativas del trabajo de LaPlegua. Un show en el que no faltaron canciones como “Dead enough for life”, entre otras.

Y es que LaPlegua no fue el único en asomarse de nuevo por el festival. Sven Friedrich (Zeraphine, Dreadful Shadows) volvió a subir al escenario con André Feller para dar lo mejor de si y deleitarnos con un gran concierto de su proyecto común, Solar Fake. Temazos como “More than this” ó “Such a shame” nos hicieron disfrutar de lo lindo y la magia de Friedrich hizo vibrar al público una vez más. Sin duda, una de las figuras del gótico más carismáticas de Alemania y principalmente de Berlín.

Ahora bien, la noche y el festival pertenecía a los reyes de Out of Line: los berlineses Blutengel. Una banda que a lo largo de los años ha demostrado que son capaces de sacar discazos, de no solo no perder su esencia, sino también mejorarla. Temazos increíbles y una puesta en escena que, aunque exagerada, es muy propicia para el tipo de rollo que llevan. Y es que con el enigmático Chris Pohl los vampiros, la sangre, la oscuridad y el erotismo están asegurados. Acompañado de la gran Ulrike Goldmann, quien ha demostrado ser la compañera perfecta; Pohl y los suyos fueron el broche de oro perfecto para este Out of Line Weekender 2016. Interpretaron temas como “Sing”, “Reich mir die Hand”, “Lucifer” y muchos más; siempre acompañándolos de distintas performances en las que el erotismo y la sangre eran el plato fuerte. Una banda que ha demostrado ser LA banda en su género.

En definitiva, un festival muy bien organizado, con grandes bandas y la excusa perfecta para pasar un fin de semana en la capital alemana ¿Se puede pedir más?

header brush goetiamedia

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.