El miércoles 30 de noviembre tuvimos la suerte de disfrutar en Murcia, en concreto en la Sala Garaje Beat, del grupo noruego Leprous. Digo la suerte porque es muy poco frecuente que este tipo de grupos se prodiguen mucho por nuestro país y, más concretamente, por nuestra ciudad y, después de ver la respuesta en cuanto a público asistente la noche del concierto no me extraña en absoluto lo poco que grupos extranjeros de géneros minoritarios del metal se prodigan por nuestro país y lo poco que los promotores apoyan este tipo de actuaciones.

Aunque no soy experto en cuanto a temas de promoción y organización de conciertos no hay que ser ningún genio para deducir que el de la semana pasada, en el que no habíamos ni 100 personas entre el público, no le debió de salir demasiado rentable a la empresa promotora, Madness Live en este caso, y no es de extrañar que tras experiencias como esta se piensen y mucho el traer más grupos de esta índole.

Y parece la poca afluencia de público no fue algo exclusivo de Murcia, según he leído, en Madrid tampoco se llego a los 100 asistentes, situación que veo aun mas grave dado que allí el día siguiente era festivo y que Madrid es una ciudad bastante más grande que Murcia. Lo más triste del asunto es que los mismos que se quejan de que no vienen grupos extranjeros a España más allá de las vacas sagradas que hemos visto ya 1.000 veces y de que el metal, sobre todo el mas minoritario, no tiene apoyo son los primeros que luego no aparecen ni por casualidad en este tipo de conciertos aun cuando se organizan en su propia ciudad…

Pero bueno, vayamos a lo que realmente interesa, el concierto en si. Como ya he señalado el grupo protagonista de la noche era Leprous pero antes de su actuación tocaron otras dos bandas. La velada la abrió a eso de las 9 de la noche el grupo local de metal progresivo Chaos Symmetry, la verdad es que no pudimos escucharlos más allá de un par de temas al ser el concierto un día laborable y no haber podido llegar a la sala hasta pasadas las 9 de la noche. De todos modos, lo poco que pudimos escuchar sonaba bastante bien, así que habrá que seguirles la pista.

Tras Chaos Symmetry llegaba el turno de los polacos Blindead, grupo para mi totalmente desconocido hasta la semana antes del concierto que me dedique a buscar información suya y a escuchar sus discos. Por fortuna me lleve una grata sorpresa al descubrirlos y lo que en ocasiones se convierte en escuchar de tal o cual grupo un par de canciones para no ir “en blanco” al concierto no se dio en este caso, Blindead me gusto y mucho y va a ser uno de esas bandas a la que prestare bastante atención a partir de ahora. Para los que no conozcan mucho de Blindead decir que es un grupo polaco difícilmente catalogable pero que podríamos englobar en el metal progresivo con parte o influencias del death, doom y sludge metal.

Técnicamente, como otros muchos grupos que se dedican a este tipo de géneros, son muy buenos destacando, en mi opinión, los dos guitarristas y el vocalista. A pesar de que el sonido durante su actuación no fue demasiado bueno, sobre todo al principio (creo que los miembros del propio grupo se dieron cuenta de esto porque constantemente se les veía retocar cosas en el escenario entre canción y canción e, incluso, mientras estaban tocando…), al sonar en ocasiones demasiado saturado el sonido de los instrumentos y con muy poca fuerza la voz, nos brindaron una muy buena actuación de unos 45 minutos de duración.

En cuanto al setlist, se centraron exclusivamente en temas de su último disco puesto a la venta este mismo año: Absence, tocándolo íntegramente a excepción de los dos primeros cortes. El setlist completo fue el siguiente:

• s1
• e5
• n4
• c7
• e2
• absence

En general una muy buena actuación y un magnifico aperitivo antes del plato fuerte de la noche.
Algo después de las 10:30 de la noche saltaban al escenario Leprous para dar inicio a su concierto. Como la mayoría sabréis ya, Leprous es un grupo noruego relativamente reciente (se formo en 2001 pero no fue hasta 2006 cuando lanzaron su primer disco), de componentes muy jóvenes, que tocan metal progresivo con alguna que otra reminiscencia e influencia de rock alternativo, death metal e, incluso, black metal. Una característica que llama mucho la atención es la voz de su vocalista (Einar Solberg) que utiliza una voz muy limpia y cristalina la mayor parte del tiempo y que prescinde totalmente de guturales, algo poco común en este género, sobre todo de grupos procedentes de los países nórdicos. Tienen a sus espaldas 3 discos y 2 demos pero en este concierto se centraron en gran medida en su último trabajo: Coal, lanzado en 2013, y a cuya gira de presentación pertenecía este concierto. A pesar de esto también formaron parte del setlist un buen numero de temas, 5 para ser exacto, de Bilateral, su segundo disco (de 2011) y un par de cortes de su álbum debut Tall Poppy Syndrome (de 2006).

El setlist completo fue el siguiente:

• Foe
• The Valley
• Chronic
• The Cloack
• Restless
• Dare You
• Thorn
• Forced Entry
• Coal
• Acquired Taste
• Echo
• Contamine Me
Encore:
• Passing
• Waste of Air

Nada comenzar la actuación todas las dudas e inquietudes que se nos habían planteado en cuanto a la posible calidad del sonido tras el concierto de Blindead se despejaron por completo. El sonido fue perfecto en todos los aspectos durante todo el concierto, todos y cada uno de los instrumentos se escuchaban perfectamente sin ningún tipo de saturación, ni reverberación extraña, ni nada parecido, vamos, que parecía que estuviéramos escuchando un disco en vez de a una banda en directo.

Comenzaron el concierto con los primeros temas de Coil (aunque no en el mismo orden en que aparecen en el disco) con excepción del que comparte nombre con el álbum que dejaron para mas adelante, concretamente tocaron Foe, The Valley, Chronic y The Cloak en este orden. Una magnifica forma de comenzar dando protagonismo a su último trabajo cuya presentación era el objeto de esta gira. De este bloque de cortes destaco principalmente la magnífica Chronic y, sobre todo, la enérgica The Valley cuyo potente estribillo hizo vibrar a todos los asistentes.

Tras este primer acercamiento a su último disco, la banda retomo unos cuantos temas de sus dos primeros trabajos, Restless, Thorn y Forced Entry de Bilateral y Dare you de Tall Poppy Syndrome. En esta parte del concierto, algo menos “oscura” y “pesada” (en el buen sentido de la palabra, obviamente) que la primera, al ser Coil un álbum mas “oscuro” que sus antecesores, quizás eche en falta Bilateral, primer corte del disco con el que comparte nombre, aunque tampoco hay que quejarse demasiado puesto que Restless y Forced Entry también rayan a grandísima altura.

Tras este pequeño y breve repaso a temas de sus dos primeros álbumes, la formación noruega retomo la presentación de su último trabajo de estudio tocando las últimas tres canciones de las noche de Coil solamente interrumpidas por Adquired Taste del disco Bilateral. Comenzaron este bloque con la propia Coil y terminaron con las que son, posiblemente y junto con The Valley, dos de las canciones más “cañeras” del último disco: Echo y Contaminate Me, lo que hizo vibrar a la gente.

Con esto parecía que se iba a dar por concluida la noche pero, afortunadamente, los “leprosos” decidieron regalarnos dos temas más de propina. Comenzaron este “bis”, “encoré” o como queramos llamarlo con una de las canciones más conocidas de su primer álbum: Passing y terminaron otra de las mejores, o, al menos, de mis preferidas, y más animadas de su segundo trabajo: Waste of Air. Un colofón perfecto para un concierto magistral.

Sin lugar a dudas una gran noche la que pasamos en compañía de Leprous y Blindead. Los primeros, como era de esperar, nos brindaron un concierto espectacular, técnicamente magnifico, sin un solo fallo, rebosante de energía por parte de sus componentes (en ocasiones se les quedaba pequeño el escenario), con un sonido perfecto y con un setlist mas que adecuado en el que, a la vez que presentaban su nuevo álbum, repasaban algunos los mejores cortes de sus anteriores trabajos.

Y los segundos, los polacos Blindead, a pesar de que el sonido durante su actuación fue algo mejorable, nos dejaron un muy sabor de boca dando a conocer a una formación que promete de cara al futuro y a la que habrá que estar atentos. Como he dicho antes, una pena la poca asistencia de público lo que, probablemente, hará que tardemos mucho en volver a ver más bandas extranjeras de estos géneros mas minoritarios del metal por nuestra ciudad.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.