Texto: Morpheus Misfit
Fotos: Pixita D´Or

En febrero de este año las noticias sacudían el corazón heavy de Andalucía, ya que tras anunciarse que los ingleses Iron Maiden actuarían en dos festivales españoles y en una fecha en Madrid, volverían al sur para un cuarto encuentro de su gira española: Sevilla en julio y en el Estadio de La Cartuja apenas dos meses después de que AC/DC visitara también la ciudad de Triana.

maiden1Las diferencias eran notorias, y es que aunque Bruce Dickinson y los suyos tengan un poder de convocatoria muy alto, ni lo suyo era una fecha exclusiva en España ni presentaba el morbo de un cambio de formación insólito (como el caso de AC/DC). Es por ello que el pasado jueves no vimos las mas de 50.000 personas como con Angus Young en mayo, sino unas 15.000 almas vibrantes en un recinto que para evitar el deslucimiento realizó los cambios necesarios para un efecto visual a la altura (escenario colocado a 3/4 de la pista principal, el resto de gradas cerradas). Y es así como Iron Maiden lograron recaudar entre todas sus fechas la misma cantidad de gente pero en recintos y formatos diferentes: entre 15.000 y 20.000 personas por fecha.

Si el setlist se sabía de antemano con meses de antelación por lo cual el factor sorpresa estaba perdido, si la banda en esta gira prescindía de clásicos tan importantes (“Run To The Hills”, “2 Minutes To Midnight”) en su carrera, si los teloneros no eran precisamente otras glorias del metal ¿Por qué pagar una entrada de más de 80 euros? La respuesta es simple: se trata de IRON MAIDEN, una de las bandas clásicas mas en forma de la actualidad del heavy metal. Generaciones se han criado con sus discos, y generaciones siguen criándose con ellos. El alto nivel compositivo de la banda persiste aún en su último “The Book Of Souls”, y su gran estado de forma en directo han hecho el resto… porque hay bandas cuyos fans se encuentran entre los mas leales del mundo. Ya puede ser un jueves, puede hacer un calor infernal en Sevilla, que cuando suene “The Trooper” todo quedará olvidado.

maiden2Encargados de abrir la noche fueron The Raven Age. Quizás te estés preguntado como una banda con 1 solo disco en la calle y formados hace menos de 7 años pueden acompañar por todo el mundo a unas leyendas como Iron Maiden, y es que todo tiene una explicación: en su formación milita George Harris, hijo del bajista de Iron Maiden Steve Harris. Si ya en anteriores giras parecía que todo quedaba en familia con Lauren Harris de acompañamiento, ahora queda confirmado al 100%. Lo cierto es que la joven banda no lo hace nada mal, y en media hora les dio tiempo suficiente a demostrar que su metal melódico con toques modernos no tiene por qué desentonar con la media de edad del público de Iron Maiden (35 a 40 años). Agradecimientos y ceder el escenario para un montaje bastante cuidado de los reyes de la noche.

Y así como es habitual, Iron Maiden llevan encima del escenario toda la parafernalia conceptual de cada disco que presentan: en esta ocasión tocaba presentar “The Book Of Souls” y la semblanza con las tribus indígenas de Latinoamérica reinaba encima del escenario. Bosques del Amazonas, totems y esculturas de piedra, fuego y calderas humeantes para que Dave Murray y Janick Gers dieran rienda suelta a su vitalidad por todos los rincones. Video de introducción, silencio reinante y Bruce sale de entre las sombras para arrancarse con “If Eternity Should Fail”. Enfundado en pantalones largos, botas y una sudadera, era la imagen perfecta del calor que pasábamos los mas fervientes fans en las primeras filas.

maiden3Bastante comunicativo con el público (además de los habituales “Scream For Me Seville”), tuvo tiempo hasta de lanzar una arenga a los promotores por colocar un “Black Circle” delante del escenario, insistiendo en la injusticia que representa para los fans de Iron Maiden que otras personas paguen un precio mas elevado en un concierto de heavy metal para poder estar mas cerca de los músicos… la banda así se desligaba de este hecho, y los fans parecen haberlo comprendido porque dichas vallas de separación no duraron mas de 30 minutos (poco pudo hacer el personal de seguridad).

Y así fueron cayendo canciones del nuevo disco y clásicos de la banda, entre cambio y cambio de telón. A modo de comparativa, al parecer el show de Sevilla sonó de mejor manera que la primera fecha de la gira en Galicia (Resurrection Fest), y la voz de Dickinson retumbó en todo el Estadio. Los números son los mismos: bandera inglesa en “The Trooper”, la máscara de gorila en “Death Or Glory”, el Eddie gigante en “The Book Of Souls” y su pelea con Dickinson que acaba con éste último arrancándole el corazón y lanzándolo al público. Todo estudiado y repetido a lo largo de la gira mundial, pero que sigue impactando como si se tratase de la primera vez. Se pueden ver videos en YouTube, lo puedes escuchar de boca de otros fans, pero vivirlo en primera persona es siempre una experiencia única.

maiden7Y así acaban con la trilogía “The Number Of The Beast” / “Blood Brothers” / “Wasted Years”. Curioso que antes de “Blood Brothers” recordase que independientemente del color de la piel o de la religión todos somos hermanos en la música, mientras que en esos precisos momentos ocurría el atentado terrorista de Niza que se saldó con 84 víctimas y del cual ninguno de los presentes eramos aún conscientes.

Volviendo a lo estrictamente musical, para un servidor “Wasted Years” volvió a sonar (igual que en el Resurrection Fest) mas lenta que en su versión original, pero fue un fin de fiesta digno de una banda que lleva exactamente 41 años de actividad sobreviviendo a cambios de formaciones y a las modas. Ya podrán pasar los años, que Iron Maiden siguen en lo mas alto del juego. Es la seguridad de las cosas bien hechas.

Setlist Sevilla 2016

If Eternity Should Fail
Speed of Light
Children of the Damned
Tears of a Clown
The Red and the Black
The Trooper
Powerslave
Death or Glory
The Book of Souls
Hallowed Be Thy Name
Fear of the Dark
Iron Maiden
The Number of the Beast
Blood Brothers
Wasted Years

maiden8

header brush goetiamedia

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

4 Respuestas

  1. Javier Agreste

    Disfruté como un niño chico, para que mentir.
    Eché en falta clásicos, me sobró alguno de su último disco, pero como es evidente, disco que sacan, disco que defienden. Y por ejemplo “The red and the black” es un jodido himno. No se cuantas personas pude ver entonando ese coro en la zona de parking y aledaños.
    Es la segunda vez que los veo, imperdonable, pero me he quitado la espinita de no haber visto todavía a Dickinson.
    Son infinitamente grandes.

    Responder
  2. Javier Agreste

    Disfruté como un niño chico, para que mentir.
    Eché en falta clásicos, me sobró alguno de su último disco, pero como es evidente, disco que sacan, disco que defienden. Y por ejemplo “The red and the black” es un jodido himno. No se cuantas personas pude ver entonando ese coro en la zona de parking y aledaños.
    Es la segunda vez que los veo, imperdonable, pero me he quitado la espinita de no haber visto todavía a Dickinson.
    Son infinitamente grandes.

    Responder
  3. Sebas

    Independientemente de que me encantó el concierto, me parece una vergüenza, además de un peligro para la seguridad de la gente, que el escenario estuviera tan cerca de la grada, la zona de pista no ocupaba ni la mitad del campo, por lo que la gente que tenía entrada de pista estaba hacinada como sardinas en lata, no pasó nada porque, a pesar de lo que todavía siguen diciendo algunos, los que vamos a estos conciertos somos gente cívica. No les costaba nada poner el escenario a mitad de campo para dejar huecos atrás para la gente que no les guste estar hacinada.
    Respecto a los de seguridad, añadir que al salir preguntamos a varios guardas de seguridad si las puertas que dan al parking del estadio estaban abiertas o no, para salir por allí, y no supo decírnoslo. Qué menos que alguien que controla la entrada y salida de un recinto conozca qué puertas están abiertas y cuáles no, otro despropósito.
    En cuanto a las barras, vuelvo a insistir en que entiendo la fama que tenemos los que vamos a este tipo de conciertos pero a ver si van desapareciendo ya esas ideas rancias porque allí había de todo, gente mayor, niños y, como mi pareja, mujeres embarazadas, las cuales no pueden beber cerveza con alcohol y algunas (como mi pareja) tampoco refrescos azucarados a causa de la diabetes (que también habría algún que otro diabético entre las 15000 personas que fueron, digo yo). Lo único que podía beber era agua, a 2€ el botellín (sin comentarios) y encima, al final del concierto, se había agotado, a ver si somos conscientes de que estamos en el mes de julio en Sevilla para prever el consumo de agua…. vaya lumbreras!
    Por último, y esto es sólo un detalle que me hubiese gustado (y creo que a todo el mundo) es que no sé si alguien más se fijó pero la última canción terminó justo a las 12 menos dos minutos XP y hubiese sido un detalle inolvidable, por parte de la banda que hubieran tocado justo en ese momento el “Two minutes to midnight”, se me ponen los pelos de punta sólo de pensarlo!

    Larga vida al rock & roll!!!!

    Responder
  4. Juanma

    Sobre tu comentario del “Black Circle” delante del escenario, no entendí que Bruce dijera esto, más cuando el día anterior iban con Black Circle en Madrid y lo llevan usando desde hace varias giras en España… puro teatro que generó una gran inseguridad en el estadio. Totalmente denunciable. Que aplaudas que la gente reviente las vallas de seguridad, aunque no era mi caso, díselo a los que estaban allí con niño y los sacaron a patadas y puñetazos… lo siento, yo no llego al teatro, por mucho que me encante el actor o actriz, y quito de los asientos de patio de butacas a ostias a la gente porque yo solo me pueda o quiera pagar gallinero… vi a mucha gente muy pasadita que seguro que lo que se había metido entre pecho y espalda era más de los 50€ de diferencia que habíamos pagado unos cuantos renunciando a otras cosas como, por ejemplo, irnos de vacaciones…. mira hasta que punto podemos llegar a ser fans, pero, como siempre, en esta ciudad, hay gente que se cree con derecho a coger lo que no es suyo y no ha pagado con la excusa de que ellos deciden que es el bien y el mal y comentarios como este en el blog o comentarios como el de Bruce solo hacen sino jalearlos.

    Si tanto le dolía a Bruce, que hubiese bajado su cache de 1,5 millones de dolares por concierto para que la promotora no tenga que buscar formulas para pagarselo, porque con ACDC no fué necesario poner esta Black Circle.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.