Texto: Iñigo Domínguez Díaz
Fotos: Iñigo Domínguez Díaz

Con la lengua fuera llegué a la Razzmatazz el pasado miércoles y que bien me sentó la cerveza que me tomé nada más llegar. Y es que nos confirmaron pase en el último momento para una de las giras más esperadas del año, la despedida de los escenarios de la banda de gothic rock/ metal por excelencia, H.I.M.

PUEDES VER TODAS LAS FOTOS DEL CONCIERTO aquí

Y es que los fineses marcaron una época entre finales de los noventa y principios de los dos mil difícil de olvidar, en la que sobre todo Ville Valo se convirtió en un ídolo de masas que atrajo a todo tipo de público hacia este tipo de música. Siempre tuvo que cargar con la comparación a la que se le sometía de Marylin Manson en la que el de Helsinki era el  ángel contrapuesto al diablo.

El caso es que el goth rock ya no tiene el tirón que tuvo en la  citada época  y muchas bandas o han desaparecido o han pasado a un segundo plano. En la búsqueda de una despedida digna, H.I.M. han montado su gira final en la que desgranan lo más selecto de  su discografía.

IMG_4733

Abriendo la noche estaban los barceloneses Romanthica que se notó que jugaban en casa desde el  primer momento. Ya desde el comienzo contaron con el apoyo incondicional del público que al comenzar la velada no ocupaba mucho más de media entrada. Son fieles discípulos de la banda cabeza de cartel de la noche, han elegido eso sí, el castellano como lengua en la que escribir sus letras y exponer su propuesta. De ella regalaron al público siete temas, en menos de cuarenta minutos que supieron aprovechar incluso para presentar temas de lo que será su próximo nuevo disco. Contaron con buen sonido y ciertamente defendieron sus temas con maestría, mostrando profesionalidad y buen hacer en los siete temas que pudieron ofrecer en su corta actuación.

Inmediatamente de la finalización de Romanthica comenzaron los preparativos para el concierto de H.I.M. mientras la sala terminaba de completar su aforo con los rezagados, no quedando sitio ni para un alfiler, de hecho el papel estaba totalmente agotado desde hacía tiempo. El escenario era sobrio sin más elementos que su conocido “heartagram” y quedo rápidamente listo para que los finlandeses pusieran en marcha la maquinaria.

IMG_4852

Así como de sorpresa, como en un momento de distracción del público, saltaron a escena los cinco miembros de la banda procedentes de la penumbra y comenzaron el concierto hasta con un punto de desidia con Buried Alive by Love  desatando de manera inmediata la  locura sobre todo en el sector femenino. Y es que Vile se sabe todos los trucos, guiños, posturas para hacerse deseado y ser el centro absoluto de todas las miradas. Y es que a pesar de que H.I.M. siempre ha contado con grandes músicos, él es el que le ha imprimido la personalidad a la banda.

Así pues fueron cayendo uno tras otro los clásicos de la banda sin apenas presentación alguna de los temas más reconocidos de su discografía entre ellos Your Sweet Six Six Six o The Kiss Of Dawn y el público disfrutaba más por la inercia transmitida por la banda que por la actuación en sí. Cuando todo apuntaba a noche para olvidar (también hubo algún problema de sonido ya que a veces la voz de Vile era imperceptible) a partir de Rip Out the Wings of a Butterfly la banda se comenzó a animar más y a darse cuenta de que estaban por última vez como H.I.M. en Barcelona en una sala abarrotada que quería un poco más de sacrificio de los que se supone son los reyes del metal gótico. Gone With The Sin fue sin duda el momento íntimo de la noche, Bleed Well el más rockero y poco a poco llegaron hasta una de sus grandes canciones, que aunque siendo una versión como es el Wicked Game de Chris Isaak la han hecho propia a lo largo de los años.

IMG_4847

En ella su guitarrista  Mikko Lindström se marcó un solo de guitarra muy técnico que hizo las delicias del respetable que a partir de entonces entró de lleno en el concierto, tarde pero la banda supo reaccionar. Y es que uno tras otro fueron cayendo los hits más importantes de la banda, todas esas canciones que incluso en algún momento se han podido escuchar en las radios con cobertura nacional. Killing Loneliness, Poison Girl, Join Me in Death fueron las que mejor sonaron y más levantaron al público que llegó al éxtasis final con Funeral Hearts, momento en que la banda abandonó el escenario para esperar la consiguiente petición de bis por parte de la audiencia. En él terminaron de rematar la noche con otra gran versión el Rebel Yell  de Billy Idol y When Love and Death Embrace una de sus canciones más contundentes y de ritmos pesados que quedó perfecta como acto final de la obra.

Después de casi dos horas de concierto la banda recogió sus pertenencias y se retiró al camerino de forma definitiva y probablemente por última vez en su carrera. Digo probablemente porque todos sabemos que últimamente las giras de despedida duran unos cuantos años y no es raro que se amplíen. Volviendo al concierto en sí, la impresión es clara; un clásico de menos a más, en el que el grupo por carisma ya tiene mucho ganado antes de empezar y se le perdonan muchas cosas pero que cuando de verdad se ponen manos a la obra con lo que saben hacer, demuestran que el prestigio se lo ganaron con años de esfuerzo y trabajo.

Buried Alive by Love
Heartache Every Moment
Your Sweet Six Six Six
Resurrection
The Kiss of Dawn
The Sacrament
Tears on Tape
Rip Out the Wings of a Butterfly
Stigmata Diaboli
Gone With the Sin
Bleed Well
It’s All Tears (Drown in This Love)
Wicked Game
Killing Loneliness
Poison Girl
Heartkiller
Join Me in Death
In Joy and Sorrow
Right Here in My Arms
The Funeral of Hearts

IMG_4813

IMG_4785

IMG_4827

IMG_4788

IMG_4758

IMG_4737

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.