Texto: Nati P Taviel de Andrade

No se celebran 20 años todos los días. La pasada edición del Graspop  Metal Meeting fue la veinteava que tenía lugar en el pueblo de Dessel (Bélgica) y miles de metalheads de diferentes países se reunían allí para celebrarlo. El equipo de Goetia Media también asistió al evento. ¿Y tú? ¿También festejaste a ritmo de buen metal?

Hay que reconocer que este año el cartel era un absoluto acierto: bandas del palo de Kiss, Scorpions, Faith No More, Mötorhead, Alice Cooper, Slash, Judas Priest, Slipknot, Korn y muchísimos más se reunieron en un mismo festival para dar lo mejor de sí y hacernos vibrar con uno de los mejores carteles de 2015. Toda una odisea a la hora de hacerse un horario y elegir qué bandas  ver ¿Lamb of God ó Amorphis? ¿Alice Cooper ó Arch Enemy?. Para algunos ese tipo de preguntas sobran y lo tienen muy claro. Pero para otros, según gustos, tuvieron que lidiar con estas elecciones y hacer malabares para poder sacarle el máximo partido a este cartel de infarto.

graspopLlegar al Graspop no es difícil. Ya sea en autobús ó en tren (quizás en coche para el que decida aprovechar darse un paseillo hasta tierras belgas); las conexiones son buenas y puesto que Bélgica no es especialmente grande, no se tarda mucho en ir de una punta a otra. La zona de acampada y la zona del festival tampoco son muy grandes, así que moverse allí en general es bastante cómodo. Cuenta con 4 escenarios: los dos principales están uno al lado del otro y los otros dos están cerca; de manera que eso facilita de gran manera la posibilidad de ver conciertos en diferentes sitios. Y en cuanto al comer y beber (no sólo de metal vive el hombre y menos si se tratan de tres días), hay que admitir que ofrece una amplia variedad de puestos; así como de algún que otro bar que nos ofrece la posibilidad de probar las cervezas del país.

Eso sí, prepara tu bolsillo para esos días, porque es un festival bastante caro en comparación con otros como el Wacken ó el Summerbreeze.  Se paga a base de tokens (la moneda oficial del Graspop) y cuando uno se da cuenta, se ha dejado medio sueldo en estas simpáticas fichas que te recuerdan a las tardes de Monopoli con la familia.

Hay que admitir que el festival es estupendo en muchos aspectos: un amplio y variado cartel, impecable puntualidad de los conciertos, amplio surtido de sitios donde comer y beber, buenas after parties y una zona de acampada medianamente decente. Sin embargo, debo decir que me ha sorprendido muchísimo que un festival de tal envergadura resulte tan increíblemente pesetero (los precios excesivos y cobraban incluso por adquirir el típico librito con el programa); además de muy, MUY sucio.

graspopEl primer día apenas se veía el suelo del recinto (ojo, soy andaluza, pero en este caso no exagero). Y es que no había contenedor alguno donde depositar los numerosos vasos, platos y restos de comida; lo que hizo que aquello al final del fin de semana pareciera más un estercolero que un festival. Si bien es cierto que el festival ofrecía una divertida y simpática forma de reciclar los vasos (había un puesto en el que podías cambiar 20 vasos de plástico por pescar 3 patitos y posteriormente canjearlos por algún premio como merchandising, un viaje en noria, una ficha para los coches choques e incluso un paseo por el backstage); la realidad es que la mayoría de la gente pasaba por desinterés ó probablemente incluso por falta de información; ya que no era algo que destacara de especial manera. Una lástima, ya que, en mi opinión, eso dejaba mucho que desear.

Sin embargo, eso no fue lo peor de todo. No me importa dejarme la pasta en un festival si la ocasión lo merece, al igual que tampoco me molesta realmente vivir rodeada de basura por un fin de semana. Pero que el sonido de los escenarios principales fuera flojo, hizo que me hirviera la sangre. No voy a Bélgica para escuchar a Scorpions tocando encerrados en una caja de galletas. Quiero un sonido acorde a la magnitud del evento y, sinceramente, quedé profundamente decepcionada con el sonido en general. ¿Lo disfruté? sí, no habría palabras para describir cuanto. Cualquiera lo haría, porque las bandas lo hicieron, en su gran mayoría, genial. Pero siendo crítica, tengo que decir que dolía bastante no poder disfrutar del sonido que los músicos y el público merecían.

En cuanto a los conciertos que tuvieron lugar, hay que decir que fueron un disfrute absoluto. El primer día (viernes), pudimos gozar de un muy variado repertorio de la mano de grupos como los suecos H.E.A.T. ; que pusieron toda la carne en el asador pese a tocar a las 12:20 del mediodía  y nos hicieron bailar a ritmo de buen rock. Hay que destacar que Erik Grönwall demostró ser un frontman realmente estupendo; un personaje muy divertido y carismático que no dudó en bajar del escenario en más de una ocasión para mezclarse con el público y animarlo a cantar con él. Una banda con muchísimo potencial que resultaron la apertura perfecta para el Mainstage 1.

graspopAquel día también destacaron actuaciones como la de la banda de blues-rock sueca Blue Pills, (impresionante la voz de su cantante Elin Larsson); Epica, que si bien no ofreció nada nuevo, supo ganarse a su público y nos hizo disfrutar especialmente con alguno de sus temas antiguos; Cavalera Conspiracy, que resultó ser un verdadero remember de los mejores momentos de Sepultura y un auténtico deleite para los fans de los hermanos Cavalera; In Flames, que animaron al público desde el primer instante a fundirse en un continuo crowd surfing (pese a que la organización del festival lo prohibía);

Slash, que ofreció un show lleno de buen rock y temas míticos de los Guns and Roses que hicieron bailar a miles de personas; Marilyn Manson, que destacó por la que sería, sin lugar a dudas, la puesta en escena más pobre y aburrida de todo el festival (¿creería el señor Manson que cantando un par de hits como “Dope show” ó “Beautiful people” lo tenía todo ganado? a este tipo cada vez se la pinfla más todo) y, los que serían sin duda los reyes de la noche, Kiss. Un espectáculo que calificaría de impecable con mayúsculas y que nos demostró que el buen rock sigue vivo, muy vivo y que gozan de un puesto que han ganado y con muchísima razón.

El sábado fue otro día prometedor para el Graspop. Empezamos la mañana a golpe de buen metal israelí de la mano de Orphaned Land; banda que resultó un auténtico acierto para comenzar la jornada y que nos hizo disfrutar con su buena música; pasamos a ver a Shining, banda noruega que fusionan el black con el jazz y que nos deleitaron con un buen show; disfrutamos de The Ocean, banda berlinesa que nos sumergieron en lo más profundo e hicieron vibrar al público a golpe de buen progresivo;

Sonata Arctica, que fueron un fraude absoluto y que nos hicieron sufrir con todos sus temas nuevos, haciendo caso omiso a las críticas de sus últimos álbumes y resultando una auténtica decepción para los que estábamos presentes, a excepción de un par de temas con los que salvaron el concierto; Alice Cooper, auténtico genio de su género y uno de los espectáculos más brillantes que he visto en mucho tiempo; Korn, que pese a no ser mi fuerte, hay que reconocer su status y la calidad del directo que ofrecen;

graspopAlcest, verdadero diamante en bruto y un sinfín de sentimientos a flor de piel que convirtió a esta banda francesa en uno de los grupos más significativos del fin de semana; Judas Priest, un clásico imposible de obviar en un festival de esta talla y que supieron, una vez más, estar a la altura que les corresponde y finalmente coronamos la noche con Slipknot; banda que con los años cada vez ofrece un mejor espectáculo si cabe y que hicieron embrutecer al público para elevarlos a lo más alto. Un perfecto final para este sábado, o en la mayoría de los casos, un estupendo principio para seguir la fiesta hasta el amanecer.

El domingo fue un día apoteósico para los que aún sobrevivíamos al Graspop. Comenzamos una mañana cargada de buen rock de la mano de Pop Evil, Tremonti y Black Stone Cherry, y continuamos de la mano de la banda alemana Equilibrium, que resultó un goce para todos los presentes. Pero los platos fuertes llegaron de la mano de Airbourne, Amorphis y unos esperadísimos Motörhead con un Lemmy con ganas de seguir dejándose la piel por su público incondicional.

Seguimos disfrutando del buen metal con los finlandeses Children of Bodom, un espectáculo como siempre brillante y llenísimo de energía; y nos dejamos llevar por la magia de Sharon del Adel y los suyos para disfrutar de temas tan míticos como “Ice queen” y “Mother earth” de los holandeses Within Temptation. Finalmente, las guindas de este enorme pastel: los alemanes Scorpions, que se ganaron el corazón del público más veterano y los muy esperados Faith No More; que fueron el broche de oro de la noche y supieron meterse al público en el bolsillo con canciones tan sonadas como “Evidence” ó “Epic”. Un final épico (nunca mejor dicho) para un festival que, pese a sus muchos defectos (a ver si espabilan o acabarán quedándose muy atrás en comparación a otros muchos festivales), nos hizo disfrutar como enanos de un cartel de 10 y un ambiente de 11.

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

3 Respuestas

  1. Jaggers

    Estamos pensando ir este año con los colegas, y ya que me he topado con tu reseña, aprovecho para preguntarte concreta-mente precios en general, cerveza, comida, agua, (aunque supongo que hay grifos de agua. ?) ya que dices que es un poco caro, comparándolo con el HellFest 2015 la cerveza era muy cara y mala, una jarra te cuesta 18,00€ y el vaso si mas no recuerdo 4,00 € que es una vaso muy pequeño por cierto, y comida, la comida si estaba muy bien, comías por 6,00€ y bien. Haber que me cuentas 😉

    Las duchas que tal.? La zona de acampada esta cerca del recinto (escenarios)

    Bueno, desde ya gracias por la respuesta. /,,/

    Responder
    • Nati P Taviel de Andrade

      Buenas!

      La cerveza también es carilla en el Graspop, pero creo que la calidad no te decepcionará al tratarse de cerveza belga 😉 Además, hay un puesto con varias cervezas del país y eso es muy de agradecer.

      En cuanto a la comida, creo recordar que rondaba por 7 € o así. Mucha variedad, pero las cantidades no son muy abundantes (dependiendo de que compres se estiran un poco más o menos).

      La zona de acampada cae bastante cerca si comparamos con otros festivales como el Wacken. En general, este festival se me hizo mucho más cómodo a la hora de moverme de escenario a escenario ó regresar a la zona de acampada. Y las duchas bien, no hay quejas al respecto.

      Disfrútalo muchísimo y ya compartes la experiencia con nosotros! 😉 Y si te surge cualquier otra preguntilla, no dudes en escribir de nuevo!

      Responder
      • Jaggers

        Gracias, por tu respuesta Nati, ya me pasare dejando mi reseña, hasta otra /,,/

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.