popup<

Texto y Fotos: Mariano Bacigaluppi Beguiristain

Ver a los argentinos DIOS SALVE A LA REINA siempre es un auténtico placer. Os lo puedo asegurar, y con conocimiento de causa, después de haberles visto por sexta vez en los últimos doce años.

Recuerdo en aquel lejano 2006, donde se presentaban en recintos reducidos y prácticamente desconocidos para el público español en su primera gira por la península. Han pasado los años, su fama ha crecido al igual que su calidad a la hora de la puesta en escena y en su milimétrica y perfecta interpretación e imitación de una de las mayores bandas que la música moderna nos ha regalado. QUEEN es y será inmortal, perdurarán en tiempo y seguirán traspasando de generación en generación… Su música ha vivido, y vivirá, con nosotros y forma, y formará, parte de nosotros por siempre. QUEEN es parte de nuestra vida y, honesta y auténticamente, nos la hace más amena y menos gris…

En la propia web de la banda sudamericana se anuncian como “Si crees haber visto todo, ponte cómodo y disfruta del mejor homenaje a Queen de todos los tiempos. Sin lugar a dudas, el más auténtico tributo a QUEEN jamás logrado” ¿Sabéis qué? Es la verdad y está a eones de ser publicidad engañosa… Si aún no les has visto, te estás perdiendo de algo muy grande y, sobre todo, te estarás perdiendo de ver un auténtico show de QUEEN como eran en antaño, porque creo que ni siquiera la propia y original banda, con Adam Lambert al micrófono, podrían darnos ese show hoy en día.

Después de unos poquísimos minutos de las 22.00hs, el cuarteto se hizo presente en el escenario con una impactante interpretación de una de mis canciones favoritas de la banda, Tie Your Mother Down y seguidamente sonó I Want It All para el delirio generalizado de todos los presentes en la abarrotada pista del Wizink Center (o Palacios de los Deportes de Madrid como casi todos le conocéis). Después de este comienzo hardrockero, bajaron un poco las revoluciones pero no la intensidad y Another One Bites The Dust y Killer Queen fueron muy festejadas y bailadas.

Inmediatamente se largaron con otra de mis canciones favoritas de la banda inglesa.. Flick Of The Wrist sonó monumental, y con un Pablo Padín, en el papel de Freddie Mercury, que fue una auténtica maravilla, aunque para no faltar a la verdad, lo fue durante toda la noche. Save Me también fue muy bien recibida y Now I’m Here sonó realmente contundente y con un grandísimo trabajo de Francisco Calgaro (Brian May) a las guitarras. Después de Under Pressure prosiguieron con la divertida Need Your Loving Tonight. Somebody To Love también fue muy aceptada por el público al igual que la entretenida One Vision. Otras de las sorpresas fue escuchar en directo I Was Born To Love You , canción que originalmente aparecería en el primer disco en solitario de Freddie Mercury y luego fuera rehecha para el disco póstumo de la banda inglesa, Made In Heaven.

Los momentos más sentimentales y profundos vinieron de la mano de Who Wants To Live Forever y la sensacional You Take My Breath Away. También apareció por el horizonte la conocidísima y cercana Love Of My Life y a posteriori otra de las sorpresas. Nada más y nada menos que Driven By You, una de las míticas de la carrera solista de Brian May. I Want To Break Free fue aplaudida hasta el hartazgo por la gente y también las risas vinieron acompañadas del atuendo vestido por Mercury. Radio GaGa fue seguida y acompañada por el público y con la mítica e insuperable Bohemian Rhapsody el Wizink Center se vino prácticamente abajo en su parte más netamente rockera.

Mientras la banda se ausentó del escenario por unos minutos, el bajista Ezequiel Tibaldo, salió acompañado del que fuera asistente personal del mismísimo Freddie Mercury, Peter Freestone y fue realmente agradable ver como éste estaba muy felíz y contento de estar allí y de apoyando al 100% a la banda argentina.

Aunque el show debe continuar, este concierto ya debía ir perfilando su final y éste sería con la grandísima Don’t Stop Me Now y las canciones que acompañaron a la banda inglesa en casi todos los finales de sus espectáculos, El combo We WIll Rock You y We Are The Champions y la reproducción de God Save The Queen con Freddie ataviado de su corona.

La banda se despediría finalmente del escenario, pero el público se quedó unos minutos más pidiendo un regalo más en la noche y así fue que el combo argentino cedió, y ya con muchísima gente retirándose, salieron una vez más y se marcaron una antológica versión de We Will Rock You (Fast).

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.