Texto: Victor Ciria
Fotos: Iria Lage

Dos horas del mejor rock cantado en euskera por una banda que parece no tener límites y que esperemos que nos regalen muchos discos más como este ‘Denbora da polígrafo bakarra’.

Dicen que en la variedad está el gusto. Y de esto me pude dar cuenta una vez entré a la sala Joy Eslava este viernes 6 de febrero, abarrotada por un público de lo más variopinto, de todos los estilos que uno se puede imaginar. Tan variado como el nuevo álbum de los navarros, un triple EP en el cual ninguno de los discos se parece entre sí.

Con la sala a pocos momentos de llenarse, saltó al escenario la banda Biznaga, grupo invitado por Berri Txarrak para ir abriendo boca al público asistente. Con una estética pop y un estilo adornado por letras y acordes sucios y ritmos acelerados del punk, los madrileños tocaron un set de escasos 30 minutos, temas que fueron muy bien recibidos por el público.

Berri TxarrakRozando las 9 de la noche, el trío de Lekunberri hizo acto de presencia en el escenario. Comenzaron a sonar las primeras notas de ‘Lanbroan’, tema que también abre su nuevo disco ‘Denbora da polígrafo bakarra’, algo así como ‘El tiempo es el único poligrafo’, como nos tradujo el líder de Berri Txarrak, Gorka Urbizu, y que en palabras de este mismo, ‘iba a ser tocado entero’. Algo que, para mi sorpresa, no fue en ningún momento impedimento para el público, pues es un álbum que consta de 20 temas y que supera los 60 minutos de duración. Los temas y el orden que le quisieron dar para el directo (distinto al original del álbum) funcionaron de maravilla y fueron cantados todos y cada uno por cientos de voces al unísono, sin importar que estuvieran cantados en euskera, idioma que la mayor parte de la sala probablemente no conociera. Y es este hecho el que hace a esta banda tan grande y tan merecedora de lo que están consiguiendo álbum tras álbum, y es que venían hace un mes escaso de hacer sold out 4 noches seguidas en San Sebastián, y lo mismo consiguieron aquí en Madrid en la Joy Eslava.

Berri TxarrakEl público no paraba de disfrutar y bailar los temas de rock directo de los navarros. Este éxtasis que estaban infundiendo en el público consiguió que, a grito de ‘Oihu, oihu’, interrumpieran la representación del álbum e intercalaran esta canción por petición directa de la gente. ‘Oihu’ fue toda una fiesta y consiguió acercar aún más si cabe la conexión de la banda con el público, al que tenían totalmente en el bolsillo. Siguieron con los últimos temas que quedaban de este magnífico ‘Denbora da polígrafo bakarra’, entre los cuales, Gorka nos contaba el reto que había sido componer estos 20 temas (uno por cada año de existencia de Berri Txarrak) además de la grabación, que había sido en 3 localizaciones distintas, con muchos viajes y demás complicaciones que suponen. El trío cerró la interpretación del álbum con el tema homónimo ‘Poligrafo bakarra’.

Después de unos pocos minutos de descanso, y arropados por el público pidiendo los bises, volvieron a escena interpretando el clásico Stereo. La fiesta continuó con ‘Bueltatzen’ y, casi sin un segundo de respiro, el bajista David González comenzó con la suave intro de bajo de la melódica ‘Oreka’, acompañado por la batería de Galder Izaguirre, a los que nos fue presentando Gorka Urbizu ante los aplausos del público asistente. A mitad de tema intercalaron una cover de ‘My number’, de la banda indie inglesa Foals. Después de este clásico como es ‘Oreka’, toda la sala tuvo que agacharse a las órdenes del trío para volver a saltar con ‘Ikasten’, tras la cual volvieron a desaparecer del escenario, convocando otra vez los gritos pidiendo bises.

Berri TxarrakEsta vez volvió Gorka solo, anunciándonos un homenaje a uno de los artistas que más había admirado en su vida, que este mismo día hubiera cumplido 70 años. ‘Redemption song’ fue el tema que interpretó en acústico como recuerdo a Bob Marley. Entonces fue cuando se quisieron despedir y agradecer a todo el público, a todo el equipo que traían, y recordar todos esos conciertos en distintos puntos de nuestro país que más les habían marcado. Y no había mejor forma de despedirse que con su tema más clásico, ‘Denak ez du balio’.

Dos horas del mejor rock cantado en euskera por una banda que parece no tener límites y que esperemos que nos regalen muchos discos más como este ‘Denbora da polígrafo bakarra’.

PUEDES VER TODAS LAS FOTOS AQUÍ:

BERRI TXARRAK EN MADRID

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.