Organizador: Madness Live! Productions.
Bandas:
Opeth, Pain of Salvation, Anathema, Fish, Alcest, Tesseract, Antimatter
Texto:
Bárbara Teruggi

Al mismo tiempo que escribo esta crónica, estoy ya pensando en lo brutal que seguramente será el BeProg! My Friend del 2015, puesto que, no solo ha sido un exitazo la primera edición de este año, sino que ya estamos sobre aviso de que el año que viene habrá segundo round, y yo señores, creo que no faltaré a la cita del año que viene, ni la siguiente, ni las sucesivas, siempre que siga siendo tan bueno como esta edición.

Ya lo dijo Vincent Cavanagh durante la actuación de Anathema “Este es el festival de progresivo con el mejor cartel que vais a ver este año”, y se podía comprobar por lo contento que iba el hombre pululando entre la audiencia, disfrutando como uno más entre nosotros de los conciertos de sus bandas compañeras de cartel, se notaba que estaba muy cómodo y así intuyo que habrán estado las demás bandas a juzgar por el buen rollo que se desprendía del escenario, actuación tras actuación.
En cuanto a la organización general del festival, quiero felicitar otra vez a la promotora Madness Live! Productions por un trabajo consistente y en el cual se han volcado en cuerpo y alma (por supuesto sin descuidar nunca el resto de sus eventos). El proceso de publicidad del festival ha sido de lo más ameno, en todo momento compartiendo toda la información posible para que los asistentes supiéramos lo que nos íbamos a encontrar, constantemente promocionando a las bandas que componían el cartel, demostrando las ganas que tenían de que llegue el día del festival y respondiendo a las dudas de la gente a la mayor brevedad posible, y todo esto sin hacer spam, al menos yo entraba casi diariamente a la página de Facebook del BeProg! Para actualizarme de las noticias que pudiera haber, no necesitaban enviarnos ningún tipo de publicidad, el cartel caminaba solo y la dedicación que han puesto en la organización los avalaba.
También destacar algo que me gustó muchísimo desde el primerísimo momento, y es que en la página oficial del festival beprogmyfriend.com, tenían un countdown para cada banda que estaba pendiente de confirmar, y así nosotros podíamos saber exactamente cuando iban a anunciar la siguiente que pasara a formar parte del cartel. Creo que esta fue de las mejores esperas de confirmaciones que ha habido, sinceramente no sé si alguien lo había implementado antes, pero tomad nota porque creo que a más de uno y más de dos le pareció una idea perfecta.

Por fin llegado el día señalado, me dirijo a Poble Espanyol donde hice una cola muy larga que desapareció en cuestión de minutos debido a la buena puntualidad de la apertura de puertas y la buena organización del control de la entrada, coser y cantar, quizás lo único que me faltó es un cartelito en algún lugar visible cerca de la entrada que advirtiera de que todos los pases canjeables (ticketmaster, otras páginas y acreditaciones), se tenían que hacer en la taquilla regular de Poble Espanyol. No fue tampoco ningún trauma, ya que estaba a dos pasos y luego tampoco tuve que hacer casi nada de cola para entrar.

be prog my friendUna vez dentro comprobamos lo que ya intuíamos, el emplazamiento era inmejorable, ya muchos conocemos como es el Poble Espanyol por dentro, pero lo cierto es que yo hasta la fecha no había asistido a ningún evento musical allí. Me pareció muy acertado, en la Plaça Major rodeado de los ‘edificios’ que enmarcaban la plaza y por tanto contenían el sonido de una manera óptima, se encontraba un enorme escenario, con un sonido por lo general de altísimo nivel y que, debido a la forma de la plaza podía oírse desde todos los ángulos.

Dos barras auto gestionadas por el festival, un puesto de merchandising, quizás un poco de lío al principio de todo para coger los tickets de la bebida ya que la cola del merch estaba justo al lado, pero en seguida se disipo y luego el goteo constante de la gente, contrarrestado por el amplio número de camareros, muy dispuestos todos, hizo que pedir una cerveza fuese increíblemente rápido y fácil, (algo que no suele ocurrir y mucho menos en un festival, asique otro punto a favor).

También estaban abiertos los bares y restaurantes que rodeaban la plaza, ofreciendo precios, no tan baratos como la barra auto gestionada del festival, pero más o menos dentro de lo normal, destacaría más el precio de la comida, que estaba bastante asequible también, aunque se permitía entrar con comida según me comentaron, lo cual da un punto más a favor a la organización, considero que han tenido en cuenta que no estamos en un buen momento económico y han querido hacer todo lo posible por garantizar que la gente se lo pudiera pasar en grande sin pensar en el dinero.

Y bueno, esto ya es cosa de chicas, porque los chicos lo tenéis bastante fácil pero… Me ha encantado que estuviesen abiertos y en uso los baños públicos de la plaza, bastante limpios durante toda la duración del festival, bien provistos de papel y jabón y suficientes para todo el festival, no había que hacer colas kilométricas para utilizarlos y la gente se comportó bastante bien en cuanto a su uso.

Dicho esto, espero no haberme dejado nada por destacar del tema organización, y haber dejado claro que este festival ha estado más que a la altura y considero que ya se ha ganado, con tan solo una edición, un puesto reconocido en el mapa de festivales de verano europeos. Poca broma.

Ahora, al meollo de la cuestión, y lo que veníamos a ver, el desfile de bandas seleccionadas para esta primera edición y que fue la principal causa del éxito de este festival.

Abriendo fuego a las 17hs, los ingleses Antimatter, con unos cuarenta minutos de setlist, se las ingeniaron para hacer un breve repaso a sus últimos dos LP’s Leaving Eden y Fear of a Unique Identity, entre los que se encontraban “Paranova”, “Redemption”, “Monochrome” y, como regalito extra, también el hit “The Last Laugh” de su primer LP Saviour. Muy entregados al público a pesar de que hacía un sol de justicia que atacaba al pobre Mick Moss, quien aguantó el tipo estoicamente y no acusó en ningún momento la insolación en su actitud. El sonido fue muy bueno hay que decir, en ese momento en que recién llegas y te estás buscando la primera cerveza, encontrando con amigos y acomodándote en un lugar para ver el espectáculo, no importaba en que parte de la plaza estuviésemos, se oía perfecto.

tesseractA continuación la banda que causó un poco el dilema y el desencuentro de opiniones entre los que me acompañaban (y yo incluida claro), Tesseract. Más que por el tema del sonido, en el cual alguna cosa hubo pero no considero que fuese muy alarmante, o por lo menos no desde donde estaba viéndolo yo. El tema pasaba por el estilo de la banda y la combinación con el cantante, aunque el original, según me comentaron, Daniel Tompkins.

Esta no tenía cohesión alguna en mi opinión, como si la voz fuese por un lado y la música por otro totalmente diferente. Yo venía de haberlos intentado escuchar algunas veces en disco, lo cual no me había convencido demasiado, y esperando ver una actuación en directo para ver si la cosa cambiaba, siendo seguidora de bandas como Protest the Hero, Leprous, etc, que combinan voces muy melódicas y algunos guturales con música con elementos fuertes del math a la vez que creando paisajes sonoros llenos de melodías progresivas, Tesseract encaja más o menos en esa tesitura.

En mi caso y en el de algunas personas más con quienes estuve comentándolo, no ha triunfado mucho, tampoco quiero irme por los cerros de Úbeda con la descripción de mi opinión puesto que no es una review de un disco ni una crónica de un concierto específico de ellos. Pero por supuesto, los fans de la banda, han salido muy contentos con el resultado, y mucho más aun seguramente al ver que daban repaso a sus comienzos, tocando más que nada temas del disco One, incluyendo temas de este disco que han formado parte de la maqueta Concealing Fate, además de “April” y de un solo tema de su último LP Altered State, “Of Mind: Nocturne”.

https://www.youtube.com/watch?v=5NM-7ZYdG_E

Imagino que la razón para hacer a One el máximo protagonista de estos 45 minutos de setlist ha sido la vuelta de Daniel Tompkins a la formación. Destacar algo que sí que me gustó muchísimo, y fue la actuación de Amos Wiliams, al bajo y los coros guturales, un trabajo impecable y básicamente lo que me tuvo atenta durante toda la actuación de los ingleses.

alcestA continuación quizás, lo que más me decepcionó del festival, fue el sonido bastante fallido de los franceses Alcest. A pesar de haberse esmerado en incluir al menos un corte de cada LP, canciones tan buenas como “Souvenirs d’un autre monde” o “Autre Temps” y “Percées de Lumière”, la pobre sonorización que han tenido les ha ennegrecido el repertorio, no sé quién sería el técnico de sonido designado a la mesa pero desde luego hubieron muchas metidas de pata, como que el micro de Neige no estuviera encendido cuando empezaba a cantar, y absolutamente ninguno de los dos micros, tanto del mismo Neige como de los coros, los cuales a veces desaparecían por completo, sobre todo si eran graves.

Pero sobre todo dolía escuchar a Neige, cuya voz fluctuaba muchísimo y se notaba demasiado, es evidente que con ecualizar correctamente el micrófono tampoco se podría haber ocultado completamente esta fluctuación, pero al menos podría haberse suavizado. También fue un problema el sonido sobremanera estridente de las guitarras y de los platos de Winterhalter, que hizo que más de uno sacara inmediatamente los tapones o arrugara la cara en más de una ocasión. Por ahí nos comentaron que en la parte de atrás se escuchaba muy distinto, pero, a pesar de que me moví bastante en diferentes puntos para ver si cambiaba la cosa, yo no he percibido un mejor sonido en ninguna parte.

Con la puesta del sol llego a nuestros oídos una actuación memorable de Fish, quien fuese el primer y muy importante vocalista de la formación inglesa Marillion. Quizás muchos de los que estaban allí presentes no lo conocerían bien, yo reconozco que no se me su vida y obra ni mucho menos pero, realmente me quito el sombrero ante semejante eminencia del progresivo, quienes han sido y son, junto con bandas como Rush, Yes o Pink Floyd, Deep Purple o los grandes King Crimson entre otras, grandes influencias para el rock progresivo de hoy en día.

fishAbriendo repertorio con el single “Perfume River” de su más reciente LP en solitario A Feast of Consequences, haciendo que inmediatamente, al escuchar su privilegiada voz, la gente se acuerde de aquella otra gran banda de rock progresivo que fuera Genesis, y más aún del gran Phil Collins, quien fuese uno de sus miembros. La gente empezaba a sentirse cómoda con él y su buen hacer y gran presencia escénica, desprendiendo buenas vibraciones durante toda su actuación, sus seguidores, seguramente, volando por las nubes, dado que la actuación tanto de Fish como de la banda fue espectacular, a pesar de un problema de sonido que no empañó para nada el momento. Adentrándonos en el repertorio encontramos temas originales de su época con Marillion tales como “Script for a Jester’s Tear”, o temas del Fugazi como “Assasing” y “White Feather” del Misplaced Childhood, entremezclados con temas de su carrera en solitario como “Credo” o “Tongues”.

Sin duda dejaron huella en el festival y fue una incorporación más que acertada en el cartel del festival, mis máximos respetos a tan gran eminencia como lo es Derek W. Dick y sus grandes músicos de directo, mención especial a Foss Patterson un crack en los teclados.

Ya a noche cerrada y con todo el juego de luces al completo, y en lo que representó el momento más positivo en todo sentido de la velada, positivo por lo cómodos que nos sentíamos juntos a ellos, positivos por las buenas vibraciones que desprendían ellos en el escenario, por lo cercanos que fueron y porque se veía a legua que los hermanos Cavanagh y sus compañeros se sentían en casa esa noche. Anathema dio un espectáculo impecable, con un sonidazo y una actuación perfecta.

Con un setlist que era más enfocado a sus últimos discos que a los comienzos de su carrera, algo que a lo mejor pudo no haber agradado a los fans de toda la vida, pero personalmente, esta es una de esas bandas que da un poco igual el repertorio que elija, evidentemente siempre querremos escuchar una u otra canción en concreto, pero dado que todos sus discos son igual de sinceros uno tras otro y que son prácticamente todos muy buenos en sus diferentes variantes, a mí nunca me importó que setlist nos trajera Anathema. Díganme conformista, pero así es. Creo que es una banda que siempre ha hecho los temas acordes al momento emocional que tendrían en cada disco, lo cual hace que realmente te creas lo que están cantando, ahora están en una época muy positiva, muy de mirar para adelante, se demuestra consistentemente en sus actuaciones de los últimos tiempos, por lo cual uno se puede dar cuenta que lo que sale de esas voces y esos instrumentos es 100% genuinos.

anathemaDe su trabajo más reciente Distant Satellites nos obsequiaron con dos cortes, “The Lost Song PIII” y “Distant Satellites”, lo demás se basó sobre todo en un corto repaso de los tres anteriores discos, A Natural Disaster, We’re Here because we’re here y Weather Systems. Y como colofón final en un tema extra de regalo, el hitazo “Fragile Dreams” como para hacer un guiño a los primeros tiempos de Anathema de aquel Alternative 4.

Sinceramente, habiéndolos visto en más de una ocasión ya fuese en conciertos propios o algún festival que otro, tenía casi descartada mi asistencia al concierto que ofrecerán en octubre en Barcelona, pero volver a verlos otra vez me despertó el gusanillo y creo que voy a volver a sucumbir a los encantos de estos ingleses, y os recomiendo a vosotros que también lo hagáis.

Con la luna lo más alto posible sobre la ciudad y rozando la hora de las brujas por fin, lo más esperado del festival (y se notaba bastante en el público). Los suecos Opeth. Con un setlist que fue, no solo el más extenso del festival, sino probablemente para Opeth el más largo que han hecho en los festivales de verano este año. Miguelito (así le coreábamos desde el público), se volcó junto con los suyos y lo dieron absolutamente todo y más. Había muchas dudas razonables sobre cuál sería la tónica del repertorio.

Y la sorpresa fue por supuesto muy grata, para aquellos que daban por hecho que Âkerfeldt no podía hacer más guturales y no aceptaban su cambio de rumbo, considero que cerró muchas bocas con un concierto que se basó en un 65% de canciones fuertes y con guturales y un 35% de canciones de la cara más suave. Un equilibrio perfecto y un setlist que desde luego no solo no dejó indiferente a nadie, sino que dejó encantado a más de uno y de dos. Temas como “White Cluster” del Still Life o “Demon of the Fall” del My Arms your Hearse, entre los acostumbrados y tan chisposos y entretenidos mini monólogos de Âkerfeldt, momentazos como el “cover” de Napalm Death the “You Suffer”, si, dos segundos de reloj! Pero que intensos… o el papel del setlist de Manowar que se encontró Mikael pegado en el escenario y el cual nos dio unos minutos de risas constantes con su modo de recitárnoslo.

opethEntre esos monólogos, y con más dosis de humor, nos fue guiando por un viaje de hora y media a través de la historia de Opeth, con más temazos tales como “Deliverance”, “Atonement”, “Hope Leaves” o “Blackwater Park” con el cual cerraron el festival. Podría seguir hasta mañana con la descripción de este grandísimo concierto, pero es preferible seguir saboreándolo en el recuerdo, y esperar a que 2015 nos traiga a Opeth de nuevo presentando su aún no publicado nuevo trabajo de estudio Pale Communion. A Opeth les tengo que decir, gracias por el morado que me gané en el pogo con “Deliverance”, hay que repetir… encantada, un placer, un gran placer.

Finalmente y como colofón de la noche, aunque realmente fue un poco hándicap tener que tocar después de Opeth para ellos, los no menos grandes Pain of Salvation, de la mano del genial Daniel Gildenlöw, un concierto que empezó un poco accidentado por algunos problemas en el montaje del sonido, que finalmente se solucionaron a pesar de ser arrastrados durante todo el setlist, sobre todo en la guitarra de Ragnar Zolberg.

El público había mermado considerablemente, quizás porque PoS no fuesen tan conocidos como yo pensaba, o también que gente quedó muy reventada de semejante lluvia de intensidad por parte de Opeth, en cualquier caso, me parece que hubiera sido casi mejor ubicar a la formación sueca entre Anathema y Opeth, como para hacer un crescendo de intensidad.

pain of salvationPero sé que hubo gente que se quedó al pie del cañón y más de un gratamente sorprendido que ha visto de lo que son capaces Daniel y los suyos. Con un setlist bastante variado que hacía un repaso considerable a casi todos sus trabajos de estudio. Temas como “! Foreword”, “Ashes”, “Linoleum”, “Falling” y “The Perfect Element”. También faltaron temazos como “Sisters” o “Where it Hurts” o “Scarsick” pero todo no podía ser.

Es otra banda la cual me ha dejado con todas las ganas de más y de la que realmente espero, tanto un nuevo trabajo de estudio como una nueva actuación por estos lares.

Finalmente, y aunque por supuesto con un poco de cansancio por haber estado de principio a fin en el festival, veíamos finalizar esta primera gran edición del BeProg! My Friend Festival, el cual prometía mucho y finalmente acabó superando las expectativas de los allí presentes.
Mencionar que sin dejarnos respiro alguno para digerir la gran noche que vivimos, Madness Live!

Incansables siguen trabajando en la próxima edición desde ya, y nos han ofrecido ya las primeras dos confirmaciones para el 2015, ni más ni menos que Ihsahn y Riverside, y además han sacado las entradas de oferta a la venta, que podrás comprar en los siguientes links:

Ticketea

Ticketmaster

Os sugiero que no os colguéis demasiado porque estoy segura de que esta primera tanda de entradas volará!

Y ahora, sin más, toca esperar (im)pacientemente a la nueva edición del BeProg! My Friend 2015. Hasta el año que viene!!!!

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.