popup<

Texto: Víctor Ciria

El pasado sábado 5 de marzo, el público madrileño pudo ser partícipe de la gira europea de los americanos Baroness, un hecho excepcional ya que es una banda que no todos los años hace giras mundiales, y raramente pasa por España.

En este caso 3 iban a ser las fechas en nuestro país, de las cuales la segunda cita tuvo lugar en Madrid en la céntrica sala multiusos Barceló. Un concierto totalmente marcado por la polémica y que dejó cierto mal sabor de boca a los asistentes en esta fría noche de marzo.

Y es que se dejaba ver lo deseoso que estaba el público (venidos de muchos puntos de la Península) por ver a la banda norteamericana, y como no, a los encargados de abrir el show, ya que la sala estaba abarrotada desde la apertura de puertas. Los madrileños Aathma (o aathma, como luce en su logo) fueron la banda invitada por Baroness para abrir la noche, con total puntualidad. Un trío de stoner rock y doom metal con casi 10 años de vida y con dos trabajos de estudio a sus espaldas.

Aathma sumió a toda la sala en un ambiente psicodélico y místico, con la escasa iluminación que usan y su actitud (no cruzaron una palabra con el público en toda la actuación), que no dejaría indiferente a nadie. Con su sonido stoner/doom muy propio de bandas como Sleep o Neurosis, con temas muy largos, lentos y densos (no aptos para los oídos más sensibles) culminaron una actuación totalmente soberbia en 45 minutos de set, despidiéndose dejando sonar el feedback de sus instrumentos y un solo de batería que cada vez se iba mermando más.

El cambio de banda fue muy rápido y todo tuvo lugar a la hora estipulada, por lo que la actuación de Baroness comenzó a las 21:30 de la noche. Pude cerciorarme de uno de los setlists que tenía la banda en el suelo a través de los espejos del techo de la sala, y asombrarme por la longitud del mismo (unas 20 canciones).

John Dyer Baizley y los suyos hicieron presencia en el escenario comenzando con los primeros rasgueos de ‘Kerosene’, uno de los temas de su excepcional nuevo álbum Purple, el cual vienen presentando estos días por toda Europa y que representa el retorno de la banda después del aparatoso accidente de tráfico que sufrieron hace escasamente 4 años, en el que estuvieron a punto de perder la vida. Quizá no fuera el mejor tema para comenzar el concierto en mi opinión, pues dejaron para más adelante la canción que abre el álbum ‘Morningstar’, que es toda una explosión desde el inicio.

La actuación siguió con uno de sus temas más míticos, ‘March to the sea’, quizá muy pronto para interpretar un tema de estas características. Pudimos ver a John Dyer Baizley y a Pete Adams totalmente compenetrados a las voces y a las dobles guitarras en esta melódica canción, pues se complementan muy bien desde hace casi una década que llevan juntos en la banda, además de ser los únicos miembros remanentes después del accidente.

La banda gozó de un muy buen sonido durante todo el show, a pesar de que las voces estuvieran algo bajas con respecto al resto de instrumentos. También pudimos ser partícipes del ligero cambio de sonido que experimentaron en Purple, con la incorporación de teclados en muchos temas y que fueron interpretados por el bajista Nick Jost.

La banda desató la locura con los primeros acordes del tema ‘A Horse Called Golgotha’, una canción que fue sorpresa para todo el mundo pues la tenían olvidada en sus giras, y que no habían tocado en las anteriores fechas, todo un regalo para el público madrileño.

Otro punto negativo del setlist fue la total ausencia de temas de su primera publicación de estudio Red Album, en parte provocados porque la sala tuvo que cortar la actuación ya que habían superado la hora estipulada para conciertos, lo que hizo desatar la ira de muchos asistentes, con todo tipo de insultos y abucheos (no se sabe si a las bandas, a la actuación, a la organización, o a quién demonios).

Todo pareció ser parte de un malentendido, ya que la banda telonera Aathma se pronunció a los medios diciendo que nada se les notificó y siguieron su show con normalidad. Baroness solo se pronunció a través de Instagram, en una foto de agradecimiento al público madrileño y prometiendo ‘volver, la próxima vez con el set completo’.

En el momento del corte, a los norteamericanos todavía les quedaban varios temas por tocar,  como ‘Isak’ o ‘Take my bones away’, los cuales son de los más conocidos y que el público echamos mucho de menos.

El final del show fue totalmente épico con cortes como ‘Chlorine & Wine’, el primer single extraído de Purple y que se ha convertido en un clásico en muy poco tiempo, coreado por toda la sala, y el cierre con ‘Eula’, una canción de su álbum de 2012 ‘Yellow & Green’, muy melancólica y melódica, que va de menos a más y que sirvió como colofón agridulce de este retorno de Baroness.

Un concierto con división de opiniones en muchos aspectos y que dejó a gran parte del público insatisfecho por lo vivido esa noche, pero en cuanto a lo musical fue una gran actuación por parte de las dos bandas y con un sonido excepcional para ambas, con la nota negativa del corte de la actuación de Baroness.

Setlist Baroness:

Kerosene
March to the Sea
Morningstar
Shock Me
Board Up the House
Green Theme
The Iron Bell
Little Things
A Horse Called Golgotha
If I Have to Wake Up (Would You Stop the Rain?)
Fugue
Sea Lungs
Chlorine & Wine
The Gnashing
Desperation Burns
Eula

HACER COMENTARIO A TRAVES DE FACEBOOK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.